Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » De apegos y compromisos

De apegos y compromisos

IMG-20160519-WA0001-768x480Hoy os confieso que hubo una etapa en mi vida –bastante reciente- en la que me dio por practicar con insistencia casi lasciva esa moda hoy tan extendida del desapego. Como concepto me atraía esa maravillosa sensación de no necesitar absolutamente nada, de bastarme a mí misma, de mirar por mí y depender sólo de mi reflejo para crecer como persona. Qué libertad de movimientos, de palabra, poder caminar por el mundo sin ningún tipo de mesura, sin preocupaciones, sólo ocupaciones. Sólo yo, y el mundo como espejo.

He de reconocer que me regodeé en exceso en esta milenaria práctica, porque el desapego está peligrosamente cerca de la falta de compromiso, la desidia y la apatía, y al menor batir de alas de una mariposa en China –y mira que está lejos- el desequilibrio está servido. Obvia decir que, tras unas cuantas subidas y bajadas en montaña rusa y algunos saltos en paracaídas que no se abrieron, el equilibrio volvió en forma de aceptación. Soy una persona con apegos. Lo admito. Lo confieso. Aquí, públicamente, me expongo a lapidaciones y tomatazos.

Confieso tener un terrible, desmesurado, exageradísimo apego por la vida, en todas sus formas, y por los seres humanos en particular. Los necesito. Mucho. Necesito sonrisas ajenas a diario, y una buena dosis de abrazos. Si van acompañados de besos, aún mejor. Es tal, tan grande, tan irrisoria e irrespetuosamente gigante mi apego por las personas, que no paro de comprometerme, de adquirir pequeños y grandes compromisos. Sí, confieso también que soy una persona con muchos compromisos. Vengan esos tomates.

Me comprometo a amar infinitamente, que es para siempre, o sea mucho tiempo, a cuantos seres humanos roza mi mirada, a cuantos tengo la dicha de tocar, a cuantos puedo abrazar con cuerpo o a veces sólo con alma. Tengo un compromiso con esos divertidos seres bípedos porque comparto una cosa muy bonita de observar al microscopio: el ADN. Con algunos comparto más pedacitos de secuencia que con otros, pero por alguna razón, eso carece de importancia. Mi compromiso no distingue entre ADNs.

Tengo un compromiso especial con los más bajitos, que son los más locos, porque me identifico con ellos, ¡porque ellos sí que se apegan a la vida! Yo les hago caso siempre, porque sé que nacen sabiendo y es a medida que crecen que les desenseñamos las cosas importantes, en un barrido de cerebro y apegos. Si ellos se apegan, yo me apego. Me comprometo a apegarme.

Tengo también un especial apego comprometido con las personas que se comprometen con otras personas, y se pegan unas a otras y se apegan y caminan juntas porque comprenden que aunque se camine más despacio, se llega más lejos caminando de la mano; sobre todo, se llega más bonito. Tengo apego también a las personas que dicen mi palabra favorita, que es “Gracias”, porque cuando alguien dice gracias su corazón se abre y se le asoma a la ventana de los ojos, y no puede evitar sonreír. Deberían darle algún premio o mención especial a esa palabra, la palabra más bonita del mundo: Gracias. Me apego a la palabra Gracias, y me comprometo a escucharla mucho, mucho.

Y tengo un compromiso muy especial, que me alegra el corazón cada semana. Tengo un compromiso Contigo, desde el momento en que tus ojos decidieron pararse a leer estas palabras, desde ese instante en que decidiste detener tu mundo y entrar un ratito en el mío. Y claro que me apego a ti. Como una lapa a la roca. Te necesito. Porque además de ADN, compartimos letras. Y lo más importante de todo: compartimos Vida. ¿Te apegas conmigo?

Montserrat González Martín

También te puede interesar

El presente

Por Chantal Camacho Chávez.- El momento de servir ha llegado ahora…. no lo dejes escapar, ...

5 comentarios

  1. LEONARDO GARCÍA

    Señores de mindalia buena tarde, necesito ubicar por vía telefónica o virtual al señor FELIPE PEÑA LUENGO inventor de los motores MEV, tengo el deseo o más bien la necesidad de comunicarme con Él y no he podido pues en el correo que aparece en you tube se deja mensaje a merced de que lo contesten o no.
    Les agrdecería si me dieran un número telefónico o e mail para comunicarme
    Gracias
    Mi número de celular es 318 4856132 Colombia

  2. LEONARDO GARCÍA

    Si entramos a investigar sobre el ser más maravilloso que ha existido entre la humanidad en toda su historia encontraríamos a uno muy especial el cual fue llamado JESÚS de Nasareth, y si nos adentramos en sus vivencias y comportamiento Él nos mostrará que que Amar es el único mandamiento que el Padre Celestial nos dejó para cumplir y que no es sólo amar a quienes te aman si no también a quienes no.¿entonces que sacrificio tendría Amar?
    Sólo con amor se encuentra amor y no con reproches, egoismos, críticas y violencia, con estos sólo encuentras la parte oscura de un ser.
    Por eso me gusta lo que acabo de leer aquí, aún así no te apegues a otra persona, Amala y respetala pero con libertad y respeto, dedicate a anunciar al mundo este deseo del PADRE CELESTIAL y serás Felíz

  3. Bellísimo. Me has sacado una sonrisa entre las lágrimas que acabo de derramar… Y me apego a tus palabras y sonrisas a través de cada una y a cada lector del otro lado que desea forma un gran puente de apegos a la vida y al amor. Gracias!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *