Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Nutrición vibracional

Nutrición vibracional

Por Macarena Miletich.- Nutrición es la capacidad de absorber determinados elementos. Es la senda o la función que todo lo que tiene vida necesita activar para conseguir el crecimiento adecuado y permanente. El fenómeno de la nutrición sucede a través de un producto, o sustancia, de un medio ambiente, de un contexto filosófico o de una estructura de pensamiento.

También se puede aplicar al aspecto de crecimiento, evolución y avance espiritual, en donde conceptos, ejemplos o actitudes son “alimento” para el alma, según decimos en la vida diaria.

Esta actividad de nutrición permite niveles de energía para realizar las actividades inherentes a ese aspecto de la vida (respiración, alimentos, crecimiento, etc.), por una parte; y por otra, está relacionado con esa integración de conceptos, emociones y sentimientos, actitudes y valores que permiten un contexto más fluido para la construcción de uno mismo y su Conciencia en Evolución.

Está muy vinculada, en lo cotidiano, con la alimentación, ya que la nutrición permite a los nutrientes que se encuentran en los alimentos y en el conjunto de la dieta realizar los procesos orgánicos del cuerpo que los recibe.

En este sentido, es interesante observar que el fenómeno de la nutrición en el organismo humano, está vinculado a todas las estructuras y los abarca: desde el nivel celular, los sistemas orgánicos y la buena marcha, en general, de todas las funciones.

La nutrición como concepto supone una interacción permanente con los elementos de la vida, como fenómeno complejo en la existencia y la hace avanzar, sosteniendo su perfecto desarrollo y culminación.

Según vamos alcanzando espacios de expresión y cotas de organización identitaria. Hasta llegar a la interacción completa entre el organismo físico y lo que denominamos “cuerpos de luz” (aura) y el alma, como expresión humana consciente, integramos cotas de asimilación de nutrientes de distinta naturaleza, de capacidad energética más sutil cada vez.

Por lo tanto, la sensación de “nutrirse” puede ser comprendida como una actividad y un objetivo general y permanente, que integra tanto las sustancias como el funcionamiento global y permite que las consecuencias positivas que se consiguen en todos los ámbitos, supongan la asimilación de esos elementos nutritivos.

La información adecuada sobre temas trascendentes, que producen una resonancia y una modulación en las actitudes que van rigiendo nuestra vida, es otra de las facetas que la nutrición promueve en ámbitos profundos de nuestra psique y de nuestra existencia.

NUTRICION SONORA

En este sentido, podemos valorar que la nutrición sonora significa “captar” los valores y las esencias de las vibraciones que llegan a través de los sonidos que podemos emitir y escuchar. Es un fenómeno ambivalente.

Las vibraciones del sonido nos nutren si lo recibimos a través de la escucha (sistema auditivo) y de la piel, que es el órgano más grande de todo nuestro cuerpo. Esta piel, que es flexible, receptiva como una esponja, es la transmisora tanto de las sensaciones fuertes y como de las sutiles que impactan con nuestra piel y es capaz también de captar la energía benéfica de los rayos solares y de las emociones de otras personas a nuestro alrededor cuando interactuamos en las relaciones humanas. Gracias a la neuro-biología conocemos cómo se registran los impulsos y las sensaciones que nos llegan de todos los estímulos o “inputs” que recibimos constantemente del medio exterior y del medio de relación en el que nos movemos.

Y resulta que las ondas del sonido “acarician” la piel con su movimiento! No sólo llegan a nuestro interior, sino que suelen darnos la sensación de un “baño” muy agradable. Cuando asistimos a un concierto musical que nos agrada, esta sensación se produce enseguida, automáticamente.

Y es que el formato ondular, esto  es, las formas onduladas con las que se sostienen y “engarzan” las vibraciones, responden al parámetro de lo que denominamos calidad.  Si hay sonidos golpeados lo denominamos “ruido” y resulta muy desagradable, parece una agresión contra las personas. Pero, por el contrario, si la comparación con arena de la playa que toma forma en nuestras manos puede ayudarnos, lo que podemos expresar es que la sensación de dibujar en la arena es muy agradable y es una buena comparación con lo que sucede con ese formato ondular que permite la integración de vibraciones armónicas del sonido.

Según las escalas se desarrollan de forma descendente, en el Universo, vemos que:

·         Desde lo más profundo del Universo, la vibración y su forma de ordenarse nos traen energías que llegan a fluir completamente a través de nosotros y a través de nuestro mundo de realidad.

·         Lo que denominamos orden es Geometría que organiza y las vibraciones fluyen a través de esas formas modeladas hasta nosotros, en nuestra Naturaleza y en todo lo que conocemos, tanto en lo material como en los aspectos sutiles de nuestra realidad).

·         Esencia + energía + ritmo = vibración en movimiento

·         Vibraciones organizadas + espacio + tiempo = música

NUTRIENTES VIBRACIONALES

Estamos rodeados de ondas. Con las nuevas tecnologías, tenemos acceso a lo que se denomina “wi-fi”, que es un campo de ondas que nos permite ciertas interacciones con los aparatos electrónicos. Es un ejemplo sencillo y palpable, que nos remite a la realidad de campos de ondas de distinta naturaleza. Los pulsos que las vibraciones del sonido, bien a través de la música, de la voz humana en una conversación o en un tema melódico, van organizados en contextos (lenguaje, música, lectura en voz alta, etc.).

Al hacernos conscientes de la necesidad de una buena nutrición, podemos aplicar el mismo esquema que realizamos con los alimentos: buscaremos aquellos que sean beneficiosos y bien asimilados por nuestro cuerpo.

Los nutrientes vibracionales que encontramos, de manera sutil, son:

El prana en la respiración consciente

Los perfumes, esencias que se respiran (también, en las flores de Bach)

Los sonidos de la Naturaleza (el aire entre los árboles, el movimiento de las olas del mar, por ejemplo)

Los tonos que nos aportan los colores (cromoterapia), tanto en la moda, nuestro entorno vital como en la composición de nuestro menú, con alimentos combinados por sus colores.

La activación de las sinapsis cerebrales, a través de sonidos armónicos, voces que afectivamente son positivas para nosotros, la retro-alimentación positiva de nuestra propia sonoridad (nuestra voz).

Los estados de ánimo que las melodías y canciones son capaces de proporcionarnos, de manera positiva, activando unas veces, calmando y relajando en otras ocasiones. Cada persona “percibe” ciertos temas y estilos musicales como algo muy importante para su vida.

Nosotros podemos “tomar conciencia” de lo que es la nutrición vibracional, que beneficia a:

·         El nivel celular, los órganos y vísceras, los tejidos del cuerpo.

·         El funcionamiento orgánico y la circulación interna de la energía en todos los sistemas.

·         El tejido emocional que se encuentra “pulsando” en nuestro inconsciente. Hay una incidencia importante para restaurar el equilibrio interior, ante la  existencia de traumas, impactos emocionales guardados, tristeza crónica, anomalías en la conducta (por situaciones de maltrato o acoso; interiorización excesiva durante mucho tiempo)

·         En estados meditativos, nos permite recuperar el equilibrio que denominamos “cuerpo-mente-espíritu”. Modifica estados psíquicos, transformando la sensación de uno mismo (sensaciones propioceptivas). Propicia información e imágenes en niveles supra-mentales, vinculados con nuestro aspecto espiritual.

El fenómeno de la nutrición vibracional implica:

El sonido que se emite y el sonido que se escucha

La tonalidad en la que se produce

Las relaciones armónicas que tienen los sonidos entre sí

La activación de las vibraciones cordiales (del corazón)

La resonancia en nuestro cuerpo, en nuestros recuerdos y en el momento presente en el que se produce.

El objetivo de la nutrición vibracional podemos entenderlo como la posibilidad de mejorar nuestro estado global (cuerpo-mente-espíritu) de manera inmediata. Proporciona una “subida de nivel vibracional” de forma automática, permitiendo la salida de “toxinas” tanto fisiológicas, emocionales o psíquicas.

La nutrición vibracional es capaz de integrar las vibraciones cordiales del sonido y las vibraciones de pensamiento en las ondas de sonido.

La vitalidad de las vibraciones de la luz solar también aportan sus nutrientes, desde su energía de calor. (Hay que entender que las vibraciones lunares también inciden: por la noche podemos escoger otros “elementos” par el menú vibracional/musical…)

Y el acceso más sencillo  a esta nutrición vibracional puede apoyarse en:

–         Decretos

–         Pensamientos positivos

–         Mantras

–         Salmodias

–         Oraciones

–         Lecturas

–         Esquemas definidos por uno mismo/a

–         Melodías especiales para cada persona

–         Temas musicales que se aplican desde la Musicoterapia (música clásica / música contemporánea específica)

LA NUTRICIÓN VIBRACIONAL ES LA DINÁMICA QUE PERMITE  LA EXPRESIÓN PERSONH¡AL A TRAVÉS DE LA VOZ, MODULA LA CALIDAD DEL LENGUAJE Y LA MÚSICA. Y PERMITE ORGANIZAR EL  DESARROLLO DE LA SONORIDAD DEL SER HUMANO, COMO INSTRUMENTO Y CANAL CÓSMICO.

Macarena Miletich

www.macarenamiletich.wix.com/macarenamiletich

 

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *