Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » La comunicación. Crea, destruye y transforma

La comunicación. Crea, destruye y transforma

mindalia-comunicacionPor José Antonio Cordero.- Un químico creó una revolución con su ley : “la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Tal revolución y otras teorías científicas avanzadas le llevaron a la guillotina. Sí, parece mentira que la verdad, incluso científica, haya sido ejecutada miles de veces en la historia. Las revoluciones (Re=volver a – evolucionar) han de hacerse con mucho cuidado y sin dañar, de otra forma se puede perder la vida. La materia del cuerpo guillotinado o quemado, no destruye al individuo, el cuerpo se transforma, la evolución de la sabiduría sigue evolucionando, aunque el tiempo de vida se quiebre el conocimiento seguirá aunque tenga que esperar.

Pero la comunicación sí tiene capacidad de crear, destruir y transformar. Años atrás la mayor parte del mundo fue manipulada vilmente, se informó que un país tenía armas de destrucción masiva y se consiguió un engaño masivo. Los medios repetían el mismo mensaje. Un engaño consiguió multiplicar sus efectos y consiguió millones de engañadores. Un espía o agente bien pagado consigue en poco tiempo a millones de agentes gratuitos que repiten la falsedad o manipulación que desee llevarse a cabo. La mala-información es destructiva. Pueblos destruidos, invadidos, aniquilados por intereses mezquinos pero bien interesados.

Sí, en muchos casos es mejor no estar informados porque abunda la mala-información que crea personas mal informadas. Estar mal informado es tener un conocimiento a medias, y peor aún si es distorsionado o falso. Los conocimientos fraccionados causan muchísimo daño a nivel personal y social. El daño de una mala información puede perdurar años y siglos. Sí, no es oro lo que más reluce y abunda.

La sequía interna que padece la humanidad es debida a la distorsión de la Sabiduría del Ser. El hambre que padece la humanidad se debe al descontento personal y generalizado, donde predomina la ley del más fuerte, unos comen y otros pasan hambre. La fragilidad que sufre la humanidad es debida a su mala salud física y mental, esta fragilidad es la causa de la contaminación que fácilmente sufre la humanidad, sea por enfermedades físicas o mentales (agotamiento, depresión, ansiedad, ira, etc.). El cuerpo sano tiene en su sistema inmune a un buen defensor. La mente sana y desarrollada tiene su propio sistema de defensa: la capacidad de discernimiento que no se traga las mentiras de otros.

La fragilidad de la humanidad es y ha sido la causa del engaño colectivo. La humanidad que está ‘entretenida’ sufre y perece fácilmente.

Es tan poderosa la mala-información que aquellos que impiden que su familia o nación sea deformada han sido llamados dictadores o líderes de sectas. El poder de la mala-información es capaz de generar una guerra en cuestión de días, y bien podría empezar mañana, y ser considerada legal y además auspiciada por grandes estadistas mundiales. Así es la fragilidad del mundo. El mundo de borregos libres no hace feliz a los corderos.

La mala-información destruye y manipula a su antojo. Destruye a sus adversarios políticos o religiosos con dosis diarias de información envenenada. Y cuenta con la suerte de los millones de agentes gratuitos que repiten tales dosis.

Para retomar la situación mundial es necesario retomar la evolución personal. Dedicación plena a tener un cuerpo sano y una mente sana. La batalla contra la enfermedad no se gana con métodos destructivos sino por medios saludables. La batalla contra la mala-información y otras barbaries no se gana con métodos destructivos sino por el medio saludable de la Educación Completa, haciendo ciudadanos máximamente Educados y Sanos. Poco a poco, pero cada paso debe ir dirigido hacia la meta más alta.

El propósito de la comunicación es llevar bienestar a la sociedad. El periodista se siente con la ‘obligación’ de informar, bien, pero debería informar de aquello que lleve bienestar al pueblo. Los padres sanos llevan a sus casas la comida sana y no van por las calles olisqueando las basuras y llevándolas a sus hijos. Lo podrido está en la calle igual que está también lo saludable, pero debemos elegir qué debemos llevar. ¿Los hijos necesitan lo podrido para conocer más o crecer mejor? No, rotundamente no. No hay ninguna necesidad de llevar a todos los hogares la pudrición que hay en las calles o palacios. ¿El pueblo tiene que estar informado? Si, el pueblo tiene que estar bien informado, pero no mal-informado. La proliferación masiva de tantas noticias negativas están destruyendo los hogares. Un periodista asume, quiera o no, un rol paternal y debería ser cuidado con las cosas que transporta, porque INFORMAR ES PARA FORMAR NO PARA DEFORMAR.

Fácil y más rápida sería la evolución social si los que son dueños de la información fuesen capaces de pensar más en el bien común que en el interés personal. Pero el ‘mal yogur’ personal impide sacar noticias dulces, todo es agrio, áspero e indigesto. La violencia interna se deja ver en los mensajes llenos de ira, envidias.

La comunicación destructiva no será un delito para las leyes civiles o penales pero la Ley Natural existe y nadie escapa de su ley básica: así como siembres así recogerás.

La comunicación debe crear vida y bienestar, de otra forma es mejor quedarse callado. Los conflictos dentro del hogar son iguales a los conflictos dentro de una nación, se debe hablar cuando se está en posición de aportar algo positivo, no se debería aportar más veneno. El que grita está sordo y no entiende nada. El que insulta es el débil, el inútil. Los que disparatan son los dispares, los que no conocen la unidad de los pueblos. Para frenarlos, los receptores no deben luchar, deben saber qué ‘platos’ deben llevarse a la boca, no importa lo que entró en el oído si no llega al sistema digestivo que nutre al cuerpo personal o social.

La buena comunicación tiene la virtud de transformar los implantes agrios, ácidos y convertirlos en algo dulce y enriquecedor. “NO HAY MAYOR PURIFICADOR QUE EL CONOCIMIENTO PURO”

¿Cuál es nuestro campo de acción? Esa es nuestra responsabilidad.

Dejemos de pasar por los vertederos de la inmundicia y llevarlo a todas partes, porque entre ellos está nuestro hogar, y no se cuida bien el hogar si somos injustos con los demás, porque el daño que hacemos a otros y a la masa social se colará en nuestro hogar.

¡¡¡EL MUNDO ES NUESTRA FAMILIA!!!

**** CITA CON LOS GRANDES ****

“Los datos no son información, la información no es conocimiento.” – Clifford Stoll, astrónomo y escritor.

“El exceso de información ya es obra de deformación” – Facundo Cabral

“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información” – A. Einstein
“Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante” – Ryzard Kapu

“Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de esos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre” – Carl Sagan.

“La multitud, cuando ejerce la autoridad, es más cruel aún que los tiranos del Oriente” – Sócrates

También te puede interesar

Todo sucede para tu SANACIÓN

Por Isabel María Campillos Pérez.- Qué rico sabe el café cuando lo tomas tranquil@. No ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *