Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Pensamientos simiente » Pensamiento simiente 10 marzo 2014: el fuego celestial

Pensamiento simiente 10 marzo 2014: el fuego celestial

Hoy se nos invita a revestirnos de pureza y de luz.

A que cada pensamiento y cada acto estén impregnados de sabiduría y amor.

Una vez, y otra, y otra, y poco a poco iremos construyendo una morada interna llena de luz.

(Un cuerpo de luz, un cuerpo de gloria).

El mundo puede arrastrarnos también hoy, con su palabrería y sus intereses.

Pero podemos dar la espalda a ese mundo falso para trabajar en la construcción de una morada interna en la que prenda el fuego celestial.

Para trabajar con el Padre.

Es un gran regalo el que hemos recibido.

«El fuego celestial busca a los seres que van por el camino de la pureza, del desinterés, del sacrificio. Desciende sobre ellos, pero no los quema, los abraza para convertiros en focos de luz. El fuego divino posee en efecto esta particular propiedad de no destruir nunca lo que es de su misma naturaleza. En el momento en que este fuego penetra en el hombre, sólo consume sus impurezas; la materia que es pura, permanece intacta y se vuelve luminosa porque vibra al unísono con él.

Atraer el fuego celestial es la finalidad de nuestro trabajo. Sabiendo que viene sólo a un sitio preparado por él, un lugar que se encuentra en nosotros, incansablemente debemos buscar cómo purificarnos, santificarnos. Así, cada día, con pensamientos, sentimientos y actos inspirados por la sabiduría y por el amor, edificamos una morada hecha con una materia luminosa en la que el fuego celestial , reconociendo su propia quintaesencia, se siente irresistiblemente atraído. A este fuego celestial la tradición cristiana lo llama el Espíritu Santo.»

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: el campo en Orgaz, Toledo, 8 de marzo 2014 (Diego Bravo de Urquía)

También te puede interesar

Pensamientos de abril: tomar las riendas

«Siempre acusáis a las condiciones, os sentís víctimas del destino, de la sociedad, de vuestra ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *