Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » El amor a la libertad

El amor a la libertad

Por Ramiro Calle.- Muchas personas nacen libres y se vuelven esclavas. Son esclavas de sus apegos y sus odios, de su ofuscación y sus estrechos puntos de vista, de la burda máscara de su personalidad y del ego desmesurado, de viejos patrones y clichés socio-culturales, de creencias y esquemas fosilizados. De ese modo, el instinto más genuino, el de libertad, puede quedar sofocado y no es posible alcanzar la independencia de la mente ni desidentificarse del que uno no es para poder así ser uno mismo. Tanto se identifica uno con los «ropajes», que se va apartando del propio centro y se pierde en imitar a los otros o en descripciones ajenas sobre uno mismo o en la necesidad de estar a la altura de lo que los otros quieren o del propio yo idealizado. Al final uno deja de ser uno mismo y vive en base a las intenciones, creencias, deseos y sueños de los demás. Igual que está el instinto de la libertad, también está el del borreguismo y uno corre el riesgo de convertirse en una mala copia o comparsa de esta sociedad en cuyos «valores» ninguna persona medio lúcida puede creer. .

Hay que detenerse y escucharse a sí mismo, no a través de la mente vieja, saturada de acumulaciones y enrigidecida como un poste, sino a través de la mente nueva, que a cada instante florece, que está limpia de adoctrinamientos, ideas impuestas, códigos e influencias externas. Por eso la meditación invita a replegarnos sobre nosotros mismos para sentirnos más allá de las apariencias y de la mente cristalizada, en busca de esa mente nueva y sin heridas, que desprende el aroma de la libertad. Durante la práctica de la meditación se trata de desconectar de todo para conectar con uno mismo. Nó con el que creemos que somos, no con el que nos han dicho que somos o tenemos que ser, sino con él que realmente somos.

Un pájaro es el símbolo de la libertad. Él no tiene que meditar, porque siempre está en meditación, viviendo cada instante y fundiéndose plena y silenciosamente con la brisa, sin dejarse arrebatar ni por el pasado ni por el futuro. Su vida no es fácil, claro que nó, pero es vida, porque es LIBERTAD.

Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

También te puede interesar

Proyecciones o elecciones del Yo Superior

Por Mª Laura Martínez Ramírez.- Hace tiempo que  me vienen pensamientos sobre cómo compaginar, si ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *