Home » Artículos » Despertando a la Vida

Despertando a la Vida

Por Mª José Boix Bonmatí.- Hola a tod@s.

Ante todo, quería daros las gracias, por el tiempo que estáis empleando leyendo este artículo, tanto si llegáis al final del como si no, el tiempo que tenemos es un regalo, y, si, habéis decidido leer este artículo, es, o porqué buscáis respuestas o simplemente por curiosidad. Cualquiera que sea el motivo, muchas gracias, de nuevo, por vuestro tiempo.

Mi nombre es Mª José Boix, tengo 41 años, y el motivo por el cual me he decidido a enviar el artículo, no es más que compartir mi experiencia vital, por si pudiera servir a alguien que se ha sentid@ perdid@, como lo he estado yo durante muchísimos años.

Sólo comenzaré diciendo que la idea del blog me ha venido en la sala de espera del médico, esperando para que me den un tratamiento para mi virus de VPH, resultado cosechado en mi vida y sexualidad insconciente , y, lo que en otro momento de mi vida hubiera sido un momento de nervios o angustia, se ha convertido en una oportunidad, puesto que debería haber entrado a las 10.15 y he entrado a las 12,tiempo suficiente en mi vida anterior para haber dejado libre mis pensamientos y haber elegido hasta el epitafio de mi lápida, jajaja, y, sin embargo, hoy, durante ese tiempo, y no me preguntéis ni como, la vida ha puesto en mi mente la idea de que tenía que escribir un artículo compartiendo mi experiencia, con todos aquellos que quieran leerla, y escuchando un post de Sergi Torres, me ha aparecido Mindalia Radio, y aquí estoy escribiendo esto.

Mi momento de despertar no sé ni de qué manera  llegó, quizás después de toda mi vida sintiéndome triste, sufriendo, con un vacío existencial tremendo que cada vez era más insostenible, quizás fue eso, que ya no podía sufrir más, como a todo el mundo, supongo.

Fue entonces, un día, después de 2 matrimonios, 3 niños, un indeterminable número de problemas en mi relación con la comida (anorexia, bulimia), depresiones diversas, alcohol, fiestas, relacionándome día sí y día también con la idea del suicidio, y después de echar la culpa a todo ser viviente que hubiera 2 metros cerca de mí (padres, amigos, hermanas, e incluso a mis hijos! por haber venido a este mundo!), un día, no sé porqué, llegó a mí un video de Borja Vilaseca, que hablaba del fin del sufrimiento y que decidí ver, con gran escepticismo, al principio, pensando que no había nadie que pudiera sacarme del pozo de donde estaba metida.

Desde aquí, sólo puedo darle las gracias, a ese maestro espiritual que fue para mí, me hizo un click, mi cerebro, mi corazón, y fue ahí dónde entendí, que somos amor, y hemos venido a eso, a amar y a ser felices, pero para amar , primero hay que saber amarnos a nosotros mismos, y, ahí es dónde empieza mi camino hacia el desarrollo personal y espiritual, que me gustaría compartir con vosotros, y, que vosotros compartáis conmigo, y así poder ayudarnos conjuntamente.

Después de eso, hay tantas cosas que me están pasando en tan poco tiempo, que me encantaría ir contado, espero (no, sé con certeza), que pronto sea fuera de esta sala de espera porque me recuperaré pronto, y también será otra anécdota que formará parte de mi vida anterior al despertar. Si hay algo que he aprendido es que somos es fruto de nuestros pensamientos y acciones, si queremos saber en que momento de nuestra vida estamos, no hay más que mirar a nuestro alrededor: pareja, amigos, familia, situación laboral y económica. Todo, absolutamente todo, es consecuencia de nuestros actos y sobre todo, de nuestros pensamientos.

Yo estoy aprendiendo a cambiar todo aquello que no va conmigo en este despertar, aquello que formaba parte de mis creencias aprendidas, por educación, familia, un paradigma de pensamiento, que no es real, pero que después de 41 años no puede desaparecer de la noche a la mañana.

He cambiado mi forma de relacionarme con la comida, con el entorno, con mis amigos, con mi familia, entendiendo la base de que somos una conciencia universal, y, que todo, absolutamente todo, está conectado en el universo.

Nada pasa por casualidad, todo es causalidad, y es todo perfecto, todo lo que aconteció en mi vida era necesario para llegar al punto dónde estoy ahora, y estoy agradecida por ello.

El camino del despertar es maravilloso y no hay día que no haya un libro, una charla, o algún maestro que me enseñe algo, y cuando hablo de maestros, lo mismo me refiero a Sergi Torres o Wayne Dyer, que a mi jefe o mis hijos. Porque todo en este universo está conectado y es un regalo.

Ojalá mi experiencia ayude a alguien que esté en esta situación o parecida, y pueda aportar mi pequeño grano de arena.

Muchas gracias a tod@s por vuestro tiempo.

 

 

También te puede interesar

Para un día de enojo «Reciclarnos es una alternativa de amor»

Por Laura Dissa.- En el trabajo se pueden presentar situaciones que logran sacudirnos a todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter

Google Plus

YouTube

Google Plus

Follow Me on Pinterest