Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Para qué hacemos lo que hacemos?

¿Para qué hacemos lo que hacemos?

Por Nuria Velasco.- ¿Nunca te has preguntado cuál es el propósito de tu vida, tu trabajo, tus aficiones?

El propósito puede ser la razón por la que hacemos algo cotidiano o por la que trabajamos en ciertas profesiones. Es la motivación que genera una acción.

Algunas personas tienen suerte y lo saben desde temprana edad. Otras, por las circunstancias de sus vidas, no han tenido tiempo de buscar la razón porque se han puesto a hacer cosas para sobrevivir. Pero otras no se lo han preguntado nunca.

Es una cuestión importante. ¿Para qué haces lo que haces?

No estoy hablando sólo de una profesión. ¿Cuál es el propósito de ser padre o madre? ¿Cuál es el propósito de estudiar esa carrera? ¿Cuál es el propósito de querer conseguir eso que quieres?

Tampoco estoy hablando de las intenciones ocultas con las que hacemos algo: para que nos quieran, para que fracase, para que piense esto de mi, etc.

No, pregunto por algo mucho más trascendental: ¿cuál es el propósito profundo que te guía?

Pongo un ejemplo:

– Quiero estudiar Medicina.

– ¿Para qué quieres estudiar eso?

– Para tener una profesión con futuro.

Ya os digo que ese estudiante no va a soportar tantos años de estudio por algo que puede conseguir con otra carrera menos exigente. ¿Creeréis que va a tener toda la voluntad, sacrificio y esfuerzo que requiere estudiar Medicina?

Vamos con otra posibilidad:

– Quiero estudiar Medicina.

– ¿Para qué quieres estudiar eso?

– Porque siento que quiero ayudar a la gente y ser útil de una manera práctica.

¿Qué pensáis de ese estudiante? ¿No será el más motivado de toda su clase? ¿Cuánta fuerza y valor generará ese pensamiento tan profundo?

Los propósitos fundamentales no se crean, surgen de dentro, los descubrimos. Nos convertimos en lo que somos en esencia cuando los seguimos. Sirven para darnos un lugar en el mundo. Da igual a qué nos dediquemos: tendremos sentido haciéndolo. Cambia cómo vemos las cosas. Se genera una motivación que nos ilusiona y que sirve para sortear las dificultades del camino. Nuestras miras se amplían porque vemos la imagen a largo plazo. Dan un aporte cualitativo a nuestra identidad. Conectamos con nuestra unicidad y nuestras capacidades. Si tenemos que ir hacia una meta que surge de nosotros, ¡ya somos esa meta! Encontramos la felicidad que nos habita cuando los alcanzamos. Somos guiados por la intuición, por esa parte que sabe más que nosotros.

La forma de encontrar ese propósito detrás del objetivo es simple: pregúntate “¿para qué quieres conseguir eso?”. Pero no escuches al primer pensamiento que surja para contestar porque ese será un propósito superficial. Sé valiente y honesto: los propósitos fundamentales están un lugar más allá de la mente. Sigue preguntándote “¿para qué?” hasta que topes con una gran verdad. Cuando nos damos cuenta de nuestras verdades fundamentales el tiempo se para, se produce un silencio, un momento trascendental. ¡Hemos llegado a algún sitio verdaderamente importante!

Lo grandeza de los propósitos es la enorme fuerza que nos dan para movernos en la vida. Con un propósito fundamental sabemos para qué hacemos las cosas, cuál es su fin último, dónde queremos llegar y qué le vamos a aportar al mundo. Y lo mejor: todo el mundo nace con el suyo propio. Ninguna vida está vacía.

Hay una historia (no sé si verdadera o no, pero es ilustrativa) sobre una visita de J.F.Kennedy a una oficina de la NASA. Ahí se encontró con una limpiadora que estaba fregando un pasillo y hablaron. El Presidente le preguntó “¿Y usted qué hace aquí en la NASA?”. Y la trabajadora le contestó: “¡Ayudar a poner gente en el espacio!”. Estoy convencida que con esa motivación, esos suelos serían los más limpios de todo el mundo.

¿Cuál es tu propósito?

Nuria Velasco

Coach Transpersonal

www.tulibrodelavida.com

 

 

También te puede interesar

El arte de perder

Por Magnolia Fabre.- El arte de perder nos cuesta tanto. Muchas de las cosas que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *