Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » La mujer está ahí

La mujer está ahí

Por José Antonio Cordero.-  Al ver el supremo valor de una madre se ve también el valor de la Ley Natural en su poder creativo. La Todopoderosa Naturaleza se deja ver a través del corazón de una madre.

El valor de una madre es inmenso, tanto como para decir que para una mujer nada debe ser imposible.

El bebé se tranquiliza en los brazos de la madre, su hambre desaparece y después llega el placer de descansar en su regazo. Ahí se llega a la gloria, y el sentimiento de protección aparece. La madre educa a que seamos autosuficientes, primero nos enseña a caminar, después aprendemos ‘la separación-ligada’ y que se da cuando el niño juega en su habitación y sabe que la madre está en casa, así se siente feliz, seguro y protegido. Un niño llora y sufre, si no encuentra a su madre. Las teorías que buscan el desapego del niño hacia la madre no evitarán que de mayor sea experto en insensibilidad. Al romper la sensibilidad hacia la madre también se rompe la sensibilidad hacia la madre tierra.

Las sociedades insensibles sufren por su embrutecimiento, viven alocadamente y de delinque o se malversa con tanta facilidad y falta de escrúpulo como se ignoró a la mujer. La humanidad sufre por su desvinculación con la Madre Naturaleza.

Un niño sin una madre no será feliz, un joven sin su madre tampoco, una persona mayor tampoco. ¿Es que la madre nos enseñó a estar colgados de su teta continuamente? No, pero ningún ser humano sentirá plenitud sin haber encontrado el apoyo maternal y en los casos de deficiencias notables en madres que no asumieron bien su papel, por ignorancia o por motivos traumáticos, se hace más necesario la alianza con la madre naturaleza. No deberíamos desligarnos nunca de ninguna de ellas.

La mujer es como la tierra, después de dar una cosecha es capaz de crear muchas más. Una mujer puede dejar de ovular a una edad avanzada pero su cualidad de mujer estará siempre presente. Cuanto más evolucione una mujer más evolucionará la vida. Cuántos más castigos reciba más castigos recibirá su sociedad. La humanidad se rompe cuando herimos o lapidamos la dignidad de la mujer.

Maltratar a cualquier mujer es un karma que se paga considerablemente, independientemente de la actuación de la justicia, la vuelta del karma será inevitable. Las culturas que no dignifican a la mujer son culturas muy brutas, con poca sensibilidad y un dato muy curioso: son muy carnívoras.

Difícilmente encontraremos a sociedades que no respetan a las mujeres y que respeten a los animales. Menos respeto a las mujeres y más grande serán los mataderos de animales.

Todos nacimos para ser libres y alcanzar la plenitud de la vida. Aprendimos a hablar con la madre como debimos aprender a comunicarnos con la madre Natura, la primera cosa que aprendimos fue sentir a la madre, después empezamos a olerla, saborearla, verla y por último entender su lengua. El primer paso con la madre Naturaleza es igual, hay que aprender a sentirla, de otra forma no se sabrá verla ni apreciar la importancia de sus alimentos. La conexión con la Madre Natura nutre más que sus propios alimentos.

¡¡Una alianza plena con la naturaleza sacia toda necesidad!!

La comida saciará el hambre de hoy pero no evitará el hambre al madrugar. Buscarse para saciar los apetitos personales no dejarán de ser ‘actos insaciables’.

Tener una alianza plena es mejor que una alianza en el dedo.

A una mujer no se puede ir con engaños, ni con falsas apariencias, ni con tantas fantasías dialécticas que tan de moda están hoy en el mundo espiritual. No hay acercamiento sin naturalidad, sin simplicidad, sin inocencia. Debemos expresar el lenguaje del corazón porque es lo único que nos hará comprender la naturaleza de la vida que permite hacer nuestros viajes por los mundos de Dios, sin romper lazos.

La unidad es la negación de la separación. Un kilómetro es la misma separación que un millón de kilómetros, la separación se da hasta con un milímetro. Un pensamiento de separación o un acto de maltrato es como un cristal que acaba de romperse, difícil es recomponerlo.

La mujer debe alcanzar pronto la Unidad para que la humanidad alcance pronto la Unidad. La insuficiente educación y baja cultura que recibe una mujer es la consecuencia del caos social y del hambre en el mundo.

El dirigente que invierte mucho para evitar daños y muertes por violencia de género es el prototipo de dirigente que no supo invertir en educación basada en la consciencia. Más vale un gramo de prevención que toneladas de medidas que no evitarán muertes. ¡Dirigentes: aprended cómo evitar las desgracias. Dad valor a la vida, dad valor a la mujer!

El dirigente que menosprecia el desarrollo de la consciencia es un derrochador de fondos públicos.

¿Y el hombre dónde debe estar? Demuestra tu orgullo varonil y tu fuerza caminando y abriendo los duros caminos, harás un gran favor a las mujeres y a toda la humidad. Construye el dulce hogar para tu mujer, construye la escuela para tus hijos, construye salud para no tener que construir más hospitales, ármate de paz para no tener que armarte con fusiles. Dejad las peleas del hogar y desaparecerán las peleas en las calles. “Porque la vida no debe volver a ser nunca más una lucha”.

¡¡Madre de mi Corazón!! ¡¡Mujer en mi corazón!! ¡¡ Amada Madre Natura!! Mi vida en ti está bien asegurada.

¡¡Hay que reconstruir el mundo sabiendo que la mujer está ahí!!

También te puede interesar

¿Crees en los Ángeles?

Por Jorge Bechara.- Los ángeles son seres o espíritus puros creados por el Universo para ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *