Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Las personas dependientes y sus familias

Las personas dependientes y sus familias

Por Xabier Grandío.- Ayer estuve leyendo un artículo referente a un libro que había escrito un conocido periodista español. En su caso personal, explicaba lo que había significado su vida desde que nació su hijo con parálisis cerebral y todas las emociones encontradas que había experimentado a lo largo de estos años, tanto desde el dolor, como desde el amor como desde el egoísmo. Fue un escrito tremendamente honesto y he de reconocer que me conmovió.

Aunque tenemos casos de personas dependientes desde la infancia (como el caso que acabo de exponer), en una sociedad en la que aumenta paulatinamente la esperanza de vida, las enfermedades infecciosas dejan de ser la principal causa de muerte de las personas y pasan a serlo otras como las degenerativas, que son consecuencia de la mayor longevidad. Por lo tanto, la tendencia natural es que cada vez hay más personas dependientes y en casi todas las familias nos encontramos algún caso de este tipo.

Normalmente, las personas dependientes suelen estar en casa con la familia hasta que no queda otro remedio que llevarlas a una residencia y, créanme, cuando se toma tal decisión es muy doloroso. Cuando es posible tenerlo en casa, la vida de la familia queda limitada porque siempre tiene que haber alguien a disposición de la persona dependiente para cuidar de ella y, por lo tanto, el reloj pasa a depender, en parte, de sus necesidades.

Al hecho de tener que estar pendientes de los horarios de su familiar, se unen los sentimientos de desgaste psíquico y frustración que existen en muchos casos, porque a veces sucede que estas enfermedades van a peor y, por lo tanto, el familiar siente que lo que hace “no sirve de nada”. Muchas veces he pensado que los familiares que están cuidando de la persona dependiente necesitan tanta o más ayuda porque la tensión que sobrellevan en muchos casos acaba generando depresiones e incluso somatizaciones físicas; llegados a ese punto, es muy importante buscar algún tipo de solución porque, al fin y al cabo, la situación del enfermo no va a mejorar si el ser querido acaba enfermando también.

En la medida de lo posible, algo que puede ayudar a las familias de personas dependientes es asumir que, en ningún caso, ellos son los culpables de la situación que se está dando y, cuando es imposible mantener al ser querido en casa, pensar que lo mejor tanto para el enfermo como para ellos es que esté donde lo puedan cuidar en condiciones. En todo caso, cuando se toma la decisión desde el amor a nuestros seres queridos suele ser lo acertado.

También te puede interesar

¿Qué es escuchar para tí?

Por Sandra Cano.- Escuchar es aceptar lo que el otro nos comunica sin juzgarlo, sabiendo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *