Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Perdón y cáncer, dos grandes maestros

Perdón y cáncer, dos grandes maestros

flor-de-perdonExisten estudios que demuestran que una reconciliación con nuestras experiencias vividas nos puede prevenir y sanar de un cáncer (hablo de arriesgarnos a PERDONAR). “Cáncer del alma”, ahora comprendo el fondo de estas tres palabras; significa resistirnos al pasado y por lo tanto no encontramos paz en nuestro presente creando un futuro incierto y sin dirección. ¡PERDONAR!

Quizás, esta sea la parte más difícil,  déjame te comparto: cuando te diagnostican una enfermedad como cáncer, el protocolo médico lo asumes y éste hará su parte así como el médico que te da la noticia, pero enfrentarte con aquellas heridas de tu pasado que aún siguen vivas y que siguen doliendo no es nada fácil. Sin embargo, no existe terapia más liberadora que el PERDÓN, pero una vez que decides arriesgarte, los resultados son extremadamente favorables y estoy segura que, tu experiencia al respecto será: Paz y satisfacción,  es percibir (en el sentido de sentir) esa Paz que te inunda y te colma de libertad y entonces, podrás decir con una gran sonrisa y un corazón inundado de tranquilidad “Valió  la pena”.

Existen cantidad de libros de autoayuda  que te guiarán y te permitirán recorrer este camino del perdón; han sido escritos por personas que como Tú  y como Yo, en algún momento de su vida sintieron esa necesidad de buscar un rayo de luz entre tanta oscuridad. Recuerda que aunque somos  seres individuales siempre necesitamos de la mano de otros para  subir el pozo de oscuridad,  y también es el momento de responsabilizarnos de nosotros mismos  y buscar las  herramientas que te ayudarán a superar esta experiencia encontrando la paz y el equilibrio que requieres.

La Noticia…..

Cuando llega la noticia: “Tiene usted cáncer” lo primero que viene a la mente son preguntas  y pensamientos como:

¿Se habrán equivocado? ¿Qué me va a pasar? ¿Qué voy a hacer?

¿Qué tan grave es? ¿Cuánto me queda de vida?

¡Me voy a morir!

¡Mi familia (padres y hermanos)!,  ¡Mis hijos!, ¡Mi esposo(a)!

Entre muchos otros más.

Es natural que cualquiera al que se le diagnostica un cáncer quiera saber ¿Qué le depara el futuro?  ¿Cómo ayudará a sus seres queridos?, ¿Cómo planificar su tratamiento?, ¿Cómo anticipar cambios en su estilo de vida? y  ¿Qué decisiones tomar sobre su economía y sus finanzas?.

Es como recibir un balde de agua fría, literalmente. Toda incertidumbre causa, inseguridad y miedo. Sí, miedo a la enfermedad por todo lo que escuchamos, no por lo que conocemos de ella.  Miedo por los protocolos médicos a los que te vas a enfrentar. Inseguridad al no saber cómo enfrentar la noticia tanto el paciente como sus familiares. Todo esto es Normal, aceptemos que es parte del mismo proceso por el que la vida nos está indicando que es Momento de cambiar el Chip, aunque esto no nos guste, aunque esto no lo quiéramos y aunque esto no lo entiéndamos (esto lo aprendí de una psicóloga y amiga);  porque te mueve de tu confort, porque te va a enfrentar a ti misma(o) y con los seres que más amas,  y con los que han sido tus  maestros (relaciones conflictivas), e incluso en algunos casos te enfrentará con tus convicciones de fe. No te preocupes, todo estará bien, es solo parte del proceso. En estos momentos tú eres tu principal apoyo y tu mejor amigo. La aceptación y la disposición, son la clave para la superación y tu evolución. El aprendizaje es para todos los que te rodean pero tú, eres el actor principal de esta película.  Así, que tu decides como quieres vivirla y todos los de tu alrededor, ¡estoy segura!, harán su parte.

¡Créeme!,  sé de lo que estoy hablando. YO SOY una mujer que hace cinco años  pasó por esta experiencia “Cáncer de mama” y sé que existen casos unos más difíciles que otros, pero no por eso unos son más dolorosos que otros, no es fácil, ni agradable, ni algo que festejar; pero la vida te regala la oportunidad de reconciliarte con ella y contigo mismo(a), es el momento de  PERDONAR  y PERDONARTE y hay que aprender a afrontarlo. Es como si hicieras una pausa obligatoria en tu vida. Cómo si a la mitad de la carretera te detuvieras  para mirar hacia atrás y observar cómo has avanzado,  si has tomado las decisiones adecuadas, en que te has equivocado, recordar tus triunfos y logros, revalorarte como persona y valorar a los que te rodean, reflexionar sobre las acciones que no te han funcionado y en las acciones en que has lastimado a otros, es una pausa para  soltar las emociones que se han quedado rezagadas en tu corazón,  pero que al paso de los años, como la piedra en el zapato, aún te siguen lastimando. Pero ¿sabes?, no solo es dolor, esta pausa también te permite mirar al frente y observar el camino por el que vas a continuar y liberar  las cosas, emociones y personas que ya han cumplido su parte y que ya no te acompañarán más en tu viaje y también,  las que tú eliges alejar; pero recuerda, siempre aceptando, soltando y respetando desde el amor lo vivido, y así, sujetar con más fuerzas renovadas  las cosas y Seres que se quedan y que consideras son importantes para tu crecimiento y aprendizaje. Nadie dijo que sea fácil, ni divertido, ni agradable. Pero ¡VALE LA PENA!

Nada es casualidad, todos tenemos un plan, un proyecto de vida el cual,  pactamos con otros Seres de luz en el momento que decidimos venir a esto que llamamos vida con la única intención de evolucionar en el amor incondicional. Nosotros elegimos a nuestros Padres  y  a cada  uno de los Seres que  se cruzarán en nuestro camino  y el estar aquí y ahora, es una decisión que tomamos solo por amor a nosotros y a nuestros semejantes. Nuestra misión es simplemente, ser maestros y alumnos, unos de otros, buscando la mejor evolución de cada uno en el amor incondicional del creador.

Cada persona y situación por muy agradable o desagradable que nos parezca, solo está cumpliendo su parte del plan, son experiencias que por amor decidimos vivir, y es así como se logra la evolución personal y la evolución de los otros como Seres de luz que somos.  Es el camino para la perfección verdadera, la verdad del alma.

Es por esta razón, que comparto como mucho(a)s la frase  “Perdón y Cáncer, los Grandes Maestros!”, parece increíble darte cuenta que sólo cuando tienes tu vida  pendiendo de un hilo, decidas cambiar el chip.

El cáncer te obliga a realizar un cambio total en los tres ámbitos de tu ser:

  1. Mente: Si cambias tus ideas también cambias tus sentimientos y actitudes. El pensamiento también se nutre de pensamientos positivos o chatarra ¡Tú eliges! Recuerda que lo que crees, lo creas y el pensamiento unido a un sentimiento son la fuerza de la creación.
  2. Cuerpo: Somos lo que comemos, literal. Los alimentos que ingieres serán lo que determinen tu estado físico.
  3. Espíritu: Tu conexión con el creador del universo, tu conexión con Quién Eres realmente. La reconciliación contigo, con tu pasado, con tus familiares y con tus creencias.

El PERDÓN trae a tu vida la paz y la libertad que desearás experimentar el resto de tu vida.

Este es el momento de dejar de buscar en el afuera en lo externo, llegó el momento de regresar a tu fuente de origen para renovarte, fortalecerte, renacer y recordar Quién realmente Eres y de dónde vienes. Es el momento de reencontrarte con ese Ser de luz que es tu esencia y que durante mucho tiempo perdiste de vista y por esa razón te perdiste y te llenaste de miedos, incertidumbres e inseguridades, todos estos son los aliados del ego, del Yo personal.

Tu creador es perfección, totalidad, abundancia, vida, amor y estas hecho a similitud de él, pero el ego siempre pretende estar arriba de tu Ser de luz. Este es el momento de poner en práctica tus convicciones, que no es otra cosa  que confiar, es certeza, es saber que no estás solo. Es abandonarte en las manos de tu Ser Superior  y aplicar la triple: esto no me gusta…, esto no lo quiero…, esto no lo entiendo…, pero confío en que me das lo que necesito no lo que mi Yo personal quiere, aunque hoy no lo comprenda.

Tú tienes un don, tu libre albedrío para elegir como deseas continuar en tu vida: “amando o Sufriendo”, todo es una elección; despertar, dormir, sufrir, enojarte, amar, enfermarte, ser feliz e incluso, puedes elegir morir. Y si realmente eliges AMAR necesitas aprender a PERDONAR.

Claudia Vilchis Carrizosa

 

También te puede interesar

¿Estás listo para transformarte y volar en sintonía con el Amor?

Por Stephy Colonia Hernandez.- Que hermoso es darte cuenta que no estás tan sol@ como ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *