Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Cuida a quien das tu mano para comenzar a caminar

Cuida a quien das tu mano para comenzar a caminar

Por Alejandro Torres Retamal.- Llevo cerca de 10 años practicando Yoga, he pasado por diferentes métodos, estilos y linajes, por diversos, gurú, sensei, acharya, swami entre otros nombre que tienen los ¨guías espirituales¨ en la actualidad, principalmente  en Latinoamérica donde mientras más difícil el nombre de quien vende algo relacionado a estas temáticas new age, más atractivo es, y si suena bonito mejor, hay que pagar el precio del nombre, apellido y su supuesto linaje del Valle del Indo.

Recuerdo cuando comencé a buscar sesiones de Yoga por primera vez, y me tope con uno de esos ¨grandes guías espirituales¨ un tipo de mediana edad, barba, mirada amigable, tono firme en su musculatura, discurso fluido que convencía a cualquiera que se fuera iniciando en estos temas. Poseía otras ¨cualidades¨, entre las que destacaba su convencimiento y confianza en que debían llegar por esos años sus discípulos, a quienes aún no conocía pero estaban cerca y en búsqueda de sus enseñanzas. Todo lo que enseñaba tenía su aspecto místico, por ejemplo: Los Mantras, cuyo canto solo podía hacerse por personas que tuvieran años de experiencias, que si no, era muy peligroso, vestía de blanco, con túnica, y al momento de entonar el mantra lo hacía de espalda con tono grave. Algo que ahora Yo lo evalúo como un sin sentido.

En ese entonces por supuesto que me sentí atraído por ese personaje, incluso me cuestione si podía ser Yo uno de sus discípulos, ahí mi desconocimiento e ignorancia frente a lo que implicaba aceptar por verdad absoluta la interpretación de cómo debía ser la vida según otro ser humano en un mundo new age desconocido para mí. Con el tiempo me cambie de trabajo y por la lejanía, no seguí mis practicas con Él, fueron 6 meses aproximadamente, y ya me salía la palabra maestro para aquel personaje.

En mi nueva residencia, comencé a buscar otros lugares para practicar Yoga, logrando ingresar a prácticas por mil pesos ¨El Yoga a Mil¨, lo impartían diferentes instructores de diferentes nacionalidades en un centro cultural, entré a otros centros de Yoga. Con el paso de los años conocí a otros buscadores de algo, ¨La cosa en si¨ como le hacía llamar Adi Shankara con su punto más bien mágico/religioso, o la ¨Cosa en si¨ de Kant sin el aspecto religioso, o la supermente de aurobindo, y lo más bien practico de la atención que propone Krishnamurti para lograr por cada uno de nosotros el autentico conocimiento.

Para quienes se han familiarizado con la cultura new age,  han tenido sus primeros pasos, les puede sonar cercano lo que cuento arriba. Todo lo que sea indo – oriental por estos lados, desde practicas milenarias hasta la mirada perdida en el horizonte en busca de algo que no esta tan lejos a mi parecer, y es más fácil de sentir dentro de uno mismo que buscar en el horizonte,  aunque la selfie para las redes sociales sale bien, muestra un logro de iluminación dado por el flash y un poco de Photoshop.

Con todo esto y aquello, decir que si has caminado un poco  o quieres iniciar, te puedes dar cuenta  que existen un sinfín de títulos; Swami, Acharya, maestro, sensei, guro, entre otros. Pero el único maestro real es el que duerme en tu interior y es tu responsabilidad despertarlo, que  existen distintos métodos, linajes, pensamientos, sentires, pero el Yoga es solo uno y hay que disfrútalo.

En esta nota, no quiero decir que no se necesite una ayuda inicial para caminar en este mundo new age, la compañía es buena y necesaria, el tiempo de: 1, 2, 3, 4, 7 años  lo que necesites, cada cual tendrá sus tiempos para despertar y disfrutar, sólo busca quien no te hable en palabras difíciles, no te haga creer que son avatares y goce de sabiduría excesiva.

En esta área se cumple fielmente la frase dicha por nuestros abuelos ¨dime con quien andas, y te diré quien eres o en quien te convertirás¨…

Bendiciones, disfruten!..

También te puede interesar

Optimismo: ¿misión imposible?

Por Marcia Lagasse.- Espionaje político, guerra en Ucrania, violencia de género, corrupción, inflación, cambio climático, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *