Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » El perdón

El perdón

Por María Abarzúa Astudillo.- El perdón no viene incluido en nuestra partida de nacimiento; podría haber letra pequeña en donde pusiera: Practica el autoperdón, pero no es así.

Nadie nos enseña a perdonarnos. Creo que tendrían que ser las primeras lecciones que se enseñasen en la escuela. Harían a personas más felices.

Como nos toca descubrirlo a base de golpes, el perdón es algo que se manifiesta a través de vivir la vida, meter la pata y tener la valentía de reconocerlo. El perdón se descubre cuando tenemos la capacidad de observar hacia dentro y sentir cuanto dolor nos genera el sentimiento de “no perdón”. En ese mirar hacia dentro, descubrimos que no tenemos que perdonar a nadie, si no que el perdón nos lo debemos a nosotros. Te das cuenta que has estado machacándote tantas veces por aquello que hiciste, que has arrastrado por mucho tiempo ese sufrimiento que te ocasionaba ese lastre. Y dices STOP. Entiendes que ya llego el momento de perdonarte desde lo más profundo y acoges a tu niño interno. Sientes tanta ternura que dan ganas de abrazarlo y acariciarlo hasta que se duerma; te das cuenta de todo el tiempo que lo has abandonado. Y dices… ¿cómo no me voy a perdonar si mi nivel de consciencia era el que era?

Solo ahí te das cuenta cuando el perdón es de corazón. Posterior a eso llega el perdón a los demás… aunque te das cuenta que no tienes nada que perdonar a nadie-, que no lo podían hacer mejor. El peso en la espalda se reduce y puedes caminar más ligero.

Esta manera de ver dependerá del nivel de consciencia que tengas. Pero la conciencia se trabaja a diario-, Es como cuando cuidas el cuerpo en el gym.

Cuerpo y mente tienen que estar en equilibrio.

 

También te puede interesar

Usa Tu Poder

Por Elena Cantero.- Cada uno de nosotros cuenta con un poder infinito en su interior, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *