Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Qué es la ansiedad y cómo gestionarla 

Qué es la ansiedad y cómo gestionarla 

Por Catalina Lobo.- La ansiedad es la respuesta de nuestro cuerpo físico al miedo que se produce en la mente hacia algo ya sea real o imaginario. La pregunta es, si el miedo no existe cuando permanecemos en el presente, ¿podré gestionar la ansiedad estando en el aquí y el ahora?

“El miedo no es real, el único lugar donde puede existir es en nuestros pensamientos del futuro. Este es producto de nuestra imaginación y nos lleva a temer cosas que no están sucediendo en el presente y que posiblemente no sucedan nunca” Diálogo de la película After Earth.

Nuestra mente guarda en su disco duro sucesos que en el pasado nos hayan vulnerado con el fin de poder defendernos y sobrevivir cuando vuelva a presentarse una situación similar. Estos, se convierten en recuerdos traumáticos del pasado y se cristalizan como miedos que no se superaron en su momento, haciéndonos temer revivir acontecimientos parecidos en el futuro. Todo lo anterior produce en nosotros un desequilibrio energético, falta de autoconfianza, autoestima y una necesidad constante de controlar.

No podemos controlar nada ajeno a nosotros, lo único que controlamos realmente es nuestro estado de ánimo y nuestra actitud frente a los impulsos del exterior.

Recordemos que nuestra mente pensante está compuesta por dos polaridades, la consciencia o el ser (nuestro sabio interior) y el ego (nuestra ignorancia interior). Cuando permitimos que nuestro ego lleve el mando de nuestra vida estamos sumergidos en el miedo, ajenos al presente, amarrados a sensaciones pasadas dolorosas y apegados a un futuro que nos de lo que desde dicha ignorancia, creemos erróneamente que nos acercará a la felicidad o nos dará la salvación. De lo anterior nacen las expectativas y la necesidad de controlar a todo y a todos. Esa necesidad de controlar es el origen fundamental de nuevos miedos y estos miedos de más anhelo de control, es decir, se alimentan mutuamente.

Si te das cuenta en nuestra cabeza tenemos unos parámetros establecidos que se han ido formando a lo largo de nuestra vida a partir de nuestro entorno social, cultural, familiar, etc. En resumen se han anclado en nuestra mente una serie de creencias limitantes que establecen qué está bien o mal, qué deben hacer o no hacer los demás, cómo debes y deben comportarse las personas correctamente… Pero lo más grave es que nos hacemos una imagen de un montón de acontecimientos futuros que deben presentarse en nuestras vidas para alcanzar la felicidad; sin darnos cuenta de que es esta falsa ilusión la que nos aleja de encontrarla y de vivir plenamente, porque en el único lugar donde podemos ser realmente felices es aquí y ahora.

Está claro que la ansiedad tiene muchos niveles. En algunos casos necesitaremos ayuda profesional, pero si la ansiedad a la que nos vemos sometidos no ha llegado a niveles que se nos vayan de las manos, podremos lograr gestionarla y mantenernos en equilibrio nosotros mismos.

Pautas estar PRESENTES con el fin de gestionar nuestra ANSIEDAD

Conectarse con los SENTIDOS

La manera más sencilla de permanecer en el presente, es conectarnos con todas las sensaciones que nos produce el entorno. Nuestro cerebro se habitúa a hacer todo de manera automática para de esta forma liberar la mente y ser más eficiente, cabe resaltar que aunque esto nos ayuda a realizar varias actividades al mismo tiempo, nos empuja a dejar de disfrutar el momento en el que estamos viviendo.

Por un instante piensa en la manera en la que comes, quizás saborees los alimentos la primera vez que los pruebas y luego simplemente automatices la función.

Imagina que percibes un agradable olor, tus ojos están observando un fantástico plato de lo que más te guste, lentamente y después de apreciar los colores que estás viendo, tomas tus cubiertos y procedes a probar la comida, despacio… la llevas hacia tu boca y comienzas a sentir cómo el sabor de eso que te encanta es apreciado por tu gusto. Antes de tragar, te concentras en saborear y sentir cada textura, tu cuerpo se inunda del placer que te proporcionan esos alimentos que cuidadosamente han sido seleccionados y preparados por alguien, alimentos que inicialmente fueron semillas y que tuvieron un proceso de crecimiento. Entonces comienzas a agradecer la posibilidad que tienes de vivir y experimentar todas estas sensaciones que te producen.

Si nos concentráramos realmente en lo que todos nuestros sentidos perciben cada vez que realizamos una actividad, no tendríamos tiempo de divagar en sucesos pasados o temer al futuro.

Hacerse consciente de la RESPIRACIÓN

Cuando sientas que te invade un miedo o que estás cayendo en el ciclo de la ansiedad, puedes cerrar tus ojos y concentrarte en lo que sientes cada vez que inhalas y exhalas. Cierra los ojos, respira lentamente contando hasta 7, mantén el aire en tus pulmones por el mismo periodo y posteriormente exhala nuevamente contando hasta 7, permite a tus pulmones estar vacíos por un momento y realiza el proceso nuevamente. Este ejercicio solo te tomará unos minutos y logrará traerte al aquí y ahora.

Evitar los pensamientos AUTOMÁTICOS

Aunque permanezcamos en el momento presente, siempre tendremos cosas en la cabeza, nuestro pensamiento debe ser:

Voluntario: Yo lo elijo.

Dirigido: Va hacia donde yo deseo.

Sostenido: Permanece en el tiempo.

Soltar las EXPECTATIVAS

Da siempre lo mejor de ti a todo y a todos sin esperar una respuesta o comportamiento determinado, la contabilidad del universo es perfecta, ten la plena seguridad de que todo lo que salga de ti regresará multiplicado

Cuando entregues algo no te enfoques en a quién se lo estás dando, piensa simplemente que lo estás dando al entorno y que es él quien decide quién, cómo y cuándo volverá a ti.

Soltar el mundo exterior y evitar el deseo de CONTROLAR

El control es la trampa que utiliza el ego para mantenernos dormidos, NO CONTROLAMOS NADA, entonces por qué resistirnos a lo que ya es, suéltate y fluye con la vida. Lo que sucede es lo mejor para nosotros aunque al principio no podamos verlo.

Catalina Lobo

www.valorarteblog.com

 

También te puede interesar

Viviendo a través de la pérdida

Por Karina Campbell B..- Una vez escuche la frase “nadie nos enseña a perder”, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *