Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Mira de otra forma tus pies

Mira de otra forma tus pies

Por Rosa francés Cardona (Izha).- ¿Alguna vez te has parado a pensar que significan/representan nuestros pies?

¿Alguna vez les has dado las gracias?

¿Alguna vez te has detenido a observarlos?

¿Les envías energía, mimos de vez en cuando?

El uso continuado de tacones, zapatos, suelas sintéticas, la falta de costumbre de caminar descalzos, nos perjudica a nivel de conexión y energía.

Los pies representan nuestro camino, el contacto y el enraizamiento con la energía creadora de la madre tierra; están también por ello, conectados con las relaciones maternas.

Los pies son la única manera de conectarnos con la energía de la madre tierra, pues ella a diferencia de otras energías sólo la pone a nuestra disposición a través del contacto.

Así pues luego haremos un ejercicio de enraizamiento para poder conectar con la energía de Gaia.

Los pies nos llevan a los lugares, aguantan nuestro peso; a nivel energético nos dan estabilidad, nos ayudan a sentir seguridad, nos dirigen hacia los objetivos, deseos, direcciones.

Cuando un pie derecho es más fuerte que el izquierdo, nos dice que somos más racionales que intuitivos; si están vueltos hacia fuera nos indican que dispersamos, que a veces estamos confundid@s ante el camino correcto; si nuestros pies están vueltos hacia dentro, nos indican resistencias ante las directrices y caminos de nuestra vida; si notas dolor al detenerte o descansar, significa que te sientes culpable por ir despacio, que no te permites parar para recuperar energía; si notas dolor al avanzar, significa  que sientes que no tienes los medios necesarios para avanzar hacia tu futuro, y que te cuesta dar los pasos necesarios porque temes equivocarte.

¿Te duelen los píes? Deberás de ralentizar tu paso, tal vez te están indicando que tu cuerpo va a 1.000 por hora y tus pies te piden que frenes, antes de sufrir un percance.

¿Tienes los píes hinchados? Deja fluir tus emociones, reprimirlas hace que se acumulen y dañen tu organismo.

¿Tienes los píes fríos? Repasa las relaciones maternas, tal vez son frías y distantes, piensa que puede ser el momento de acercar posiciones.

Esto sólo son pinceladas para hacernos ver la importancia de amar, agradecer y aceptar a nuestros muchas veces maltrechos píes.

Si los cuidamos desde el amor, ellos en agradecimiento nos llevarán por los senderos correctos de la vida.

Ejercicio para enraizarnos:

POSICIÓN:

Pies descalzos en contacto con el suelo.

De pie, ojos cerrados, espalda recta, cuello y hombros relajados, brazos separados de los costados manos y dedos apuntando al suelo, rodillas flexionadas, pies abiertos, alineados con los hombros.

REALIZACIÓN:

Busca un lugar silencioso.

Desconecta móviles y avisa que no te molesten.

Pon música suave.

Ahora espira profundamente 3 veces, mientras ve realizando un chequeo de tu cuerpo y tu mente.

Repasa la cara, la parte posterior de la cabeza; el cuello, los hombros, los brazos, las manos, los dedos de los pies; sigue respirando tranquilamente; la espalda, el pecho, la barriga; los muslos, pantorrillas, pies, dedos de los pies; sigue relajando las tensiones mentales, aleja los pensamientos. Sólo respira.

Vuelve ahora toda tu atención a los pies.

Asegúrate que los pies están firmes sobre el suelo, abre los dedos de los pies, vuelve a recolocarte si es necesario.

Imagina que de la planta de tus pies surgen unas gruesas raíces, largas y profundas, visualiza como crecen y se introducen en la corteza terrestre, atravesando las profundidades de la Tierra hasta llegar a su núcleo incandescente, donde arraigan con gran fuerza.

Conectas con la energía de la Tierra y sientes como su energía sube por las raíces que acabas de crear hasta los pies; una vez en los pies, sigue subiendo por las pantorrillas, muslos, cadera, vientre, pecho, espalda, manos, brazos, hombros, cara, cabeza.

Toda esta energía aporta a tu cuerpo todo lo que  necesitas en estos momentos:

  • Prosperidad
  • Seguridad
  • Tranquilidad
  • Paz
  • Lo que necesites

Sigue con los ojos cerrados y respirando de forma pausada y tranquila, atesora las sensaciones recibidas.

Agradece toda la energía recibida.

Y esta noche antes de acostarte dedícales unos minutos con un buen aceite hazles un masaje mientras les agradeces todo lo que hacen cada día.

Rosa francés Cardona (Izha)

También te puede interesar

Espejo para despertar aquí y ahora

Por Cristina Victoria Ellis Aguilar.- Holi como tas? Nos han programado para que nuestra Mente ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *