Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Mother is at home

Mother is at home

madrePor José Antonio Cordero.- Descubrir la verdadera naturaleza de una madre es sentir el valor de la Ley Natural en su poder creativo. La Todopoderosa Naturaleza se deja ver en una madre cuando el corazón se abre plenamente.

Una madre no se pierde nunca, aunque llegue su momento para decir adiós, pero es un adiós que es solo para los sentidos, los ojos no vuelven a ver su figura, su olor, su tacto, su voz. Hace dos siglos no sabíamos grabar ni fotografiar, pero siempre se puede descubrir la verdadera naturaleza materna, en la vida nada es imposible, se pueden reproducir muchas experiencias y si se hila más fino se puede seguir manteniendo el contacto, porque nada se destruye, se transforma. Llamamos corazón al sentimiento más fino, al momento donde el pensamiento dio paso a la experiencia del sentir profundo, sin palabras, sin imaginaciones mentales. En un sentir profundo predominan el Amor y la Bienaventuranza plena, en esa máxima felicidad y luminosidad las motas de oscuridad no encuentran espacios para interferir, la tristeza no ocupa lugar. La tristeza se cuela e invade mentes y corazones cuando pasan por momentos débiles. Un cuerpo se ahoga en sus fluidos cuando hay una insuficiencia renal grave, una mente se ahoga en su propia insuficiencia mental. Hemos nacido para disfrutar y no para sufrir. Los patrones están en la Madre que al principio amamante y luego toma los alimentos de la gran madre tierra. El cuidado materno es único e inigualable.

A las sociedades educadas en patrones de nostalgias les resulta muy difícil no sufrir cuando llega la muerte de la persona amada. Hay demasiada nostalgia, mucha melancolía; se sufre demasiado cuando se pierde la conexión interna y se anhela tocar y ver.

El bebé se tranquiliza en los brazos de la madre, su hambre desaparece y después llega el placer en su regazo. Ahí estamos en la gloria, nos sentimos protegidos, nada falta en los brazos de la madre. Pero no podemos seguir así cuando tenemos 20 años, o 40 años ¡qué vergüenza materna sería tener un chiquillo cuarentón! La madre educa a que seamos autosuficientes, primero nos enseña a caminar, después aprendemos ‘la separación-ligada’ y que se da cuando el niño juega en su habitación y sabe que la madre está en casa, así se siente feliz, seguro y protegido. Maharishi comparaba este “Mother is at Home” con la capacidad de actuar, de hacer cualquier cosa, desde el sentir profundo, no importa en qué lugar estemos si de verdad estamos ligados internamente con las leyes naturales. Un niño llora, sufre, si no encuentra a su madre y el hombre hace mal las cosas cuando no tiene el apoyo de la ley natural. Hay teorías para forzar el desapego con los niños que luego no evitarán ser de mayores especialistas en insensibilidad. En la ruptura de la sensibilidad se rompen los lazos maternales y se destroza la madre tierra. Las sociedades insensibles están embrutecidas, sufren, viven alocadamente y pueden delinquir o malversar con tanta facilidad como fueron enseñadas a olvidar a sus madres.

Un niño sin una madre no será feliz, un joven sin su madre tampoco, una persona mayor tampoco. ¿Es que la madre nos enseñó a estar colgados de su teta continuamente? No, pero ningún ser humano es capaz de sentir plenitud sin la continuidad y el apoyo maternal. El papel físico de la madre es único, pero la Inteligencia Pura que hizo a la madre también hizo una extensión maternal con la Naturaleza de la cual no deberíamos desligarnos nunca.

El rol de la madre evoluciona y cuanto más grande es, más protección encontraremos todos en ella. En inglés se define muy bien su rol evolutivo: mother, grandmother, great grandmother, como madre, abuela, bisabuela, con los años avanza su poder. La madre como la tierra, después de una cosecha es capaz de crear muchas más. Una mujer puede dejar de ovular a una edad avanzada pero su cualidad maternal está presente en su corazón eternamente, es la inmortalidad materna. Una madre evoluciona siempre y hace evolucionar la vida, cuanto más cuidemos a una mujer más progresará una sociedad, cuanto más la castiguemos, más deterioro habrá. Las niñas deberían ser educadas para ser lo que son realmente: Madres Divinas

Si la cualidad maternal está presente en una madre o en la propia Naturaleza ¿por qué nos sentimos huérfanos o nos desmadramos? Precisamente por la ruptura con la madre. Siendo bebés necesitamos su regazo, siendo niños necesitamos sentir que está en casa o cerca, siendo jóvenes igual. La emancipación no rompe lazos maternales. El lazo debe existir siempre, de otra forma vendrán los problemas. Ningún niño sin su madre, ningún hombre sin su Madre Naturaleza, cada una tiene su momento en la vida, las dos siempre están. La que nos engendró tiene su momento de marcha, pero nunca se pierde. La conexión con la Madre Naturaleza es nuestro internet con ella. Maltratar a cualquiera de las madres es un acto que se auto-paga con mucho sufrimiento.

Todos nacimos para ser libres y alcanzar la plenitud de la vida. Aprendimos a hablar con la madre como debimos aprender a comunicarnos con la madre Natura, el primer lenguaje que aprendimos de nuestra madre fue sentirla, después empezamos a olerla, saborearla, verla y por último entender su lengua. El primer paso con la madre Naturaleza es igual, aprender a sentirla, de otra forma no se sabrá verla ni apreciar la importancia de sus alimentos. La Madre Natura nutre más que los propios alimentos y en su regazo estaremos cuando sepamos vivir en plena alianza.

¡¡Madre de mi Corazón!!, sé que ahora has dado un paso grande en tu evolución, sé muy bien que ahora es un momento importante en tu vida y tus respuestas me llegarán en el dulce sueño de vivir, de sentir la eternidad. Eres la ganadora del tiempo. Es el momento de tu vida, y ahora es el momento del “Mother is at Home”, que nunca ha de faltar a nadie, el sentimiento de “Mamá está en casa”, es la comunicación esencial, sin palabras. A una madre no se puede ir con engaños, ni con falsas apariencias, ni con tantas fantasías dialécticas que tan de moda están hoy en el mundo espiritual. No hay acercamiento sin naturalidad, sin simplicidad, sin inocencia. Hemos olvidado tantas cosas, pero debemos recordar ese lenguaje porque es lo único que nos hará comprender la naturaleza de la vida que permite hacer nuestros viajes por los mundos de Dios, sin romper lazos y con el eterno sentimiento de felicidad. Un kilómetro es la misma separación que un millón de kilómetros, la separación se da hasta con un milímetro. La unidad es la negación de la separación. La madre es Unidad, da a luz hijos diferentes y a todos Ama.

“El hilo del Amor ha unido el ropaje de nuestras vidas” – cita de Maharishi

José Antonio Cordero
Director
AGRICULTURA VEDICA MAHARISHI

También te puede interesar

La incertidumbre de nuestro camino

Por Francisco Luis Cruz Delgado.- Nos gustaría tener la certeza de qué va a ocurrir ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *