Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Noticias Positivas » Con el reciclaje siempre ganas

Con el reciclaje siempre ganas

Los biocombustibles procedentes de tierras de cultivo han estado cuestionados desde el principio de su existencia debido a que se les relaciona directamente con prácticas especulativas que incrementan los precios de los alimentos, así como con la deforestación que sufren los países que albergan dichos cultivos. Pero en los últimos años han surgido nuevas generaciones de biocombustibles que ya no proceden de cultivos alimentarios, sino de algas y de ciertos residuos. Entre ellos el aceite vegetal usado, destacan desde la plataforma Reciclaygana, que quiere convertir este desecho en una fuente de valor económico y ambiental.

Valor que se genera mediante el establecimiento de un sistema de recogida de aceite usado articulado a través de unas máquinas habilitadas para su almacenamiento. Ya existe un prototipo de dichas máquinas, que antes de que termine el verano estará instalado en un centro comercial madrileño con el que ya se está negociando. A estas máquinas acudirán los usuarios de la plataforma, previamente registrados, para depositar el aceite usado. A cambio, recibirán una serie de puntos; puntos que se acaban traduciendo en dinero.

“Cada medio litro se obtiene un punto. Como la cotización del aceite oscila en los mercados internacionales, no hay un precio fijo por punto, ya que el valor en euros de cada punto dependerá en cada momento de la cotización. Pero para hacernos una idea, un punto equivale a 20 céntimos actualmente” explica a Noticias Positivas José Antonio Alonso, director comercial de Reciclaygana.

Cuando se alcanzan los 50 puntos, el usuario puede canjearlos por el dinero correspondiente, que le llegará directamente mediante transferencia a su número de cuenta bancaria. Pero el dinero no es el único beneficio que quieren promover los responsables de Reciclaygana, que también resaltan las bondades ambientales de su iniciativa.

“Por cada litro de aceite vegetal usado que se transforma en biodiesel, se evita lanzar a la atmosfera 1,32 kilos de CO2”, destaca Alonso. Para que se entienda lo que significa este dato, el responsable de Reciclaygana añade que “en Madrid capital se estima que se arrojan o no se gestionan de forma adecuada unas 9.000 toneladas de aceite usado cada año. Si hacemos el cálculo, hablamos de casi 12.000 toneladas de CO2 que podrían evitarse”.

Un ahorro de emisiones derivado de una actividad de creciente valor económico y ambiental, como es la fabricación de biocombustibles no procedentes de cultivos alimentarios. Recientemente, los ministros de Energía de los 28 países miembros de la UE alcanzaron un acuerdo para limitar al 7% -anteriormente la cifra era del 10%- el uso de biocarburantes elaborados con cultivos alimentarios en el sector del transporte de aquí al 2020. Además, la UE ha fijado un objetivo no obligatorio del 0,5% de biocarburantes de nueva generación, es decir, procedentes de algas y de residuos, también para 2020. Los Estados miembros deberán dotarse además de una meta nacional.

De este modo, Europa ha reconocido la veracidad de las críticas que relacionan los biocarburantes de origen alimentario con la subida de los precios de los alimentos y la deforestación. “Desde la UE hay una clara voluntad de aumentar la partida de biodiesel proveniente de residuos para ir disminuyendo el procedente de aceites vegetales vírgenes. Así se evita cultivar solo para producir biodiesel, lo cual es muy negativo, no solo ya porque genera especulación con los alimentos, sino porque además aumenta la superficie de explotación dedicada a estos cultivos de forma no sostenible. Esta práctica insostenible es la que está fomentando en países asiáticos y sudamericanos un incremento brutal de la deforestación”, lamenta Alonso.

El director comercial de Reciclaygana también destaca que este sistema asegura una trazabilidad del residuo del 100%. “Sabemos exactamente lo que el usuario ha arrojado a la máquina, con lo cual evitamos fraudes del tipo de meter otro tipo de cosas o aceites vírgenes de baja calidad camuflados como residuos”. Además, el usuario tiene que identificarse siempre con su tarjeta personal cuando hace un depósito de aceite, lo cual disuade también de posibles fraudes.

DATOS DE CONTACTO:

www.reciclaygana.org

Imagen: Logo de Reciclaygana.

También te puede interesar

La generación del comercio justo

Los jóvenes británicos que han crecido en la era del mercado de un floreciente comercio ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *