Home » Artículos » A las medias naranjas, princesas, bellas durmientes, cenicientas, sapos y azules caballeros de armadura dorada…

A las medias naranjas, princesas, bellas durmientes, cenicientas, sapos y azules caballeros de armadura dorada…

Por Andrea.- Comparto lo que desde mi wikiobservatorio recibo acerca de las relaciones de pareja:

1) El deber del “príncipe” NO es venir a despertar a la princesa, no es salvarla ni es hacerla feliz…la capacidad de despertar, salvarse y ser feliz es natural en toda persona. Cuando transferimos este poder a otro nos debilitamos y nos metemos en la rueda de la dependencia emocional.
Dos naranjas completas rodando juntas por un camino elegido en libertad…¡eso es una pareja saludable!

2) La misión de la princesa no es besar al sapo esperando que se convierta en príncipe, aunque sí es conveniente recordar que la esencia de todo sapo es de linaje real.(“Yo soy Dios y Dios es yo cuando dejo de ser Yo”)*

3) Los príncipes no son azules, tienen muchos colores que la princesa descubrirá en la convivencia. (No habrá que esperar mucho hasta que aparezcan). Los príncipes , por su parte, encontrarán una paleta de tonalidades interesantes en ella. Si el amor los insta a combinar bien esos colores, pueden convertirse en una obra de arte…en caso contrario terminaran siendo dos mamarrachos…(cosa que también contribuye a la evolución , pero por la vía del sufrimiento)

4) Si el amor es incondicional entre príncipe y princesa, no tendrá mucho importancia que haya perdices o pan y cebolla a la hora de comer. Todo será sabroso.

5) Sugerencia para evitar sorpresas desagradables: ambos quítense las armaduras (entiéndase, caretas) antes de proponerse una vida juntos, y muéstrense tal como son, con sus luces y sus sombras.

6) Sería muy conveniente que príncipe y princesa se aseguren de amarse muy bien a sí mismos primero, ya que esto asegurara el buen trato por parte de su pareja como condición sine qua non… (aunque esto no esté muy de moda)

7) La princesa debe tener claro que el príncipe no es de su pertenencia y que, a su vez, ella no es pertenencia del príncipe. Por lo tanto, los unirá el respeto pero no la posesión, el control o el mandoneo.

8) ¡Cumplir los protocolos del principado no asegura el éxito!, se puede ser un gran trabajador, una gran ama de casa, dos grandes padres y fracasar como pareja…no confundir prolijo con exitoso.

9) Desde mi wikiobservatorio mi más grande descubrimiento acerca de la pareja es este: La única verdad absoluta que conocemos es EL CAMBIO….por lo tanto, en amor ,comprendamos que tanto el príncipe como la princesa también cambiaran a través del tiempo , el cambio es el testimonio de la evolución del SER, de manera que es imposible elegir a una persona un día y para siempre…lo que se puede hacer ,en todo caso y si resuena con tu sentir , es elegir a la misma persona todos los días.

10) Por último…aquellas /os que se sientan medias naranjas y anden buscando debajo de la cama a su otra mitad , acepten de una vez que lo que les anda faltando está dentro de ustedes…y créanme…SOMOS NARANJAS ENTERAS, SERES COMPLETOS CUYO ESTADO NATURAL ES EL DE FELICIDAD, (aunque lo hayamos olvidado)

¡Compartir es el secreto!
Y como dice Jorge Lomar….¡Déjate en paz!
Andrea.

También te puede interesar

Los asombrosos sentidos de las plantas

¿Alguna vez te has preguntado sobre el mundo secreto de las plantas que habitan en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *