Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » La Esencia

La Esencia

Por Susana Merino.- La vida puede conducirnos a muchos obstáculos,  no siempre resulta  fácil, está llena de retos y acontecimientos adversos que necesitan soluciones, actuando desde el  esfuerzo, sembrando las semillas que nos preparará la cosecha de nuestra vida futura más llena de significado y más plena.

La depresión, la ansiedad y la obsesión son nuestros principales enemigos, y cuando nos dejamos atrapar por ellos, lo que perdemos es la facultad para vivir de forma completa. La vida es para disfrutarla: amar,  aprender, explorar, conquistar…, y eso sólo lo podremos hacer cuando hayamos superado  el pánico que nos paraliza o nos hace huir o peleranos con la propia vida.

La forma de actuar y gestionar ante  la vida  está formado por una serie de características innatas, además  aprendizajes adquiridos a lo largo de la misma, sobre todo los primeros años de vida y a nivel social en la adolescencia, nos marca los episodios vividos y percibidos de forma intensa en nuestra forma de contemplar y gestionar nuestras vidas.

Pero hay formas efectivas para afrontar el miedo y transformarlo en reto. Tras transformar los patrones de  nuestra mente, seremos más capaces de ser  conscientes y disfrutar de todos esos detalles pequeños  y grandes de la vida, podremos amar y permitir que nos amen con mayor intensidad, sin barreras, lo cual nos proporcionará un gran paz interior. «El que tiene un por qué para vivir puede soportar casi cualquier cómo» – Friedrich Nietzche. Pero el primer paso es tu «por qué», el motor que mueve el mundo parte del amor, pregúntate que es lo que amas, en que crees, como puedes ser protagonista de este por qué, encuentra estas respuestas y recursos. Con ello, ¡ cree y persigue tus sueño! Siempre de forma realista y partiendo de la idea de merecerlo ¡Te lo mereces!

Se puede cambiar, y tú puedes hacerlo, pero hay que proponérselo, requiere mantener un esfuerzo constante y tener claro cual es el objetivo que se quiere para poder  lograrlo,  es fundamental saber que cada día somos la mejor versión de nosotros mismos, sin limitarnos ni seguir siendo tan duros con nosotros mismos, relativizando, dejando de exagerar lo que en este momento consideramos negativo y pasando página al pasado lo cual  puede que nos traslade a algo positivo, y buscando soluciones a los sucesos, y aceptando los que no se pueden cambiar, de forma constructiva.. La clave está en saber cual es el motor que  impulsa tu vida.

En Occidente nos cuesta distinguir entre lo que queremos o necesitamos, es lo que nos vende esta sociedad mercantil. No nos damos cuenta de que esta «necesidad  superficial» nos hace más infelices, menos plenos, y más dependientes. Una buena forma para trabajar esto sería hacer un listado de lo que verdaderamente necesitas y verdaderamente quieres, desde aquí priorizar y hacer posible desear la vida de forma razonable, el desear es bueno pero  sin crear dependecia o necesidad. Los logros y aspiraciones materiales no aportan mucha felicidad, al menos  largo plazo,  pero lo que sí lo hace que cobre significado a largo plazo nuestras vidas  es  el efecto de nuestras relaciones con las personas importantes que tenemos cerca., las personas que queremos..

No existen emociones ni buenas ni malas pero si necesarias, es necesario tener momentos de estar abajo para luego estar  arriba, forma parte de nuestro camino.

Es necesario  entender  la esencia para aceptarla o cambiarla y no luchar contra ella.

A continuación os expongo una historia oriental que narra la experiencia de  dos monjes que estaban lavando sus vasijas  en el río quienes vieron que un escorpión se ahogaba.

Un monje lo salvó rápidamente y lo dejó  sobre la orilla. Al dejarlo sobre la arena, el escorpión movió rápidamente su cola y picó al monje, le hizo daño, produciéndole un gran dolor al monje.

Conforme iba disminuyendo el dolor, con el dedo aún hinchado, el monje volvió a la orilla para recoger la vasija . De nuevo vio caer al escorpión al agua, y seguimiento volvió a salvarlo, mientras lo dejaba en el suelo, el escorpión lo volvió a picar.

Su compañero le preguntó el por qué seguía salvando al escorpión sabiendo que su esencia es la de  herir.  El monje le respondió de forma segura y concisa :  auxiliarlo es mi esencia.

Esta historia refleja la esencia de las cosas y la necesidad de aceptarlas tal y como son si no somos conscientes. O siendo conscientes, el poder de elegir entre mantener esta esencia o cambiarla.

Si conseguimos mirar el mundo a través de unos ojos bien abiertos,  en lugar de quejarnos , aceptando el malestar y buscando soluciones o aceptando, valorando  lo que  se ha conseguido por encima de lo que no se ha conseguido, y aprendiendo el propio potencial. Dejando de exigirnos tanto y viviendo el momento, sabiendo que se ha actuado de la mejor forma que se ha sabido o podido en ese momento,  sin juzgar, transformando esos tonos negros a  grises para darle paso a esos tonos de colores tan bellos, desde la paleta de colores que nos vienen dado puede que limitada pero, pero desde aquí nosotros decidimos utilizar, mezclar y crear paisaje de nuestro propio lienzo de vida.

Y recuerda, ¡Tú eres el creador de tu mente!

 

También te puede interesar

La luz que llega al agradecer la oscuridad

Por Ignacio Asención.- Llegará el día en que puedas mirar hacia “atrás” sin miedo, sin ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *