Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Puedes decir basta a lo que te esclaviza?

¿Puedes decir basta a lo que te esclaviza?

Por Cris Koro.- En estos días la energía disponible se suma a la semilla potencial que ofrenda la Luna Nueva en Acuario. Sí, en la astrología cabalista, la luna nueva, es decir, el principio, está en la oscuridad, en la caída del sol, y es mi guía principal que comparto contigo. La luna nueva abre la disponibilidad energética que estará viva durante el mes siguiente, concretamente 28 días.

Insisto en que la astrología representa un mapa informativo, no para sucumbir a sus fuerzas, si no para elevarse sobre ellas, para trascender su propuesta, eso es lo que te hace humano y no animal. De hecho, el origen de la palabra Horóscopo, significa “la hora del animal”, trascender la influencia de los astros, nos eleva del instinto primitivo hacia la conciencia superior.

Dicho esto, resumo algunas de las fuerzas principales que están presentes en estos días y que además se comunican e interrelaciones tendrían que ver con estos aspectos.

1. Obsérvate cuando hablas de “Mi vida” y fíjate qué diferencia hay con “La vida”, ¿de qué se compone tu vida? ¿qué es real y que es una impostura?
¿Serías capaz de cuestionar los elementos clave que componen “tú vida” y plantearte la posibilidad de que formen parte de tu esclavitud?

Estos elementos de “mi vida” que me esclavizan, pueden estar relacionados con vínculos, formas de trabajar, el dinero, relación con la comida, el alcohol y otras adicciones, actitudes que te definen, como ser una víctima, todo lo que te aleja de quien eres realmente.

2. Salir de la esclavitud pasa primero por vivirla plenamente, entrar de lleno. Es decir, si has decidido que no quieres trabajar más como un esclavo, tú puedes hacerlo, porque lo has encarnado.

Por ejemplo: tengo la profunda creencia, que para ganar dinero y ganarme la vida, mi único camino es trabajar. Entonces me monto una vida en la que siento que no puedo dejar de trabajar nunca, porque si no, no tendré dinero, éste dejará de entrar.

En lo real, me paso toda la vida trabajando para tener dinero, aunque con los años, tengo micro fugas energéticas, fallos en la Mátrix, y empiezo a reconocer que ahí hay una esclavitud.
Porque con mi mundo conocido, yo no tengo alternativa.
Y es ahí donde puedo conectar con la sabiduría que me puede hacer ir más allá de esa esclavitud.
Ese día, el que puedo sentir cómo la vida me sostiene, sin tener que trabajar para ello. Y que se puede vivir de otra manera. Pero es muy difícil salir de la esclavitud de la economía si yo no me he sentido capaz antes de ganarme la vida por mí mismo, de ese sostén primero trabajando.
Es pasar de la vida productiva a la vida creativa, a entrar en la energía del dar, de crear, de conectar con quien soy realmente y lo que he venido a entregar.
Siente si es cambiar lo que haces o la forma en la que lo haces.

3. DECIR BASTA, escoge qué te hace esclavo y esclava, y en este nuevo inicio di BASTA. STOP. HASTA AQUÍ.
Puede ser romper un silencio que llevaba oculto en tu sombra generando ansiedad y angustia. Este ha sido mi primer BASTA del año, romper un silencio, puedes leerlo en mi último post de Facebook.
Dejar un hábito que te daña y desempodera. Romper con patrones y creencias limitantes.
Dejar de vincularte de una forma determinada con los demás.
Trascender un miedo a… lo que sea… Detrás del miedo está la puerta a tu nueva vida.
Poner límites, basta, ya no sigo haciendo aquello que ya no me sirve.
Dejar de victimizarme en la vida.
A re-cuestionarme el hecho de que aquello que me ha hecho sufrir, en el fondo, ha tenido la sabiduría de cuestionarme estructuras de percepción y ayudarme a salir de una vida que ya no era para mí.

4. Lo que ya tienes, valóralo y pasa de lo profano a lo divino, es decir, inyecta luz y amor en lo que ya posees, nada más que buscar, nada más que adquirir. Mira lo que hay a tu alrededor y conviértelo en tu templo sagrado de vida, empezando por tu propio cuerpo físico, tu casa, tus vínculos, lo que escoges para ti en tu vida.

Con amor,
Cris Koro

También te puede interesar

Optimismo: ¿misión imposible?

Por Marcia Lagasse.- Espionaje político, guerra en Ucrania, violencia de género, corrupción, inflación, cambio climático, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *