Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » LOS HOMBRES-CAFRE

LOS HOMBRES-CAFRE

hombre-cafrePor Ramiro Calle.- Mi refiero en concreto al hombre, no a la mujer. La historia del hombre es realmente espantosa. ¡Y  a esto que hemos conseguido le llamamos civilización!. Y sobre todo la historia del hombre-cafre, el que es zafio, cruel, malevolente y bárbaro.  A lo largo de la historia, el hombre ha sembrado el planeta de sangre, no ha dejado de combatir, someter, explotar, denigrar, abusar de las mujeres y humillarlas, aprovecharse de los niños, traficar con seres humanos, armamento, medicamentos falseados y drogas.

El hombre-cafre ha originado todo tipo de carnicerías, asesinando seres humanos y animales, fomentando divisiones y odios, desigualdades sociales y todo tipo de enfrentamientos salvajes, basados en vacías o artificiales ideologías. Ha promovido y ejecutado ablaciones, violaciones, hambrunas. Ha matado en masa y en nombre de Dios. Ha emprendido injustas e ignominiosas cruzadas. El hombre-cafre es putrescible, trata de conquistar puestos de poder para seguir explotando a los otros y enriquecerse, no repara en masacrar y mira solo por sus espúreos intereses. Se las arreglan los hombres-cafre de tal modo que aún siendo minoría logran hipnotizar y manipular a la mayoría y ponerlas  de su lado e instrumentalizarlas.

Si  hubiera reencarnación y yo naciera como mujer, y si fuera posible elegir, lo haría en un país donde la mujer no fuera utilizada como un animal  de carga mientras los hombres hogazanean a sus anchas; en un país donde no me cosieran los labios del sexo ni los soldados de los países «civilizados» me sometieran a violaciones de guerra o me torturasen o matasen a mis hijos, incluso atribuyéndose el rango de abanderados para la defensa de los derechos humanos. Si reencarnase como mujer, no viviría a través de los sueños, deseos y patrones de mis padres, mi marido o mis hijos,sino a través de los míos propios: no me dejaría aprisionar en las descripciones de los demás sobre mí y haría por vivir mi propia vida.

Si reencarnase como mujer no trataría de imitar lo peor de los hombres, ni de militar en furibundas asociaciones feministas que tal pretenden, sino de reafirmar mi femeneidad, mi privilegio de ser mujer y la defensa de mis derechos primordiales. ¿Qué necesidad tiene la mujer de parecerse al hombre si tiene el privilegio de ser mujer? Evitaría las relaciones sentimentales con toreros, cazadores o depredadores y preferíría siempre a un Francisco de Asís que al prototipo de hombre prepotente y fatuo. En cualquier caso, tendría los hijos responsablemente y no mecanicamente y  porque las pautas sociales inviten a ello, y trataría de procrear con hombres sensibles, lúcidos, compasivos, para evitar, como dijera Ortega y Gasset, que la humanidad siga siendo mediocre porque muchas mujeres eligen hombres mediocres.

Claro que lo peor y más inexcusable es procrear con hombres-cafre, arriesgándose a que esos hijos sean tambien condicionados, manipulados y dirigidos por este tipo de individuos que, si alguna vez de verdad hay una sociedad lúcida y compasiva, caerán por su propio peso. Mientras tanto, viendo cómo aún en el siglo XXI se trata a las mujeres y se las asfixia y esquilma en una sociedad dirigida por hombres y a menudo por hombres-cafre, reencarnar como mujer sigue siendo no poco arriesgado, así que tendré que pensármelo y tal vez elija renacer como mi siempre respetado y querido gato Emile. Si las lágrimas de todas las mujeres maltratadas  pudieran recogerse, no habría en este planeta suficientes océanos para contenerlas.

También te puede interesar

¿Crees en los Ángeles?

Por Jorge Bechara.- Los ángeles son seres o espíritus puros creados por el Universo para ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *