Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Mil trescientas personas ya están cambiando el mundo

Mil trescientas personas ya están cambiando el mundo

Mil trescientas personas ya están cambiando el mundo
Mindalia.com

Muchas veces te habrás preguntado que puedes hacer para mejorar las cosas. Desde pequeño te han enseñado, como a todos nosotros, que tú puedes hacer muy poco para cambiar el mundo. Y yo te digo que te han engañado. En Mindalia.com, la red social de ayuda altruista a través del pensamiento, puedes unir tus pensamientos positivos a los de mil trescientas personas de todos los países y creencias que ya forman parte de esta comunidad planetaria. Todos nosotros estamos ya mejorando el mundo con nuestros  pensamientos positivos. ¡Créetelo! ¡Se puede hacer! Porque, muy por encima de otras cosas, lo que más cuenta son tus pensamientos.

Todo lo que te rodea, lo que ves y lo que no ves, funciona así: tus pensamientos y emociones influyen de una forma determinante sobre los trillones de células que dan vida y soporte a tu cuerpo y sobre todos los acontecimientos diarios de tu vida. Asimismo, tus pensamientos, unidos a los de un grupo pequeño o grande de personas, influyen sobre el resto de personas que viven en el planeta y afectan de una forma muy importante a los hechos que nos acontecen a todos, ya sean locales o a escala planetaria.

¿Pides pruebas? Te las doy. Sólo dos ejemplos. El primero, individual: ¿Te has dado cuenta de lo mucho que te afectan físicamente tus propios sentimientos, hasta el punto que cuando te entristeces por algo, al poco, este sentimiento puede ser capaz de provocar ríos de lágrimas en tu cuerpo físico? Quizá te hayas acostumbrado a verlo como algo “normal”, pero no es ni más ni menos que el poder de tus pensamientos en acción. Imagínate lo que sucede en ti cuando sientes odio, ira o cualquier mal pensamiento.

El segundo ejemplo, colectivo: Se han llevado a cabo numerosos experimentos en los que varios centenares de personas habían meditado, con el objetivo de reducir la violencia de una determinada ciudad o zona. En todos los casos bajaron las tasas de criminalidad y conflictos en las zonas elegidas, con relación a periodos anteriores.

Tus pensamientos, todos los pensamientos que tienes tú y cada una de las personas que forman parte de la comunidad de Mindalia.com, envían ondas que se transmiten como cuando dejas caer una piedra en un estanque. Un solo pensamiento produce una vibración pequeña, pero miles de pensamientos iguales producen una vibración mucho más grande, creciendo exponencialmente por la resonancia que produce la misma polaridad de los pensamientos positivos.

Si quieres cambiar cualquier cosa, empieza por ti mismo. Observa tus pensamientos y como afectan al clima mental colectivo. Si en Mindalia.com crecemos y somos muchos más enviando y recibiendo pensamientos positivos de todos los lugares del planeta, compartiendo sentimientos de paz, alegría y perdón, entonces estos pensamientos y sentimientos llenaran cada vez más el ambiente mental y emocional colectivo y mejoraremos mucho más rápido el mundo y a las personas que lo habitan.

Todo depende de ti, de cada uno de tus pensamientos. Todos juntos, a través de Mindalia.com, somos poderosos y fuertes. Mucho más de lo que te habían contado nunca. Ya no tienes ninguna excusa. No te hace falta ningún dinero, no necesitas mucho tiempo. En Mindalia.com tienes en tus manos el poder de cambiar ahora mismo el mundo. Eres la gota que puede colmar el vaso y expandir el cambio positivo que todos necesitamos.

Entra a mindalia.com y encuentra el verdadero poder de tus pensamientos positivos.

También puedes seguirnos a través de los siguientes canales sociales:

www.facebook.com/mindaliacom   /  twitter.com/mindaliacom / www.youtube.com/mindaliacom

También te puede interesar

Sobre la muerte – Una reflexión personal

Por Natalia Silvestrini.- Hace ya mucho tiempo -no sabría decir cuánto- que creo que lo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *