Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Amadas y poderosas células

Amadas y poderosas células

Por Chantal Camacho Chávez.- Ustedes y yo somos uno, vibramos en unidad con la fuerza poderosa y transformadora del amor.

¡Despierten células!, ¡ya despierten! que juntos (as) nos corresponde sembrar las semillas en los corazones humanos que conducen a la bondad, a la fe y a la esperanza.

¡Despierten células!, ya es momento de recordar el camino a casa, al corazón de Dios, ya es tiempo de expandir la conciencia, ya es tiempo de caminar con la fuerza del amor y gozo desde el corazón.

¡Despierten células!, ya es momento de caminar juntos (as) en conciencia otra vez, ¡Despierten células que las necesito!

Todos los días antes de levantarse, establecer contacto con su divinidad, hacer contacto de corazón a corazón, saludar a sus células así:

«Amadas y vigorosas células, bienvenidas a este nuevo día. Permito que los rayos del Sol atraviesen todos mis cuerpos y bañen profundamente cada una de mis células con el fuego rojo del amor, que  cada una de mis células derramen sobre mi su propia miel, que yo me convierta en un hermoso panal de abejas, que todos busquen mi miel.

Que caminemos juntos (as) hacia la alegría de la vida, que entre nosotros (as) solo exista la luz blanca y dorada que nos conecta con todo lo que ya es.

Agradecido (a) estoy por esta nueva oportunidad en mi caminar,

Agradecido (a) ya estoy por este nuevo despertar,

Agradecido (a) y conmovido (a) estoy, por este bello renacer.

Agradecido (a) estoy, por recibir del Sol mi alimento espiritual.

Agradecido (a) estoy con mi espíritu por este crecimiento.

Agradecido (a) estoy por mi corazón, que cada día se expande más contagiando a todas mis células de amor».

La vida es así: cíclica… hay momentos para detenerse y sanar, para estar al acecho de cada uno de tus pensamientos.

Lo importante es, convertirte en un observador de tus pensamientos, como un pepenador, sólo deja que permanezcan en ti aquellos pensamientos que te inyectan fuerza, amor y gratitud en tu espíritu.

Despídete para siempre de aquellos pensamientos que limitan tu evolución, déjalos pasar, no te apegues a ellos, permite que se vayan, aprende a seleccionar de la vida solo lo mejor y atrévete a seguir cultivando solamente paz en tu interior.

Conserva la fe en ti mismo (a), acepta con amor todos los cambios.

Decide dar el siguiente paso hacia tu evolución.

Da un SÍ hacia tu sanación, encuentra aquello que te produce paz y enfócate en ello, una cosa  a la vez.

Escucha a tu alma, identifica todo lo que le hace bien y síguelo haciendo. Incrementando diariamente la dosis de amor por ti, háblale a todas tus células, pues ellas siempre están alertas, siempre escuchan y sienten.

Acaricia cada una de tus células con la fuerza de tu amor y visualiza como trabajan juntas, haciendo equipo para un propósito mayor.

Todos los seres humanos hemos sido dotados de una enorme cantidad de amor espiritual, recupera todo tu amor por ti, abrázate.

Abraza a cada una de tus células, abraza con tu intención a cada órgano, agradece a todo tu cuerpo físico por su trabajo y, en todo momento incrementa la dosis de amor por ti.

Dentro de ti está la llave para tu verdadera sanación… vibra en el más puro amor que la vida te dio.

Apégate a la vida y al amor verdadero que proviene desde tu corazón, si algún día sientes que quieres rendirte o darte por vencido (a), habla con tu divinidad, pídele lo que necesitas, recupera tu fuerza y tu poder, soltando todas tus expectativas, suelta todo lo que te pesa, abandona todo aquello que te ata al sufrimiento, suelta, suelta, suelta… para avanzar con fe.

En memoria de Miguel Angel Favela Olvera (q.e.p.d).

Chantal Camacho Chávez

 

 

 

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *