Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » La fuerza inspiradora de Babaji

La fuerza inspiradora de Babaji

Por Ramiro Calle.- Este hombre enseñaba con su presencia y su modo de vida. No necesitaba de palabras, aunque mantuve con él inspiradoras conversacions a pocos metros del contaminado Ganges a su paso por la santa Benarés.

Este hombre lo decía todo con sus elocuentes silencios y con su mirada de infintud. Este hombre era Babaji Sibananda, un gran ser, sobre todo por su humildad, su paciencia y su desapego. Él hacía verdad aquello de que  nada hay tan elocuente como el silencio. Su sentido del humor era contagioso; sentarse a su lado era sentirse confortado y contento.

Me entregó en un cuadernito de hule con pastas rojas sus más reveladores pensamientos, que han aparecido en un libro titulado EL MISTERIO DEL PLANETA ( Editorial Ela). Desencarnó poco más de un mes después que lo hiciera mi hermano Miguel Ángel y recibí la noticia por teléfono de mi buena amiga Cristina Lázaro.

Dos perdidas de seres muy amados en pocas semanas. El gran periodista y alma de místico, Jesús Fonseca, escribió una sentida gacetilla sobre mi hermano Miguel Ángel titulada «Pasó por la vida haciendo el bien», aplicable también a Babaji Sibananda.

Ninguno de los dos temía la muerte, como buenos guerreros espirituales que eran. No llegaron a conocerse en este plano, pero de haber otro supramundano, seguro que ahí se han conocido y han hecho una inmensa amistad, realimentada por el magnífico sentido del humor del que ambos hacían gala y de la bondad de corazón que a ambos impregnaba.

Babaji era dueño de una personalidad extraordinaria, y sabía lo mismo estar sin estar que ser de todos y de nadie en demasía. Muchos pasaban por su lado sin ser capaces de valorarle e incluso se permitían con él bromas de muy mal gusto o aleccioanarle  en un lenguaje cheli, abusando de su ´prístina inocencia y su información completa sobre el castellano. Era ductil y a la vez firme.

Descubrí en él que tenía una gran devoción por la Shakti o Energía Cósmica, igual que Ramakrishna declaraba: «A lo que otros llaman Dios yo prefiero llamarle Madre». No dejaba de recordarme: «El camino más directo hacia el Ser es la meditación». Sus consejos siempre me servían de recordario y despertador: «Ramiro, haz yoga, medita, estáte tranquilo, no te alteres nunca».   A veces fijaba intensamentre sus hermosos ojos en los míos y aseveraba: «Aunque no entendamos nada, debemos saber que lo esencial de esta vida es la ayuda a los demás y conseguir la paz interior».

Vivía conectado con el presente, abierto a cada momento, sabiendo asir y soltar, comportándose de una forma muy natural y a veces, cuando lo creía oportuno, contestando a los que le preguntaban de un escurridizo modo zen. Se ganaba la simpatía de la mayoría de las personas, porque no tenía aristas, pero cuando llegaba el caso sabía ser muy firme, a pesar de su lamativo sentido del humor. Era muy crítico, desde le cuanimidad, con los falsos gurus de masas, que solo pensaban en fundar ashrams y pasearse pavoneándose por el mundo.

Muchas veces me dijo: «Los auténticos yoguis siguen estando en sus cuegas o en los bosques, y no se dejan ver. No necesitan ir a buscar discípulos, como la flor no tiene que prseguir a la abeja». Por encima de todo valoraba el amor incondicional, si bien, como era un místico muy realista (con la cabeza conectada con lo Alto pero los pies bien puuestos sobre el suelo), se lamentaba diciendo: «El amor es una preciosa orquidea que está en muy pocos jardines». Tambien me recordaba: «Lo más importante para un yogui es la fuerza interior». Y su fuerza, innegable, siempre me ha inspirado, aun en los días más difíciles o en las situaciones más complejas.

En el centro de yoga tenemos muchas fotografías de Babaji y los alumnos se quedan fascinados con esos ojos abismales que nos hacen entrar, como por un ojo de buey, al infinito.

Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

 

También te puede interesar

Optimismo: ¿misión imposible?

Por Marcia Lagasse.- Espionaje político, guerra en Ucrania, violencia de género, corrupción, inflación, cambio climático, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *