Home » Artículos » No todos hemos venido a lo mismo

No todos hemos venido a lo mismo

Por Chantal Camacho Chávez.- Esencia de luz que transmites,

Esencia de luz que brillas,

Esencia de luz que acompañas,

Esencia de luz que sientes…..

Te conviertes en eso que tanto anhelas y sueñas, eres lo que percibes alrededor tuyo, eres tu compañero de viaje, eres tu mismo….

Este artículo va dirigido a los que buscan la sabiduría desde su interior, para aquellos que se trabajan a sí mismos….

Si, tú… nunca dejes de luchar, de perseguir tus anhelos más grandes, sigue tu propia motivación, tu camino de luz, une tus intenciones con luces o energías similares a la tuya, no permitas que tu luz se extinga, aún no has ganado tu último combate, espera un poco, no te desalientes…

Respira más profundo, sigue tus metas y tus anhelos más profundos, los del corazón, mira  tus sueños, mira en lo que te has convertido hasta el momento, no te dejes caer.

EQUILIBRIO es la clave, unas veces vas más lento y otras vas a tu propio ritmo, que nadie te presione en avanzar más rápido de lo que tu propio ser puede, que ningún ser sobre la Tierra te exija demasiado, sólo tú sabes  cuál es tu propio ritmo, sólo tú sabes cuál es tu propia melodía, sólo tú sabes cuál es la nota con la que vibras y brillas más alto, sólo tú sabes cuál es tu propia luz, la que ilumina esta Tierra cuando tú sonríes, sólo tú sabes cuál es tu propia maestría, cultívala, sé tú mismo donde quiera que vas, muéstrate transparente como el agua, fluye con la energía de la vida.

Así, en la vida… como todo es un continuo cambio, un continuo aprendizaje, es un caer, un despertar, un volver a levantarse una y otra vez cuando estás roto o cuando estás dolido.

Toda la humanidad sufre por ausencia de amor, todos están raspados  y dolidos, todos se han caído alguna vez, todos se han puesto tristes alguna vez, todos han sentido que han venido a ganar mil batallas, todos han tenido cambios tan drásticos e importantes en sus vidas, todos se han preguntado alguna vez: ¿qué hago aquí?, ¿para qué estoy aquí?, todos han dudado y desconfiado de si mismos, todos han perdido la fe y la esperanza alguna vez, todos han sentido que la vida se les escapa, todos se han quedado sin dinero alguna vez, todos se han quedado sin voz, sin palabras o versos para expresar las necesidades del corazón.

Pues, ésta es una invitación a seguir brillando en tu interior, aunque te sientas roto por dentro, aunque te duela el alma, lucha con todas tus fuerzas, AMA la vida, no la dejes ir, permite que tu existencia tenga un propósito, un sentido, permite que tu divinidad te abra los caminos, date permiso de escucharte, de sonreírle a la vida una y otra vez, date permiso de arriesgarte, date permiso de inconformarte, de reinventarte, de mirar otra vez la misma situación: pero desde un ángulo más bello, donde no haz observado antes, date permiso de escuchar-te, date permiso de brindarte a ti eso que tanto anhelas.

Sigue en tu búsqueda, el camino es infinito, no estás solo (a), sólo estás aprendiendo a convertirte en alguien distinto, estás adquiriendo más fortaleza y el compromiso contigo mismo en la automaestría del amor, ha eso hemos venido a la Tierra, ha vivir y a experimentar el amor en todas sus facetas, esta vida es rica en experiencias, no se deja de aprender, aunque estés roto o golpeado, aunque la vida te haya puesto una enorme sacudida y te haya votado por allá, siempre eres y serás más fuerte que todas esas adversidades juntas.

Haz equipo con tu divinidad, pide ayuda a tu poder superior, haz las pases con la vida, aprende a mirar distinto todas las adversidades, tómalas como materias.

La naturaleza es tan sabia: mírala, obsérvala, ella solo fluye con los cambios, con todas las estaciones del año, aún teniendo a los humanos como inquilinos, que creen que pueden hacer con ella lo que quieran..

Aprende de la naturaleza, mira en tu interior, mira tu universo propio, date cuenta de qué estás rodeado, permítete descubrir cuál es tu verdadera consciencia, cuál es tu propósito, para qué haz venido.

Limpia y borra de ti todo lo que sea necesario, camina con un corazón noble y puro, con una consciencia liviana, pero nunca te sueltes de la mano de Dios, como sea que lo concibas… tú y él son la fuerza, la luz, hacen el camino, encuentran juntos las respuestas, limpian y sanan las heridas, suben peldaños, crecen, expanden su luz, se abren las puertas…

No todos hemos venido a lo mismo, cada uno sólo debe reconocer y honrar su verdadero camino, el del corazón, escuchar ahí todas las respuesta, dejarse guiar y acompañar siempre por el..

No hay mañana sin un corazón limpio, lleno de fe.

Sonríele a la vida, pues te has comprometido contigo mismo a ser feliz, has venido a vivir a lo grande: muéstrale a la humanidad cuál es tu verdadero camino.

Brilla por lo que eres, no por lo que tienes, ábrete las puertas desde el corazón, pues ahí llevas toda la fuerza de Dios.

Cuando te encuentres frente a una situación adversa, que no sepas como resolver, repite en tu interior: Dios guíame, acompáñame, ¿cuál es la mejor decisión?, ¿qué se hace en estos casos?, dame consuelo con toda tu luz, ayúdame a ver las bendiciones y los tesoros escondidos detrás de todo esto, amen.

 

También te puede interesar

Otras madres

Por Mª Laura Martínez Ramírez.- A estas alturas es indudable lo mucho que se ha ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter

Google Plus

YouTube

Google Plus

Follow Me on Pinterest