Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » La noche oscura del alma: Pequeña guía para transitarla

La noche oscura del alma: Pequeña guía para transitarla

Por Aroma a mora.- La tristeza, la duda, la confusión, son todas emociones humanas, hacen parte de tu naturaleza y, por tanto, si las juzgas estás rechazando una parte de ti misma, lo que te lleva a sentirte más triste, temerosa y confundida. Así, un primer paso para salir de ese círculo vicioso es atreverse a tramitar tus emociones desagradables, buscando un delicado equilibrio entre respetar tus ritmos, ser paciente contigo misma y mantener el foco en aquello que te reporta paz.

Con el despertar colectivo de la Consciencia es cada vez más fácil que encuentres esos equilibrios y te reconectes con las vibraciones sutiles que guían nuestro planeta, sin embargo, hay momentos en los que no importa lo que hagas, nada parece salirte bien, es lo que coloquialmente se conoce como una mala-racha. Pues bien, si sientes que podrías estar pasando por un ciclo así, te propongo esta pequeña guía.

Comencemos con un cuestionario, tal vez te ayude a entender mejor dónde te encuentras, para que sepas qué rumbo tomar, recordando que uno de esos rumbos podría ser el reposo. Respira profundo, regálate este momento para parar y hacer un balance de tu vida, ten en mente que no hay respuestas buenas ni malas, no te cohíbas y responde con total honestidad:

  1. Constantemente te ves asaltadas por pensamientos del tipo: ¿Qué me está pasando?, ¡Nadie me comprende!, ¡No sé hacia dónde va mi vida! SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  2. Te sientes cargada, no consigues tener un sueño reparador, tu universo onírico se ha vuelto confuso, o de plano sientes como si no soñaras. SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  3. A tus ojos, el mundo parece haber perdido brillo, ya no te satisfacen hábitos y compañías que antes te entusiasmaban. SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  4. Sientes cambios en tu físico: en el peso, el semblante, el cabello, como si te vieras más ajada de un día para otro. SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  5. De manera regular estás envuelta en acontecimientos inexplicables, algunos de ellos con resultados desagradables: pérdida, daño o robo de objetos, pequeños accidentes, malos entendidos con extraños e incluso con personas cercanas, conexiones repentinas con animales u otros símbolos y elementos de la naturaleza. SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  6. A medida que vas identificando patrones en los sucesos desagradables que “te acontecen” (comunes y/o inexplicables), tu ego se va haciendo menos defensivo, y te abres a los cambios que la Vida te propone. SÍ (_) NO (_) A veces (_)
  7. Así te sientas confundida, y pueda parecerte que la comunicación con tus Guías se ha deteriorado, en ocasiones te sobrecoge una sensación de paz, la certeza de que todo está bien, incluso cuando todo a tu alrededor parece indicarte lo contrario. SÍ (_) NO (_) A veces (_)

No está de más mencionar que en estas líneas estoy exponiendo mi visón personal, así que no se trata de un ejercicio determinista, nadie conoce tu mundo interior mejor que tú.

Si respondiste de manera afirmativa la mayoría de las preguntas, recibe mi abrazo de Corazón, puedo imaginar por lo que estás pasando porque también he estado allí, así que créeme, no estás sola; ahora, hay muchos matices en ese estado, y creo que una clave para entender mejor por lo que estás pasando se encuentra en las dos últimas preguntas, me explico:

Si respondiste SÍ a la mayoría de las interrogaciones 1 a 5, pero lo hiciste de manera negativa a la 6 y 7, tal vez en los últimos tiempos has bajado tu frecuencia, no debes sentirte culpable, a todos nos pasa eventualmente, lo importante es reconocerlo y pedir ayuda, para poder tramitar los pensamientos y emociones que desencadenaron ese estado, conocido informalmente como depresión. Sé que es difícil, pero te aconsejaría que trates de no aislarte, todavía nos falta mucha cultura en materia de salud mental y emocional, cuando nos abrimos a tratarla con la naturalidad que merece, contribuimos a que deje de ser un tabú.

Continuando, si adicionalmente te identificaste con las cuestiones 6 y 7 me parece que podrías estar aventurándote en ese territorio escabroso que tanto tememos y evitamos: la Noche Oscura del Alma, tal vez es esa la razón que te atrajo hasta aquí. En ese caso te tengo dos buenas noticias, la primera es que antes de ti millones de personas han emprendido ese viaje, ellas y ellos nos han dejado valiosísimas indicaciones a lo largo del camino, ábrete con humildad y gratitud a recibirlas.

La otra buena noticia, que de hecho es una excelente noticia, es que la semilla que habías plantado –a través del cultivo de tu Ser– ha germinado, ahora necesita adentrarse en la oscuridad del suelo para echar raíces, nutriéndose con confianza mientras espera el momento propicio para brotar a la superficie. Puede que tu ego aún no consiga entenderlo, pero el Universo escuchó tu anhelo más profundo y conspiró a tu favor, ayudándote a estar en el momento correcto, en el lugar correcto, con las personas correctas, para que finalmente superes tus miedos y apegos más arraigados.

No voy a mentirte, no es un proceso sencillo, como el parto, es un llamado a atravesar un umbral con dolor, para darte a Luz; trata estar enfocada en eso que te aguarda del otro lado: tu versión más libre y amorosa, mereces ese presente, es tuyo, es tu Presente, eres tú, puedes sentirlo en esos preciosos momentos en los que te acoge la Paz y la confianza, aún en medio del caos y la confusión aparentes… como reza el adagio, “no hay hora más oscura que justo antes de amanecer”.

Por eso, me despido con la certeza de que vas a lograrlo, vas a encontrar el camino de regreso a ti misma, y al hacerlo vas a elevar la vibración de nuestra amada Gaia, infinitas gracias por eso, mucha Fuerza, Foco y Fe.

También te puede interesar

La respiración abdominal: fuente de quietud

Por Ramiro Calle.- Siempre hemos escuchado en la tradición del yoga: así como pensamos, así ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *