Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Cambiando mi diálogo interno

Cambiando mi diálogo interno

Por Ruder Rueda.- Para dar continuidad a mi artículo anterior: “¿Qué tanto te amas, valoras y respetas? Escucha tu diálogo interno”, en esta entrega, voy a explicarles un ejercicio que les va a permitir iniciar ese proceso de cambio en su diálogo interno, el cual les va a permitir tener una mejor relación consigo mismo y liberarse de los límites que le impedían alcanzar sus metas y objetivos.

Un ejercicio que puedes hacer es el siguiente:

Al escuchar tu diálogo interno pregúntate:

  • ¿Cuál es la verdadera razón de estos pensamientos?
  • ¿Cuándo empecé a tratarme de esta manera o a decirme estas cosas?
  • ¿Que lo pudiera estar reforzando?
  • ¿Por qué me digo esas cosas y no otras?
  • ¿Por qué me trato de esa manera y no de otra?

Lo más probable es que esos pensamientos vengan desde la infancia, de mensajes recibidos y que pasaron a formar parte de tu realidad. Trata de recordar, piensa que te decían tus padres cuando eras pequeño, o si en alguna oportunidad alguien te dijo cosas que pudieron haber fijado eso en tu mente. Examina tus palabras que pudieran estar reforzándolo.

Date cuenta que muchas de las cosas que te dices a ti mismo no tienen fundamente, son mensajes que están ahí desde hace mucho tiempo y que tú mismo has permitido que permanezcan ahí. Es hora de retar esos pensamientos y ese diálogo. Asume la responsabilidad y comienza a cambiarlo poco a poco. Tú eres el que decide en qué piensas y en que no, que te dices a ti mismo y que no, y como te tratas a ti mismo.

La mejor forma de cambiar el diálogo interno es evaluar los pensamientos, está atento cuando algo no te aporta, te paraliza o te perjudica. Sustituye ese diálogo por uno que te potencie, que te impulse, que te motive.

Por ejemplo: si te escuchas diciéndote constantemente: “todo me sale mal”, el cerebro siempre busca la coherencia entre lo que piensas, dices y haces, es decir, que constantemente tu cerebro va a buscar que lo que sucede sea coherente con lo que piensas, dices y haces, así que vas hacer las cosas mal, y como consecuencia vas a obtener malos resultados, y una vez más, tu cerebro va a conseguir coherencia entre tus pensamientos palabras, acciones y resultados.

Por eso, debes cambiar ese pensamiento por uno que diga todo lo contrario, como: “todo va a salir bien”,  “todo va estar bien”, y repetirlo un millón de veces, hasta sustituir el mensaje negativo. Al hacerlo, igualmente tu cerebro va a buscar la coherencia entre lo que piensas, dices, haces y obtienes, es decir, todo va a salir bien J

Así que ten confianza y asume la responsabilidad de cambiar tu diálogo interno.

También te puede interesar

Volver a casa

Por Mathilde García Lasso.- Extiende tus alas más allá de toda ilusión, pues no hay ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *