Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Automotivación – Obligarse

Automotivación – Obligarse

Por Francisco de Sales.- En mi opinión, para ciertas personas que tienen dificultades para poner en marcha sus ideas y proyectos, y para otras que dejan pasar el tiempo mientras esperan tener la fuerza o las ganas suficientes para afrontar los asuntos importantes de su vida, o para las que sienten una apatía y desgana casi crónicas, y para quienes tienen la dificultad de la falta de decisión y eso les lleva a un estado similar a la ansiedad o la depresión, les conviene estar MUY MOTIVADAS para ponerse en marcha y hacer lo que quieren hacer o lo que tienen que hacer.

Esa motivación no siempre surge espontáneamente, y a veces es necesario AUTOMOTIVARSE para hacer cosas, incluso OBLIGARSE si hay falta de ganas espontáneas y naturales.

Hemos podido comprobar que a veces NOS TENEMOS QUE OBLIGAR a hacer algo partiendo de no tener ganas, casi ni deseo, pero cuando vemos el resultado de eso que nos ha requerido esfuerzo iniciarlo… nos queda una agradable satisfacción que compensa, sobradamente, el esfuerzo. Si hemos tenido ocasión de vivir esta experiencia, deberíamos sentirnos más convencidos de la eficacia de OBLIGARSE y hacerlo más a menudo.

A mí, esa desgana me aparece algunas veces. Y me obligo, por supuesto. Los primeros minutos me cuestan. La tentación de dejarlo está presente y con fuerza, e insiste. Mi voluntad tambalea pero yo la sostengo. Saco de no sé dónde una obstinación en que tengo que hacerlo, y lo hago. Al rato, lo que esté haciendo me absorbe de tal modo, y me satisface tanto, que la desgana no tiene más remedio que retirarse vencida y una mueca de satisfacción ocupa mi boca y mi mirada durante un largo tiempo.

La OBLIGACIÓN está claro en qué consiste: en imponerse hacer algo que no apetece hacer.

La AUTOMOTIVACIÓN consiste en desarrollar la habilidad de influir en el propio estado de ánimo. Es aportarse uno mismo las razones y el entusiasmo para tener un determinado comportamiento, una forma de ser y de actuar, una determinación que lleva a implicarse a fondo y con ganas en lo que uno tenga que hacer o lo que desee hacer.

La AUTOMOTIVACIÓN se compone de esperanza y fe en uno mismo. Ha de nacer y desarrollarse en nuestro interior más combativo, porque si es algo que dejamos sólo en un pensamiento éste se diluirá cada vez que la mente esté pensando en otra cosa, pero si se instaura en el interior, si pasa a formar parte de la esencia personal, si es un objetivo en el que uno implica a todas sus partes porque lo siente con toda la intensidad, las posibilidades de realización serán casi completas.

La AUTOMOTIVACIÓN requiere, sobre todo, perseverancia, capacidad de afrontar los inconvenientes y no rendirse nunca. Tener claro que lo que sigue a cada caída es levantarse y volver a empezar. Es necesario encontrar un equilibrio en la relación con uno mismo en el que ser exigente y al mismo tiempo ser comprensivo con las dificultades; ser consciente de las limitaciones personales mientras que al mismo tiempo uno se exige –con buenas palabras y una sonrisa- más esfuerzo. Se ha de recordar que el resultado que se consiga con esa automotivación es el premio que se va a recibir por el esfuerzo. Y siempre compensa.

Lo importante es avanzar venciendo la desmotivación. Al principio no son importantes las grandes zancadas y sí los pequeños pasos. Hay que saber valorarlos y ponerse una medalla simbólicamente ante cualquier logro, sea del tamaño que sea. Para ello es necesario ponerse unas metas u objetivos que sean alcanzables: aspirar a lo imposible solamente nos va a acarrear frustraciones, y no parar, no aplazar, no desmotivarse. Si es necesario tener nuevas habilidades, hay que conseguirlas como sea. A veces funciona ponerse recordatorios -por todos los sitios- de lo que uno quiere lograr, para no decaer ni olvidarlo.

Por supuesto que es preferible apasionarse, poner toda la emoción al servicio del logro, tener las razones y estimulaciones necesarias para que la tarea sea más agradable y menos costosa, y mantener la fuerza de voluntad activa del modo que cada uno vea conveniente.

Salir de la zona de confort se convierte en una obligación.

¿Qué te motiva? Mientras más cosas motivadoras encuentres, mejor. Averígualas y ponte en marcha.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

También te puede interesar

El amanecer de la consciencia

Por Francisco Gallardo Perogil.- Puede que cierto día te despiertes con una nueva sensación de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *