Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿ES NECESARIA LA MOTIVACIÓN PARA EL CAMBIO?

¿ES NECESARIA LA MOTIVACIÓN PARA EL CAMBIO?

MOTIVACIONPor Mª Jesús Esteban.- Por mi propia experiencia puedo decir que a veces no hay más remedio que hacer las cosas sin motivación. Esperar la motivación para actuar nos puede llevar a un inmovilismo que no desmotivará más y acabaremos metidos en un círculo vicioso en el que no actuamos porque no tenemos motivación y como no actuamos nos desmotivamos.

Es decir,  la motivación nos la fabricamos nosotros. No podemos esperar que venga desde fuera porque entonces nos convertiremos en seres dependientes. Nosotros somos libres y tenemos las capacidades necesarias para serlo, lo que ocurre es que dejamos de desarrollar esas capacidades, tal vez porque en el fondo, es más cómodo depender de los demás como cuando éramos recién nacidos.

Casi siempre cuando queremos cambiar un hábito, curar una enfermedad, salir de un estado depresivo o negativo o simplemente hacer algo que nos beneficie tenemos que dar un primer paso en el que la única motivación es saber que lo que vamos a hacer es lo mejor para nosotros. Es decir en ese momento la motivación es puramente racional y no tiene por qué estar acompañada de sensaciones agradables.

Cuando queremos beber más agua porque nos hemos dado cuenta de que no bebemos lo suficiente, tal vez tengamos que empezar a beber sin sed, hasta que después de repetir el acto un día y otro, de pronto nos demos cuenta de que ahora ya tenemos sed y lo hacemos de forma natural.

Lo mismo puede pasar con la comida. Cambiar nuestros hábitos alimenticios no tiene  porque ser agradable al principio, pero los gustos cambian, y nosotros podemos cambiarlos.

En el plano emocional, si por ejemplo tenemos depresión, apatía o tristeza, sensiblemente lo más seguro es que no tengamos ganas ni de levantarnos de la cama. Pero si hacemos el esfuerzo de levantarnos uno y otro día y hacer lo que tengamos que hacer sin hacer caso a esa sensación, al final esta acabará desapareciendo.

Pero para ello hay que convencerse de que los sentimientos agradables o desagradables no son los que determinan nuestros actos, sino nuestra mente racional , pues para eso somos seres racionales. Y también debemos saber que los sentimientos son pasajeros y se producen por nuestros pensamientos y actos.

Si cambiamos estos los sentimientos también cambiarán.

Te darás cuenta de que una vez que empiezas a hacer algo sin motivación, el esfuerzo , a veces tremendo que tienes que hacer, se convierte en recompensa y por tanto es así como fabricas la motivación.

Esto es algo que tienes que experimentar por ti mismo porque es la repetición del acto lo que produce el hábito y por tanto no sirve de nada teorizar.

Si lo haces, al final estarás tan motivado que te sentirás muy bien y te sorprenderás descubriendo que lo que antes te desagradaba ahora te agrada y al revés.

Te sentirás libre porque serás dueño de tus pensamientos y emociones y no dependerás de nada ni de nadie para ser feliz.

¿Te parece poca motivación?

También te puede interesar

Cómo tener poder sobre uno mismo

Por Francisco de Sales.- En mi opinión, lo que leas a continuación lo recibirás mejor ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *