Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Poesía entre estaciones

Poesía entre estaciones

Por Francisco Gallardo Perogil.- La vida se desliza suavemente entre ciclos y procesos, creando poemas y versos que surgen de lo profundo y se expanden como el viento, decorando hermosos paisajes y escenarios. Es el transcurrir de noches y días, de luces y oscuridades, dando forma al presente que siempre habitas.

Una cálida tarde de verano te sorprendes, observando en calma el dorado atardecer que arde entre las colinas, esperando sin prisas el lento despertar de las primeras estrellas, saboreando la paz de tu propio ser que te acompaña en perfecta armonía.

Llega aquella mañana gris de un otoño que ya se mece entre los árboles, y se derrama con placidez entre hojas y tierras, anhelando la lluvia que pronto regresará para nutrir tus espacios y tu alma bella.

Copos de cristal geométrico y luminoso aparecen sutilmente entre la bruma del invierno, y te invitan a un respetuoso recogimiento, a transitar dulcemente tus silencios, a buscar el abrigo infinito de tu espíritu. Tiempo de encontrarte y sentir todos tus matices…

Y en este fluir que no cesa, la vida renace con fuerza entre las primeras flores de una primavera nueva y sincera. Todo se expande en mil colores y destellos, mientras te asombras ante la mágica presencia de milagros cotidianos, que siempre te han acompañado.

Es la poesía que toma forma entre los cielos y las tierras, entre los ríos y los mares. Es el continuo y eterno palpitar de la existencia que te rodea, que atraviesa cada una de tus células y te nutre con la energía del amor que todo lo llena.

—–000—–

Florecer

Y de repente, un día la vida te invita a florecer… Y renaces… Y te expandes… Y todo es diferente.

El tiempo se detiene para que tomes con calma tus pétalos de colores, y te conectas con el amor que sientes.

El cielo se abre luminoso, te saluda y te cobija… El más bello sol se hace presente.

La tierra late en ritmos de alegría al contemplar tu alma florida y dichosa… Te observa tan reluciente.

Y el universo es más feliz con tu brillante presencia… Y una nueva estrella se enciende.

 

También te puede interesar

Amanecer y anochecer, la gran ilusión

Por José Antonio Hoyos Casatañeda.- A nadie se le escapa que el sol sale por ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *