Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Cabellos que hablan

Cabellos que hablan

Por Anais Herrada.- Cepillarme el cabello me remontaba a historias como la de Dalila y Sansón, pero cuando pasé por una crisis y veía como este se quebraba, se volvía cada vez más delgado y seco descubrí lo magia que este tiene.

El cabello es una extensión de nuestra alma y no solo de nuestro cuerpo físico, es una conexión entre lo tangible y lo intangible, entre el universo y nuestro planeta tierra. El cabello es reflejo de cómo se encuentra nuestra alma.

El cabello aumenta nuestra intuición es como una antena, yo diría miles de antenitas. Cuanto más crece tu cabello más puede aumentar tu energía kundalini, el cabello se alimenta de prana.

Las mujeres inconscientemente cortamos nuestro cabello cuando tenemos dolor o tristeza, cuando nos apartamos de nosotras mismas de nuestra esencia lo teñimos cuando no externamos una emoción, cuando el conflicto interno inquieta el alma, queremos un cambio, sentirnos y vernos distintas, es una toma de fuerza muchas de las veces. Cuando sientes inseguridad, celos tu cabello se quebrará, cuando te angusties, te apartes de tu divinidad, cuando todo lo mentalices se caerá, algunas lo teñimos de rojo cuando entramos en conflicto con nuestra parte materna, o rubio cuando nuestra niña interior necesita atención, cuando no estemos hidratadas, es que nuestro cabello habla.

Las mujeres sabias trenzaban su cabello así la tristeza se quedaba atorada entre los cabellos asi no se expandiría por su cuerpo. Cuando había luna llena lo soltaban así el viento se llevaría la tristeza y la luna haría su trabajo.

Recuerdo cuando de niña tenía el cabello hasta las corvas y mi madre me cepillaba el cabello, eso era una especie de apapacho para el alma, mi respiración se relajaba, mi cuerpo se sintonizaba y observaba todo como parte de mi en completa unidad para después salir al centro del jardín y perderme por horas haciendo contacto con la tierra.

Es momento de cepillar nuestro cabello a conciencia, de la manera más dulce y amorosa, de dejarlo crecer para alimentarnos de todo ese prana tan maravilloso.

También te puede interesar

Cuando un monstruo viene a verme

Por Mª José Boix.- Hay días que brillan, qué todo está claro, qué SIENTES lo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *