Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Mi felicidad está en el futuro

Mi felicidad está en el futuro

Cuando mis hijos terminen la carrera, seré feliz.

Cuando tengan trabajo mis hijos de lo que han estudiado, seré feliz.

Cuando me pueda comprar el híbrido ese como el del vecino ¡verás que bien!

Ya tengo el híbrido, mis hijos han estudiado y tienen un buen trabajo; sin embargo veo que me falta algo; ¿tal vez esa tele nueva que ha salido con esa resolución y sonido envolventes…?

Tengo la tele, ¡a ver, si la niña me hace pronto abu, me apetece tanto!

¿Y si vamos de vacaciones? Casi todas mis amigas han ido al crucero ese del Mediterráneo, podríamos ir al de las islas griegas ¡verías que puntazo!

¡Ufff, tengo todo lo que quería, incluso el viaje soñado! ¡Y…no soy feliz! Tengo un enorme agujero en el pecho, que parece llenarse de aire y me comprime el pecho impidiéndome respirar.

¿Qué me falta?

Estoy cansada de competir, de desear, de esperar, de estar segura que la felicidad esta a la vuelta de la esquina o del último deseo.

No es cierto, es eternamente falso.

Quiero estudios para los niños; los tienen, pues ahora quiero trabajo para ellos; lo consiguen pues ahora que encuentren pareja; pues ahora deseo un viaje, lo hago; pues ahora…

Sigo esperando la felicidad en el futuro y cuando este se hace presente no es lo que yo esperaba.

Mi felicidad imaginada, soñada, deseada… está por encima de la prosperidad, suerte, bienestar.

Cuando consigo lo buscado, mi meta vuelve a situase en el futuro y así en una eterna cadena insatisfecha de consumismo sin sentido.

Por supuesto que quiero lo mejor para mis seres queridos, sin embargo tal vez mis deseos para con ellos son solo eso, mis deseos para con ellos, ¿les he preguntado cuál es su meta?

Por supuesto que no está mal desear un viaje, un coche, un… no obstante si es por “ser igual que…” o “más que…” deberíamos de pensar realmente si lo necesitamos, si estamos dispuestos a pagar ese precio por ese producto/vivencia y si vale la pena.

Sobre todo debemos de dejar de cargar a los demás con la carga de ser responsables de nuestra felicidad; de cumplir con lo que nosotros deseamos para con ellos. Debemos aprender a ser responsables de nosotros mismos, de nuestros actos y palabras y con ellos aprender a ser felices.

Respira el presente sin anhelar el futuro, sin añorar el pasado. Aceptando los vaivenes de la vida, sonriendo y abrazando nuestros errores y aciertos.

Respira bajo la lluvia, sonríe cuando el sol caliente tu piel, asiente cuando la brisa roce tu cuerpo…

Estos pequeños placeres al alcance de todos, pueden marcar tu línea de felicidad, más que las ansias por poseer lo material.

Y tú ¿Qué piensas?

Rosa Francés Cardona (Izha)

También te puede interesar

Conectar con la naturaleza

Por Gabriel Gil.- Es fácil entender que estamos hechos de lo mismo que los animales, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *