Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Pura basura telepredicadora

Pura basura telepredicadora

Bikram-Yoga-Ramiro-CallePor Ramiro Calle.- Hace unos meses recogimos un magnífico reportaje del excelente  profesor de yoga Roberto Majano y que fue muy alabado por innumerabes lectores y profesores de yoga (entre estos últimos Isabel Morillo, directora del centro de yoga Arguelles y experta en yoga terapéutico, hatha-yoga clásico y osteopatía). Se sinceraba Roberto Majano diciendo que su peor experiencia yóguica había sido recibir una clase según el método Bikram, que había sido como un «infierno». Nos han reclamado numerosos lectores la repetición de ese trabajo y trataremos de complacerles. Todos los amantes del verdadero yoga deben velar por esta herencia espiritual incomparable y que es un valiosísimo legado para la humanidad. Mi querido amigo el editor y escritor Álvaro Enterría escribía en mi libro «Yoga, método Ramiro Calle»:

  «Una labor muy necesaria es la de desenmascarar todos los neoyogas, neovedantas y neotantras que desfiguran las verdaderas tradiciones. Es el aspirante el que debe hacer el esfuerzo por ponerse a la altura de las enseñanzas, no éstas quienes deben bajar al nivel medio de los aspirantes».

A continuación comparto con vosotros unas reflexiones del profesor de yoga Víctor Martínez Flores (con el que he he escrito tres libros sobre temas relacionados con la Búsqueda espiritual) sobre el método Bikram, sin entrar a juzgar aspectos de la conducta de esta persona que ya están en los tribunales y se encargarán los jueces de juzgar, pero que de acuerdo a muchos periódicos ya  han provocado una gran desbandada por parte de sus seguidores.

«Fui un pésimo practicante de Bikram yoga porque tengo un espíritu contestatario innato por lo que conecto sólo con el profesor que sugiere y aconseja y no con el que ordena, lo que me encontré en las tres sesiones en las que intervine en tres centros distintos (uno en España y dos en USA)

Mi sensación fue al principio agradable, pues conecto bien con el calor intenso pero al poco fue de un sofoco que rozo la asfixia. Tomaba agua cada vez que el cuerpo me lo pedía, desoyendo al instructor, dado que el que sufría la sed era yo y en eso soy irreductible. Todos los instructores me gritaron que ellos me indicaban cuando tenía que beber. Yo  les conteste, claro, pero sin el mal gusto del grito, más propio de la instrucción militar que de una disciplina de vida y muerte como es el yoga. Practicar yoga creo que no es volverte ni dócil ni obediente, sino controlado y respetuoso.

No detesté ese culto excesivo al cuerpo pero sí al leggin fashion y por supuesto eché de menos como a una madre las posturas invertidas, absolutamente desaconsejadas por las consecuencias de realizarlas a esa temperatura.

Me pareció una clase automática, aburrida, pensada en la flexión y muy poco en la compensación del cuerpo. Reconozco que las flexiones eran muy intensas,  pero yo he visto a yoguis hacer lo mismo en los Himalayas, calentando su cuerpo con la respiración tummo. De hecho he llegado a ver a hombres fundir bloques de hielo en barriles en los que se sumergían. En su Yoga shala la respiración quema, su pranayama es infantil, puro show…

Muchos lo han imitado, que si hot yoga, que si yoga con infrarrojos… Es el parasitismo que vive nuestra filosofía aún más detestable que el de un método mercantilista

Entiendo que instruya a sus futuros profesores hasta en el gesto de la cara, son técnicas de comunicación de su método,  el cual él es hitleriano, pero finalmente, él es el arquitecto. Pero a partir de ahí no puedo justificar su avidez. Es un desmadrado. Sus olimpiadas y concursos son pura basura telepredicadora. Su intento de registrar el yoga es un atentado moral. Y lo que menos comprendo es porqué  en su formación se ven películas de Bollywood. De todo, es lo que más me intranquiliza.

Víctor M

También te puede interesar

Cuando un monstruo viene a verme

Por Mª José Boix.- Hay días que brillan, qué todo está claro, qué SIENTES lo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *