Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Cuánto crees que te quieres?

¿Cuánto crees que te quieres?

Por Beatriz Álvarez.-El próximo invento de la humanidad debería ser un “quierometro”. Un artilugio que nos pudiera decir cuánto nos queremos y con qué calidad.

¡¡Sería el invento de todos los tiempos!! Hasta el día de hoy se han conseguido cosas increíbles: ir a la luna, crear microscopios y telescopios, poder comunicarnos de un extremo a otro del planeta, y no solo verbalmente, sino también que podamos transmitir nuestra imagen en tiempo real…

Y resulta, que a nadie se le ocurrió pensar que lo más importante es la comunicación que tenemos con nosotr@s mism@s. Cómo nos hablamos, cómo nos tratamos, cuánto nos queremos y aceptamos y qué hacemos para conseguirlo y conservarlo.

Creo que es algo que nunca ha interesado a nivel social. Desde los lugares de poder, el hecho de tener una sociedad con una baja autoestima, que ponga su poder personal en cosas o personas externas a sí mismos, contribuye a crear sociedades fáciles de controlar y de manipular.

Así que los pensadores, los pioneros, las personas que destacaban y brillaban, los autodidactas y todos aquellos que no se sometieron a dogmas religiosas ni a diversos poderes políticos, (no hablamos de las creencias personales o de la fe, sino de la manipulación “en nombre de”); fueron considerados los rebeldes, los raros, los antisociales  e incluso los herejes y/o personas malditas, a los que había que eliminar, ya que suponían un peligro para el control del rebaño.

Y aunque esto parezca sacado del Medievo, aun a día de hoy, seguimos sin haber aprendido a valorarnos, a querernos, a destacar y brillar con nuestra luz. No hemos aprendido a aceptarnos con nuestros talentos y virtudes; porque se nos ha educado para ser responsables de que los demás no se sientan inferiores. Y eso no es asunto nuestro: la amorosidad hacia otro ser, no empieza por promediarnos por lo bajo. La amorosidad hacia otro ser empieza por amarnos a nosotros mismos, ser auténticos y responsables de nuestros actos.  Cuando hayamos aprendido a querernos, a amarnos y a respetarnos a nosotr@s mism@s, entonces, y solo entonces, estaremos preparados para dar al mundo lo mejor de nosotros.

Saca tu mejor versión, eso es lo más grande que puedes hacer por el resto de los seres del planeta. Los demás aprenderán con tus ejemplos, no con tus palabras.

Sé un ejemplo a seguir; no importa si no haces grandes proyectos humanitarios o no vuelcas tu vida al servicio de los demás, que eso es estupendo. Pero en la gran mayoría de nosotros, nuestra contribución es nuestro crecimiento personal, y saber que nuestra libertad llega hasta donde empieza la del vecino.

Quererse, no es un trabajo fácil. Vinimos  a este mundo sin ese manual de instrucciones. El reto consiste en demostrarnos, a nosotr@s mism@s, lo mucho que valemos, lo grandiosos que somos, y lo capaces, de discernir entre lo mediocre y lo excelente.

Así que decide sobre qué lado te posicionarás: si estarás en la excelencia, dando tu mejor versión y queriéndote, o si serás un ovejita más del rebaño, que sin pena ni gloria, intenta sobrevivir a lo que otros decidan qué es lo mejor para ell@s.

Si quieres tener tu propio “quierometro”, empieza a medir cuán libre te sientes. Pregúntate: ¿cuántas cosas haces, al cabo del día, por amor a ti mism@ y no por sentir la aceptación de los otros?  Y sobretodo, ¿cómo te tratas y cómo te hablas a ti mism@ en cada instante, en especial, cuando sientes que fallaste o te equivocaste?

Un afectuoso Saludo

 

También te puede interesar

Sobre la muerte – Una reflexión personal

Por Natalia Silvestrini.- Hace ya mucho tiempo -no sabría decir cuánto- que creo que lo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *