Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » El amor como servicio

El amor como servicio

Por Fabiola Gómez.- Pocas personas son conscientes de las necesidades de quienes les rodean y de las cuales muchas veces han visto pasar por una mala situación y no hacen algo por hacer más pequeño su dolor o necesidad bajo esas circunstancias tan difíciles que están viviendo, solo se dedican a observar y a veces hasta opinar o criticar.

La mayoría de las personas que se dedican a ayudar de verdad,  saben que la acción más importante para ayudar a toda la humanidad no es solo el dinero, ni dar trabajo al que no lo tiene, la ayuda de la que hablo va más allá de la ayuda material y económica. La ayuda que mas necesita el mundo en mi opinión es la ayuda humanitaria, el ver a aquel hermano que pasando por el sufrimiento necesita de un abrazo, necesita de palabras de aliento pero sobre todo de actos de amor. Los horrores del mundo han sido y son ocasionados por la falta de amor y compasión hacia la humanidad, las guerras, la separación, la ambición, los asesinatos, todo esto, esta carente de el amor que la energía creadora y divina de esta tierra nos ha brindado a todos sin excepción para usarlo no solo con nosotros mismos, con nuestra familia y amigos,  sino también con todos los que nos rodean, y hasta con ese ser humano que tampoco conocemos en la cercanía.

Los problemas del mundo en su mayoría son ocasionados por la falta de amor, de interés, de compasión, considero que si cada uno de nosotros volteáramos a ver las necesidades y sufrimientos de otras personas sin esperar nada a cambio, ni siquiera las gracias, solo con la actitud de un servicio desinteresado, nuestro entorno mejoraría y por ende esta energía de amor se expandiría hacia aquellos que en su realidad no son capaces de dar, por egoísmo o por algún otro límite que existe dentro de ellos derivado del miedo, alterando así su vibración y elevándola.

Abrirnos a dar es un acto de amor pleno, compartir con aquel que no tiene comida, cariño, compañía, un abrazo, una palabra de aliento, cualquier cosa que podamos dar nos acercara más a la fuente divina, a su infinita bondad de la cual nosotros descendemos pero que al llegar al mundo esto se va transformando y cambiando debido a las experiencias desagradables que se acumulan a lo largo de nuestra existencia, olvidándonos de la verdadera razón por la que nos han enviado a este mundo, para experimentar, practicar y vivir en el amor.

La energía de amor es una energía que una vez que se comparte, se expande, no retrocede, sino lo contrario se magnifica, y ese acto de amor que puedas tener con alguien mas ten por seguro que seguirá adelante pues el que ha recibido de ti amor, seguirá dando amor a otro, es una cadena de repartición de tu intención de dar desde el amor, siempre y cuando sea verdadera, impecable e integra, no esperando recibir nada a cambio. Este es el verdadero servicio de amor.

¿Quieres y deseas un mejor mundo?, da desinteresadamente por el simple hecho de servir, olvídate de la recompensa porque el amor es tan bondadoso que esa energía vuelve a ti con mayor fuerza, pero haz un lado el ego y sirve de verdad.

Siempre hay formas de ayudar cuando de verdad se quiere, ora por la humanidad, pide prosperidad, paz para ti y para todos,  ofrece tu tiempo a algún lugar donde sabes que necesitan ayuda, compra comida y repártela a aquellos que lo necesitan en el trayecto que recorres diario, dona ropa, mantas, agua, envía luz a todos aquellos en necesidad o desgracia, abraza, da ánimos, enseña a tus hijos a compartir y mirar por los demás, hay millones de formas para ayudar.

Démosles un mejor mundo a las nuevas generaciones basada en el ejercicio del servicio amoroso. Cada vez que sirves, no le sirves a la persona que ayudas, le sirves a esa energía divina de la que desciendes, esa energía de amor que habita en cada uno de nosotros. Date cuenta que tu y todos pertenecemos a esa energía amorosa pues todos descendemos de la misma fuente divina. ¡No son ellos, somos todos, lo único que nos separa es el cuerpo, pero en espíritu somos uno! Es tiempo de cambiar de consciencia y elevarnos a algo más alto.

¿Y tú eres un observador pasivo o una persona de acción al servicio amoroso?.

“Dormía y soñaba que la vida era alegría, desperté y vi que la vida era servicio, serví y vi que el servicio era alegría.” ― Rabindranath Tagore

Desde el amor…Fabiola Gómez

También te puede interesar

Todo sucede para tu SANACIÓN

Por Isabel María Campillos Pérez.- Qué rico sabe el café cuando lo tomas tranquil@. No ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *