Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Noticias » El optimismo está muy arraigado en el cerebro

El optimismo está muy arraigado en el cerebro

Nuestro cerebro está programado para dar más importancia a las buenas noticias que a las malas, ha descubierto un estudio. Esta perspectiva explica en parte el origen de ciertas patologías psicológicas, según los investigadores.

Por lo general, cuando a una persona se le da una mala noticia relacionada con su salud, tiende a mejorar sus perspectivas futuras. En psicología cognitiva, este proceso se conoce como sesgo de optimismo, que forma parte de los así llamados sesgos cognitivos.

El sesgo cognitivo describe alteraciones de la mente que provocan una distorsión de la percepción,  una distorsión cognitiva, o un juicio impreciso o una interpretación ilógica. El sesgo de optimismo es la tendencia psicológica a predecir resultados positivos.

La nueva investigación ha profundizado en este sesgo cognitivo a través de numerosos test realizados con un grupo de voluntarios.

Según los resultados de esta investigación, nuestro cerebro tiende a aprender de forma asimétrica, privilegiando las informaciones positivas y despreciando las negativas. En consecuencia, la ausencia o exceso del sesgo de optimismo puede estar en el origen de algunas psicopatologías, como la depresión o la adicción.

El objetivo de este experimento era elegir entre dos símbolos y, en función del resultado, ganar o perder 0,50€. Según la elección de cada participante, podría ganar 0,50€ (buena noticia) o perder 0,50€ (mala noticia).

Analizando las conclusiones de esta experiencia, los investigadores descubrieron que los participantes otorgan un 50% más de importancia a las buenas noticias que a las malas. Esta tendencia general de nuestro cerebro a aprender de manera asimétrica, privilegiando las noticias positivas y marginando las negativas, estaría en la base del sesgo de optimismo.

A continuación los investigadores quisieron descubrir la relación entre el sesgo de optimismo y los circuitos cerebrales de la recompensa. Para ello observaron el cerebro de los voluntarios durante el experimento de la prueba y error, gracias a la imagen de resonancia magnética funcional.

De esta forma descubrieron también que la actividad cerebral registrada en las estructuras del circuito cerebral de la recompensa era casi dos veces más importante en una persona optimista que en una realista, con igual recompensa económica. Esta actividad pone en evidencia perfiles distintos en las personas, que las hacen más o menos optimistas o realistas.

El sesgo de optimismo podría por ello estar en el origen de algunas psicopatologías como la depresión (ausencia del sesgo de optimismo) o adicciones (exceso de sesgo de optimismo).

También te puede interesar

“Espiritualidad y autoayuda” el nuevo congreso de Mindalia.com

Este miércoles, día 25 de noviembre, comienza “ESPIRITUALIDAD Y AUTOAYUDA”, el nuevo congreso de Mindalia.com. ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *