Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Noticias Positivas » Crowdfunding y el ecosistema financiero

Crowdfunding y el ecosistema financiero

Cuando me preguntan que por qué habiendo estudiado Ingeniería de Montes me dedico y hablo tanto de economía, mi respuesta siempre es la misma. Tuve y tengo como profesora y ejemplo a seguir a la mejor economista jamás conocida: La naturaleza o, como yo prefiero llamarla, la ”Pachamama”. Siguiendo las enseñanzas de mi profesora, hoy analizaré el “ecosistema financiero” internacional y, más en particular, el español.

Lección de la profesora

El ser humano está acostumbrado a vivir libre y en comunidad y, como todo ser vivo, está preparado para adaptarse a los cambios que sucedan en el ecosistema en el que habita. Es más, la adaptación al cambio suele generar un espécimen renovado con mejores cualidades y mejor que la versión anterior.

Análisis de la situación actual

Desde el punto de vista del acceso a la financiación (un alimento necesario para emprendedores, autónomos y pymes) el actual “ecosistema financiero” en el que habitan los humanos residentes en el territorio denominado España, se caracteriza por el dominio de un dinosaurio-depredador llamado “Banca” que cuenta con la complicidad de los “jefes de la manada” o Gobierno de España. Después de cinco años de crisis, los autónomos y las pequeñas empresas españolas siguen teniendo negado el acceso al crédito por parte de los bancos, por lo que su estrategia empresarial se limita a la “supervivencia” sin posibilidad de innovar o invertir en nuevas ideas y proyectos – podríamos decir, que se limitan a estar sentados en su cueva, protegiendo sus escasos bienes y cazando los pocos recursos que están a su disposición -. Por otra parte, para muchas de los millones de personas desempleadas las únicas alternativas para trabajar son la emigración a otros lugares o el autoempleo pero, una vez más, los bancos españoles tienen sus puertas totalmente cerradas para los emprendedores – a no ser que cuentes con el aval de algún familiar o amigo y quieras pagar elevados tipos de interés que, por si mismos, pondrán en riesgo el éxito de tu aventura empresarial -. Analizando al emprendedor como ser vivo que intenta abrirse camino en la vida, nos encontramos ante un ser indefenso, sin recursos y con escasas probabilidades de superar sus dos primeros años de vida.

Ante este complicado panorama, el ser humano pone en funcionamiento sus principales herramientas de supervivencia: su inteligencia, su creatividad y su sentido de comunidad. Gracias a ellas, en los últimos años hemos visto crecer todo tipo de nuevos e innovadores sistemas de financiación, desde la Banca Ética y Solidaria hasta la financiación colectiva – lo que conocemos como “crowdfunding” – pasando por los “Business Angels”, los microcréditos de las ONGs y, por supuesto, el principal y más solidario de los agentes financiadores: las familias.

Gracias a su instinto de supervivencia y a su capacidad de adaptación al cambio, algunos humanos españoles han sacado adelante sus ideas y proyectos empresariales mediante alguno de los mencionados sistemas y, viendo su éxito, otros humanos se han apresurado a imitarles – la imitación es una de las principales herramientas de aprendizaje de los animales y en especial de los mamíferos -. Por todo lo anterior, estos sistemas están creciendo de manera exponencial, dotando de libertad a los humanos y potenciando su espíritu solidario y de comunidad.

Ante esta situación, el depredador y su cómplice, interesados en dominar todo lo que ocurre en el ecosistema, intentan combatir y limitar los nuevos sistemas ideados por los humanos para sobrevivir. Y aquí llego a la noticia de la semana, la aprobación por parte del Gobierno de España de la limitación del sistema de financiación colectiva por Internet, es decir, la limitación del “crowdfunding”. A pesar de autodenominarse “liberales”, aplican una nueva medida que limita tanto la libertad del inversor como la de aquel que necesita y busca financiación.

Conclusión e hipótesis de futuro:

Toda adaptación al cambio es difícil y dolorosa, pero la comunidad siempre sobrevive y los nuevos modelos que realmente benefician a la mayoría acaban imponiéndose y los pequeños grupos que intentan dominar y limitar la libertad de la comunidad tiene que adaptarse o, en caso contrario, ser expulsados. Por ello, viviré y seguiré con expectación lo que va a ocurrir en los próximos diez años a nivel de financiación colectiva. Seguro que asistiremos a todo tipo de ataques intentando desprestigiar y eliminar a los nuevos modelos pero, gracias a las enseñanzas de mi sabia profesora, estoy seguro de que el ser humano se adaptará y sobrevivirá a la crisis adaptando tanto su ecosistema – nuevos modelos de financiación solidaria y colectiva – como su propia forma de relacionarse y vivir en comunidad.

Autor: Diego Isabel/yosoytu.com

También te puede interesar

La generación del comercio justo

Los jóvenes británicos que han crecido en la era del mercado de un floreciente comercio ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *