Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Ningún encuentro, ninguna separación

Ningún encuentro, ninguna separación

la fotoPor Ramiro Calle.- Todos los años, salvo raras excepciones, desde hace quince, acudo a San Sebastián a dar una conferencia con ejercicio de meditación y coloquio, que generalmente presenta mi  entrañable amigo  Joaquín Tamames. Cuando paseo por esta bellísima ciudad, siempre me parece estar viendo en cada plaza, en cada calle, en cada playa, en cada atardecer, a mi amado hermano Miguel Ángel, que desencarnó hace poco más de dos años.

Tantas veces veraneé con él en esta ciudad, tantas confidencias nos hicimos, tantos silencios frente al mar compartimos, tanto amor nos dimos, que me parece estar sintiendo su presencia a cada momento.

Y me conforto recordando la historia de un  maestro iba a morir y le dijo a su más próximo discípulo: «Nos echaremos de menos tú y yo, pero no dejemos que sea demasiado. En realidad, ningún encuentro ni ninguna separación tienen lugar, porque todos formamos uno con el Absoluto».

Hablé en esta última ocasión de la dicha del alma, de ese estado de bienaventuranza que surge cuando logramos aunque solo sea un instante de silencio interior. Antes de morir mi hermano Miguel Angel y yo éramos un alma en dos cuerpos, y desde que desencarnó, somos dos almas en un cuerpo.

¡Qué afortunados tenemos que sentirnos por haber coincidido con seres maravillosos en nuestra existencia, aunque el diezmo sea elevado cuando les perdemos o ellos nos pierden! A veces, Miguel Ángel y yo rememorábamos en nuestra tertulia humanista en la radio aquello que unos meses antes de  morir le  dijo Jacinto Benavente a un íntimo amigo nuestro: «Todo es fluir, todo es partir».

Se muere tantas veces en la vida, que lo de menos es morir». Tenemos que estar preparados para soltar. Llegará un día en que este cuerpo haya que soltarlo y ojalá tengamos esa presencia de ánimo de algunos sufíes que mientras están muriendo, conscientemente, recitan: «El alma se va, el alma  se va, el alma se va».

También te puede interesar

La conexión con el poder interno

Por Isa Campillos.- Conectarnos con el poder interno, es lo mejor que podemos hacer en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *