Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Y tú, ¿crees en el destino? (Parte 2)

Y tú, ¿crees en el destino? (Parte 2)

Por Julissa Grados Bazan.- Era finales del 89 aproximadamente, yo tenía algo más de 10 años, recuerdo a mis hermanos maternos pequeños eran tres, Camucha, Martin y la pequeña recién nacida, “Andreina” como solían llamarla algunos parientes.

De repente por cosas que yo no entendía en ese tiempo, la más pequeña se esfumó, silencios abismales, correteos al poder judicial,  conversaciones entre adultos, etc., pero,  por esas cosas del destino; porque estoy segura que nuevamente fue el destino, te fuiste sin dejar rastro, pero sabes que, la vida es caprichosa y el universo me dejó una pista que en algún momento de mi vida me haría llegar a ti.

Un tío materno se hallaba conduciendo un camión de una reconocida empresa de caudales en la cual alguna vez laboré hace un tiempo atrás, él iba conversando con el copiloto, su compañero de labores, el amigo en mención leía  atentamente el diario de aquella época  “La república” cuando de repente un diminuto aviso llamó su atención oye “Bazán” dijo el amigo,  aquí figura una señora con tus mismos apellidos es una notificación, mi tío algo confundido y agobiado pidió que le regale el recorte, el diminuto aviso; el cual fue pasando de mano en mano buscando respuestas a tan difícil pregunta, ¿dónde estás?, ¿qué pasó?, ¿qué sucedió?.

Los años pasaron, silencios van silencios vienen, agotamos todos los motores de búsqueda mis hermanos y yo; íbamos a desaparecidos programas de tv, “gente que busca gente”, “vale la pena soñar” y nada,  parecía que todo iba en contra, hasta que llegamos a David Nostas el famoso “buscapersonas” una tía paterna de mis hermanos y yo; meses van meses vienen, él confirmó el paradero de los padres adoptivos ya que si queríamos llegar a ella debíamos llegar a ellos primero, pero todo fue en vano, cada vez que recibíamos una llamada del “buscapersonas” nos informaba que los señores no querían saber nada del asunto, “is a private adoption” decían y se cambiaban constantemente de número telefónico, bueno me dije, al menos existen quiere decir que ella está bien.

No soy mucho de ir a la iglesia pero creo firmemente en Dios, en su esencia, entonces todas las noches le pedía que me regale la oportunidad de conocerla, que me regale las respuestas a mis ansiadas y confusas preguntas, visité ambos cementerios a mi mamá y al padre de mis hermanos pidiendo que me orienten y que me conduzcan a ella, de pronto comencé a indagar por la red y llegue a un directorio de médicos “gringos” con algo de temor hice la llamada desde un locutorio,  resultó ser la persona que yo buscaba el padre adoptivo, hable mi inglés “masticado” la persona del otro lado me entendió pero al final solo dijo; lo que ya me imaginaba “sorry is a private adoption” y nuevamente mis esperanzas de saber de ella se esfumaron, conseguí la dirección envié una carta con fotos, pero nada una vez más se esfumaron.

De pronto un día madrugando para ir a trabajar vi en las noticias que una madre mexicana había encontrado a sus hijos en EEUU a través del “Facebook”, entonces pensé crearé mi cuenta de facebook y así lo hice cada día en el trabajo hacia mi búsqueda, eran casi 200 personas con el mismo apellido, después de casi una semana, en el número 80 aproximadamente encontré a los padres adoptivos, para mi buena suerte el perfil no era privado así que pude ver sus amistades en común y algunas fotos y ahí fue que la vi por primera vez era idéntica a mis hermanos menores.

Casi se me sale el corazón de la emoción cuando vi su rostro lucía radiante y feliz, me sentí inmensamente dichosa, me dije lo logré, la encontré, entonces envié muchos mensajes a su facebook con muchas preguntas, esperando respuestas, que después conseguí, un día cualquiera sin pensarlo ella respondió, era una cabina publica recuerdo, pedí que le pusieran webcam y en un momento propicio para nosotras pudimos vernos “face to face” gracias a la tecnología, ambas lloramos de emoción fue un 15/06/2010 y hasta el momento seguimos conociéndonos y alimentando nuestras almas de gratos momentos que quedaran por siempre en mi corazón……Gracias Dios, gracias vida, gracias universo, por escucharme, te queremos con el alma pequeña Barbara…

“Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón a descifrar un lenguaje que está más allá de las palabras, el que muestra aquello que los ojos no pueden ver”. Paulo Coelho

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *