Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Permacrianza: reencontrándonos con nuestra naturaleza

Permacrianza: reencontrándonos con nuestra naturaleza

Por Rafael Vicent.- Nos es grato tener la oportunidad de expresar nuestra experiencia vital en la crianza de nuestras hijas en este periódico que emerge desde la ilusión del Colectivo Horizontes por dar dignidad a los medios de comunicAcción con unas bases y propósitos excelentes.

Para empezar quería comentar que para nosotras la cosmovisión sobre la educación es sino errónea, algo alejada de su fundamento inicial, por ello, nosotras apostamos por la Crianza, dejando la educación como algo residual a utilizar para “Educar en Valores”, mostrar a la cría a relacionarse en sociedad.

Nuestra Crianza se basa en dos pilares importantes:

Reconectar con la sabiduría y modus vivendi de nuestros ancestros, Crianza Tribal, muy bien visualizados en el movimiento del Concepto del Continuum.

Principios Éticos de PermaCultura como base de nuestros valores humanistas conectados con la Madre Tierra.

Esto lo hemos concretado en un nuevo concepto que hemos experimentado en nuestro espacio “ Al Tarayat”, con la crianza de dos hijas en lo que hemos venido a definir como “PERMACRIANZA” y ¿Qué es esta palabreja en la práctica?.

La crianza como todas las acciones y pensamientos que tenemos debemos gestionarlos desde una forma holística, así pues, partimos a criar desde la Concepción del nuevo ser, voy a desarrollarlo poco a poco…

Embarazo Consciente

La madre y la pareja sentimental deberían dar paseos por espacios naturales, montaña, senderos o como poco campos de cultivo para comenzar a desapegarnos de todas las cargas que vamos acumulando por el ritmo impulsivo de esta sociedad, permitiendo así conectar con nuestro ser y el que estamos deseosos de recibir.

Andar descalzas tambien nos ayuda a descargarnos de todo el estrés y tensiones acumulados, a la misma vez que nos recargamos de paz y armonía…

Un embarazo consciente implica sentir a la cría, sabe donde se siente más cómoda, cantarle, acariciarle, susurrarle…

La pareja debe acompañar tanto a la madre, para facilitarle en todo los posible las posibles molestias como ir conectando con el nuevo ser.

Parto Natural

Lo ideal es poder parir en casa, en nuestro hogar, con nuestras personas mas allegadas y queridas, en un entorno familiar, alegre y sereno, pero para las personas que no se pueden permitir esto, comentarles que nosotras parimos a nuestras dos hijas en un Hospital que respetaba todas las pautas sugeridas por nuestra parte, teniendo un parto muy humanizado y satisfactorio.

Con respecto a la cría debemos respetar los tiempos, no querer intervenir, la vida es mas sabia que nosotras, recordar que la dilatación suele acontecer cuando la madre está preparada para “partirse en dos”, y que cuando llega el momento no tiene porqué ser un trance doloroso, de hecho, solo lo es en las culturas occidentalizadas, en cambio, podemos transformar ese momento mágico en el recuerdo mas feliz que recordará nuestra memoria.

Impronta

Es crucial para poder realizar una crianza natural, que la Díada Madre-Cría puedan sentirse y reconocerse desde el primer momento del expulsivo, ya habrá tiempo para ver detalles insignificantes como ¿Cuanto ha pesado?, ahora es crucial que la cria repte hasta el pecho de su madre, huela sus glándulas mamarias, succione de ellas y quede dormida y reconfortada tras el trance que acaba de vivenciar.

Lactancia

La lactancia debe ser a demanda. Nadie sabe mejor que la cría cuánto y cuándo nutrirse, si respetamos el proceso del continuum abordaremos un proceso de lactancia hasta los tres años como mínimo…

Etapa de Brazos

Esta es la otra faceta nutritiva, la sentimental, las personas nos alimentamos del amor, no nos alimentamos para subsistir físicamente, para eso está la comida, sino para crecer y evolucionar a nivel emocional, si deseamos criar a seres con confianza en si mismas y en su entorno es de vital importancia este aspecto.

Heredados de tiempos mas inquisitoriales quedan patrones de pensamiento que promueven que tomar en brazos a tu cría es “malcriarla” o cuanto menos, hacerla dependiente, pero todo apunta a lo contrario, si volvemos a relacionarnos como lo hacían nuestros ancestros y la inmensa mayoría de la población mundial actual, es decir, porteando a nuestras crías hasta que pidan por sí mismas comenzar su etapa de suelo para descubrir mundo estaremos apostando por un futuro de personas seguras de sí mismas, tal como atestiguan los estudios de Sue Gerhardt que ha dedicado toda su vida profesional al estudio de crías sobre la influencia del afecto en el desarrollo emocional de los más pequeños y a sus efectos en la vida adulta.

Tal como atestigua Sue (considerada como una de las mayores expertas mundiales en su ámbito experiencial), la mejor manera de abordar las enfermedades mentales, incluso la delincuencia y la violencia en nuestra sociedad, es ocuparnos de las crías.

Durante los primeros dos años y también durante el período en el útero, se desarrollan muchos sistemas importantísimos en el cerebro, especialmente los que utilizamos para gestionar nuestra vida emocional, como la respuesta al estrés, los inicios de la infancia son la base de la salud mental.

Colecho

Similar a lo expuesto anteriormente, nadie mejor que la cría sabe cuando se siente segura para retirarse a descansar a un espacio propio, mientras tanto, el calor de sus dioses, Madre y Padre, es vital para desarrollarse con una personalidad firme y segura de sí misma.

Libertad y Autonomía

Una vez pasada la etapa de brazos las crías comienzan a experimentar su nuevos mundos de posibilidades, si las dejamos explorar por sí mismas les permitimos que aprendan cuales son sus límites naturales, cuando se inquietan por lo desconocido aflora el miedo natural que les advierte donde está el peligro, cuando las adultas intervienen en esta etapa de descubrir y experimentar les educan en un miedo que no es real, sino mental, perdiendo esta capacidad innata de supervivencia y a la ende, aflorando inseguridades…

Igualmente es recomendable permitirles que prueben, saboreen y coman todo lo que necesiten, cuando las crías comienzan a comer piedras o tierra, no nos creamos mas inteligentes y sofisticadas que ellas, su cuerpo se esta preparando para consumir nutrientes sólidos por eso necesita tierra para generar una capa de protección en el estomago así como minerales en las piedras, hierbas purgantes…

La desnudez es otro aspecto importante para el desarrollo integral de la cría, ambas hijas han estado diariamente desnudas en invierno, saltando en los charcos de barro y ninguna ha enfermado, todo lo contrario, se hacen fuertes , resistentes, con un sistema inmunológico alto y preparado para actuar si es necesario, al contrario de los niños de la urbe criados en burbujas de un mal entendido higienismo que les hace enfermar en cuanto se les cuela lo mas mínimo en su burbuja…

Resumiendo, una crianza consciente permitiendo vivir todos los procesos necesarios para la cría en un entorno natural, es base necesaria para cuidar de unas personitas sanas y desarrolladas a nivel físico, emocional y mental. Este conglomerado permitirá crear personas seguras de sí mismas con gran capacidad de empoderAcierto y autogestión didáctica… Y tú ¿Te atreves a romper con el paradigma de adoctrinamiento y envilecimiento del ser?

RCVicent

www.universidadpopulardepermacultura.com

También te puede interesar

Mirar nuestro Árbol familiar

Por Flavia Torregiani.- Nuestra manera de mirar e interpretar al mundo que nos rodea y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *