Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Moviendo el espacio

Moviendo el espacio

Por Marcela Filigura.- Me dirijo a las personas interesadas en el área del movimiento.

Quiero compartir con ustedes la experiencia del movimiento del espacio, a través de la gimnasia Dinamics Spacial.

Voy a presentarles una serie de ejercicios que realizo diariamente y transmitirles la vivencia como cada uno de ellos mueve espacios interiores y su consecuencia en el mundo externo, espacio exterior.

Cada uno de ellos tiene un sentido profundo y deben ser realizados con conciencia plena del movimiento del espacio que “movemos” como lo transformamos y como entramos en él, transformado. Como todas las disciplinas necesita ser asimilados y luego vivir con ellos en lo cotidiano.

  • Corazón que vibra: Ubica tus manos en el centro, a la altura del chackra cardíaco y como si entre ambas manos tuvieras una esfera luminosa. La derecha arriba de la izquierda. Procura que al sostener esa esfera no éste muy cercana a tu cuerpo, ya que debes marcar tú espacio personal para entregar luego al mundo, transformado.  Vas a avanzar lentamente con el pie izquierdo al momento de abrir tus brazos y manos extendiéndolas una hacia arriba y la otra señalando la tierra ( en diagonal).  El plano del que inicias el ejercicio es el plano horizontal y tiene que ver con nuestra vida sentimental. Y es variable, por lo tanto no debes ubicar las manos sosteniendo la esfera ni muy arriba ni muy abajo, sino en el medio, entre el cardíaco y el plexo.

Primero de pie sostienes la esfera luminosa, mano derecha arriba  e izquierda abajo cuando avanzas con la izquierda abres los brazos en diagonal, señalando cielo y tierra. Tu pie derecho se queda preparándose al lado del izquierdo como para dar el paso, que sólo darás cuando hayas vuelto a armar la esfera, ésta vez inviertiendo las manos. Izquierda arriba y derecha abajo.

Realiza con consciencia tres veces este ejercicio y luego cuéntame que percibiste y sentiste, si lograste conectar con la vivencia de “mover el espacio” y que a su vez se produce una “entrega” renovada hacia el mundo, ahora que has entrado en los espacios de la levedad y la gravedad, junto con el ritmo.

  • Las corrientes: Nos ayudan a experimentar la claridad y exactitud del Plano de Simetría y la expansión infinita de cada lado de los brazos al mismo tiempo. Para el cuerpo emocional provee las cualidades de trabajar con la decisión y oposición. Ideal para la mañana para focalizar la atención cuando nos cuesta concentrarnos.

Comience con su peso en el pie izquierdo y los brazos colgando a sus lados. Mientras extiende su pie derecho, extienda a lo largo ambos brazos. Lentamente traiga ambas manos simultáneamente hacia una línea media invisible.

En el momento en que su peso está totalmente en el pie de adelante, sus manos llegan a la línea media y son ubicadas a un pequeño margen de cada lado de la línea imaginaria (  la que define el plano de simetría), la mano izquierda sobre la derecha.

Mientras las manos se sueltan y debilitan, las manos y brazos reciben peso y caen hacia el piso, luego se mecen los brazos extendidos y paralelos al piso.

Continúe extendiendo el pie izquierdo hacia adelante. Ambas manos nuevamente se mueven hacia la línea media mientras el peso del cuerpo lentamente es transferido al pie izquierdo. En el momento en que las manos están el plano, la transferencia del peso está completa.

Es importante tomar consciencia de cómo nos adentramos al espacio con una cualidad distinta. Lo que favorece nuestro cuerpo emocional.

El alma se nutre del movimiento del espacio y aprende a estar presente y habitar en otros espacios.

Cuando vemos a un bailarín o un atleta, se puede observar como cada movimiento requiere una dinámica diferente. Ellos habitan verdaderamente “otro espacio”, desempeñan el principio de desplazamiento por instinto y logran movimientos con gracia supernatural. Como ellos lo describen suelen entrar en “la zona” que indica un tiempo y un espacio trascedental.

Recordemos que el movimiento saludable no se origina en el cuerpo físico. Una sonrisa usa el cuerpo físico para expresarse, pero” el movimiento agraciado, alegre, saludable sigue cuando aprendemos a animar el espacio alrededor nuestro en tal forma que nuestros músculos están invitados para percibir y seguir movimientos fuera del cuerpo.”

“La gente que tiene un talento para encontrarse con su destino lo percibe viniendo hacia ellos y reaccionan con entusiasmo y energía. Encuentran su destino en un salto espacial. Este talento puede desarrollarse practicando una buena Educación del Movimiento, ligada a Spacial Dinamics”

Bibliografía: Descripción y extracto del libro “ Los cuatro caminos de la salud”, en éste caso escrito por Jaimen Mc. Millan.

 

También te puede interesar

El cambio interior no sucede desde el automatismo

Por Isa Campillos.- Las creencias que te enferman, llevan mucho tiempo contigo y es imposible ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *