Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » El mundo que ves eres tú

El mundo que ves eres tú

Por Nuria Velasco.- Nuestra percepción está limitada por los filtros que tenemos instalados. No percibimos conscientemente más que una fracción de la información que nos llega. Sumamos a eso que por lo general no estamos muy presentes ni despiertos, sino que estamos atrapados por el flujo de pensamientos: organizando el día, haciendo la lista de la compra, recordando lo que nos ha pasado, previendo lo que nos puede pasar, teniendo conversaciones imaginarias o soñando con lo que nos gustaría. De manera que nos estamos perdiendo constantemente la magia que nos rodea y que nos dice todo el tiempo quienes somos.

No lo ves todo, por muy presente que estés, se dice que el consciente sólo capta un 10% de toda la información, mientras que el 90% es captada por el inconsciente. No podemos darnos cuenta de todo lo que pasa, dentro y fuera de nosotros, sería una locura. Así que tenemos un filtro que nos manda al consciente lo importante de todo lo que se procesa. Ese filtro es el SAR (sistema de activación reticular). Así que de alguna manera, no somos conscientes de lo que queremos, sino de lo que nuestro filtro nos dice que es importante. Un ejemplo típico del SAR es cuando queréis compraros un coche rojo y de repente veis más coches rojos por la calle. O las embarazadas, que ven más embarazadas. Seguramente el número de coches rojos o de embarazadas por la calle no varió, pero era un elemento que ahora es importante, por eso se ve más.

Así es: en el fondo tu percepción te describe al contarte lo que es importante para tu inconsciente. De manera que percibimos lo que somos, no puede ser de otra manera. Esos filtros son el color de las gafas que nos ponemos. La próxima vez que salgas a dar un paseo, anda despacio y sé consciente de qué llama tu atención. Quizá un sonido, quizá algo que ves, quizá algo que esté en el entorno…. Y cuando localices eso que te capta, pregúntate qué tiene eso que ver contigo, qué es exactamente lo que te llama la atención, para qué llama tu atención. Te vas a conectar con una parte profunda tuya porque ser consciente es exactamente eso: darte cuenta de las cosas. Y eso de lo que te das cuenta no está separado de ti jamás. No puedes separar lo que es visto de la conciencia que lo ve. Por lo tanto, lo que ves, eres tú con otra forma.

Ahora que sabes qué suele captar tu atención, puedes elegir reeducar tus filtros y disciplinarte en enfocarte en algo concreto para que, por repetición, se instale en tu inconsciente y pase a formar parte de tu filtro reticular. Imagina que tiendes a enfocarte en la crítica de las personas que ves por la calle, y de acuerdo a tus valores y principios, pensar mal de los demás no es correcto, no te vas a sentir bien. Si te das cuenta de esto, haz un pequeño esfuerzo en generar otro hábito de fijarte en algo positivo, en vez de negativo. Antes de que te des cuenta, te habrás acostumbrado. Si te interesa que tu SAR te haga ver algo concreto de la realidad, edúcalo.

Por ejemplo, yo lo eduqué para que me permitiera ver señales y sincronicidades. Son mensajes encriptados de la vida que me dan respuestas, me guían, me hacen sentirme conectada y acompañada. Utilizo mi conciencia para hablar con la conciencia de la Vida. Si es que hay separación….. Si lo que veo es un reflejo de quién soy, utilizo esa cualidad holográfica de la realidad para hablar conmigo, porque a veces me resulta más fácil verlo fuera de mi. Y de nuevo, si es que hay un afuera y un adentro…..

Ahora ya lo sabes: tienes una poderosa herramienta a tu servicio. Puedes aprender mucho sobre ti, dándote cuenta de lo que es importante para tu inconsciente, y puedes adaptarla para que te sea útil.

¿Qué ves cuando miras la vida?

Nuria Velasco

www.tulibrodelavida.com

 

 

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *