Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Amigo pensador, el pensar late en ti

Amigo pensador, el pensar late en ti

Por José Antonio Hoyos Castañeda.- Uno no dice “estoy latiendo mi corazón”, en  primer lugar porque se tiene claro que el corazón late él solito y no hace falta que lo lata nadie, y en segundo lugar porque latir es un verbo intransitivo, así que el corazón late y punto, y de este fenómeno, que se repite sin cesar –hasta que cese, claro, que cesará- no tenemos que preocuparnos ni que ocuparnos porque ocurre solo.

A mí personalmente me ha ocurrido ya una lluvia de veces; pum, pum, pum y pum, y venga y dale hasta mil quinientos millones, así que tengo un latido para cada español, tanzano, indio y maliense, y me sobran latidos para compensar todos los descorazonamientos. Así hace las cosas mi corazón: sin protestar, sin pararse, sin darse importancia y sin que yo intervenga.

Cosa curiosa es que aunque aceptemos con naturalidad que los latidos vienen de allá y no son cosa nuestra, lo de pensar, sin embargo, consideramos sea algo muy nuestro y muy de acá. “Yo pienso”, “yo pienso esto” y «esta idea es mía» no solo se aceptan como algo básico en cuanto a que es uno mismo el agente sino que se consideran además la esencia de nuestra identidad. Yo soy quien soy entre otras cosas y fundamentalmente porque pienso lo que pienso y como lo pienso.

Pero, pensemos un poco: ¿de verdad es uno mismo el que piensa? No te líes, amigo pensador, pensar no es algo que tú haces, es algo que ocurre en ti, como el latir. Las ideas, que son pensamientos licuados, llueven sobre ti como un diluvio mental, y en esto del llover poco tienes tú que ver, en primer lugar porque no eres tú la nube y porque llover es un verbo impersonal, como ya has de saber. Decir que uno tiene ideas propias es como decir que un pescador crea peces.

Nuestra mente está continuamente en movimiento, incluso cuando no necesitamos que actúe. Se va al pasado donde ya nada puede cambiar, se lanza al futuro donde no hay nada que tocar, juega con la fórmula “si hubiera o hubiese…” fantasea, se ilusiona y crea compulsivamente un mundo de ectoplasmas que no existen pero que nos afectan como si existieran. Muchas veces me he preguntado dónde habrá ido a parar la energía que he gastado a lo largo de mi vida en preocuparme y afligirme por cosas que me han venido a la cabeza sin yo llamarlas y que luego nunca llegaron a ocurrir. Si me la devolvieran toda de golpe creo que podría darme un paseo por la vía láctea haciendo cabriolas de planeta en cometa.

Lo tuyo, amigo pensador, no es latir ni pensar, lo tuyo es observar tu pendular sístole-diástole existencial y contemplar cómo, gota a gota y charco a charco, se forma en ti un océano de ideas en el que, eso sí, puedes nadar y pescar.

Así que de pescar va el asunto, o más bien de qué hacer con lo que se engancha en la caña. No me imagino un pescador que lleve a la sartén una bota, un trapo ni una rueda de bicicleta. Esa pesca es para descartar, esa idea es para tirar. Hay que cuidar la dieta mental.

Amigo pensador, no pienses que piensas, el pensar late en ti.

También te puede interesar

Mujeres… ¿listas para triunfar?

Por María del Pilar Armas.- A lo largo de toda la historia, hemos conocido grandes ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *