Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Con cuál de las tres porturas existenciales te identificas?

¿Con cuál de las tres porturas existenciales te identificas?

Por Francisco de Sales.- En mi opinión, las tres opciones ante la vida que Joana le plantea a Max  en la película “La ciudad de la alegría”, merecen una atención seria y una respuesta que nos podría clarificar bastante el sentido que le estamos dando a nuestra vida.

“Creo que en la vida sólo tenemos tres opciones: huir, ser espectador o comprometerse”.

En realidad estas opciones son posturas existenciales ante la vida. Por lo general nos estancamos en uno de estos modos de ser y actuar, si bien es cierto que ocasionalmente se puede cambiar de un estado a otro en función del asunto que se trate. Y esto último puede ser lo más apropiado, porque se dan situaciones ante las cuales la mejor o la única opción es HUIR. En otros casos es suficiente con ser un ESPECTADOR aséptico y objetivo que no necesita profundizar más en lo que esté pasando. En otras muchas ocasiones, COMPROMETERSE es imprescindible.

HUIR

Huir es alejarse y corriendo, pasar de largo, no querer detenerse por no querer implicarse en lo que estemos viendo… porque no lo queremos ver. Es una forma de no vivir la vida con la atención y la dedicación que requiere. La atención es imprescindible en un Proceso de Desarrollo Personal y para dedicarle a la vida una atención real se requiere parar, observar, comprender, se requiere darse cuenta y reflexionar, se requiere ver, tocar, sentir, emocionarse, dejarse empapar. Huir es ser cobarde. Ser irresponsable.

SER ESPECTADOR

El espectador mira con más o menos atención, pero se fija. Se detiene para fijarse. Observa, aunque no siempre acompaña esa observación de una interesante y nutritiva reflexión. No se implica. Esta postura, contenida, tiene su parte buena pero no es la adecuada. Cada situación provoca una emoción y esa emoción requiere una acción, así que quedarse en la simple observación, en esa pasividad como indiferente, no aporta nada positivo al espectador. Y parece que el paso siguiente ante esa inactividad y falta de implicación más que la indiferencia es la huida. No implicarse es una forma de huir. Quien no se implica, mira pero se va. No vivencia, no se involucra en la vida ni en su vida.

COMPROMETERSE

Comprometerse es adquirir un compromiso, una obligación deseada, es implicarse con consciencia. Es realizar la voluntad propia ante una situación llevando a cabo la realización de un deseo personal. En el Desarrollo Personal, comprometerse es decidirse por un Camino, pretender una Meta, evolucionar, y eso requiere de la presencia propia plena y consciente, del esfuerzo e intervención personal para alcanzarlo; cuando se alcanza, eso se incorpora, pasa a formar parte de la persona. No implicarse en un compromiso indica un miedo –o una cobardía- que requieren ser descubiertos y rebatidos, porque la casi totalidad de miedos –y cobardías- carecen de una base real que los mantenga vivos. El miedo al compromiso es una invitación a descubrirse. El compromiso es una forma de VIVIR la vida del modo deseado, de poder realizar los deseos verdaderos, de alcanzar satisfacción en la relación con uno mismo. Y es ahí donde uno se demuestra su responsabilidad: uno se auto-impone una obligación que ha de cumplir porque es un pacto que merece todo el empeño, incluso el sacrificio y el esfuerzo necesarios. Así se consigue afianzar el lazo que une la persona con el Ser. La dignidad y el Amor Propio son argumentos esenciales o estímulos que empujan hacia adelante en los momentos de flaqueza. Comprometerse con las vidas -la vida en general y nuestra vida-, es comprometerse con uno mismo. Y esa es la postura más honrada e íntegra.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *