Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Qué es el Perdón?

¿Qué es el Perdón?

Por Nuria Velasco.- El Perdón es lo que Somos. Así de fácil. Pero cuando no estamos conectados a nuestra esencia, nos creemos todo lo que nuestra cabeza nos dice: recordamos el mal que nos hicieron, los errores de los demás, el daño que nos infligieron, la razón que tanto teníamos y ellos no, culpamos a los otros y a nosotros… Sin saber que todo eso en realidad, no es verdad. Sólo interpretamos las circunstancias con nuestros filtros.

Cuando nos sucede algo que choca contra nuestros valores y principios, nos enfadamos, sentimos rabia, frustración, tristeza, etc. Cada una de esas emociones trae una información distinta sobre quiénes somos nosotros en esa circunstancia. Nos señalan partes muy profundas de nuestro interior y nos revelan luz interna. Pero lo que hacemos normalmente es sentirnos mal por la circunstancia, proyectar la culpa en la otra persona o en nosotros y tratar de no escuchar esas emociones, sino de deshacernos de ellas porque nos hacen sentir incómodos. Con lo que no estamos aprendiendo nada. Ni nos estamos responsabilizando de nuestra parte de la situación.

Centrémonos en el suceso y no en la persona. Veamos para qué han surgido esas emociones, qué información nos dan y cómo se van transformando. Analicemos los hechos con la vista de águila, desde arriba y veamos todas las partes de ese sistema. La comprensión llega de entender qué y para qué han pasado las cosas, cuál es nuestra responsabilidad en lo sucedido y qué aprendemos. A partir de ahí la aceptación es más fácil.

Este no es un proceso mental únicamente. Lo primero que cruzamos es nuestro mar de emociones. Nos podemos quedar encharcados en la tristeza, la rabia, el enfado, etc. Pero podemos avanzar sintiendo (y no pensando) nuestras emociones. Dejándolas que se expresen, que nos den su mensaje. ¿Cómo se siente una emoción? Sintiéndola, ya está. Es una energía que se mueve en nuestro interior. No le pongas nombre, juega a sólo sentir físicamente esa energía. La tristeza, si no la llamamos así ¿cambia? Pruébalo. Desidentifícate del nombre de la emoción y sólo observa (sin pensar, sin tratar de resolver, sin buscar nada) qué sensaciones físicas tienes, dónde está alojada en tu cuerpo, si se mueve o se queda en algún sitio, su intensidad, su temperatura, color, forma o cualquier otra cualidad que pueda tener esa emoción.

Cuando le hayas otorgado a la emoción su lugar y su importancia, podrás entender su mensaje. Verás que después de ese proceso, has variado tu estado interno. Ya no estarás preso de una emoción, porque al permitir que la energía se mueva, se transforma en otra. Inicia ahora el proceso mental, libre de la sopa hormonal que generan esas emociones tan intensas. Analiza la situación. Compréndela, de manera objetiva. Entiende y pasarás a aceptar. Te podrás dar cuenta de más cosas que tus emociones no te permitían, porque habían secuestrado tu capacidad de analizar.

El Perdón llega como resultado de haber hecho todo este proceso. Habrá cosas que tarden menos, otras más. Pero sostener un enfado es realmente tóxico para nosotros. Da igual que el enfado sea contra otro, porque quien se siente mal somos nosotros igualmente. La paz, el alivio, la ligereza, la tranquilidad que vienen de la mano del perdón, merecen realmente la pena. Lo contrario son pesos muertos que cargamos para siempre. Esos pesos no somos nosotros.

No podemos obligarnos a perdonar, igual que no nos podemos obligar a amar. Pero cuando andamos este camino, nos damos cuenta de que ya no hay ningún esfuerzo en perdonar, que eso siempre ha estado ahí, debajo del resto de las capas. Por eso sentimos paz con el perdón, porque eso es lo que contenemos en el fondo. No tenemos que esforzarnos por perdonar, ya está en nuestro interior más profundo. Sólo hay que llegar hasta allí.

¿Qué es el Perdón para ti?

Nuria Velasco

www.tulibrodelavida.com

 

También te puede interesar

Conectar con la naturaleza

Por Gabriel Gil.- Es fácil entender que estamos hechos de lo mismo que los animales, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *