Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Quién es más feliz los solteros o los que están en pareja?

¿Quién es más feliz los solteros o los que están en pareja?

Por Catalina Carvajal.- Ayer me di cuenta que los artículos más leídos de mi blog son los que hablan sobre el amor y en los cuáles la gente busca respuestas.

Se me ocurrió abrir un pequeño debate para entender las dudas que tienen las personas y que hablemos sobre uno de los temas cliché que existen.

¿QUIÉN ES MÁS FELIZ LOS SOLTEROS O LOS QUE ESTÁN EN PAREJA?Me sorprendió ver dos palabras que se repiten cuando hablamos temas de amor y de la vida, que son: “bueno” y “malo”.

Así que primero hay que aclarar que nada es bueno ni es malo, es circunstancial y depende del momento de la vida desde el que lo veamos.

Segundo punto: Vi que es común pensar que los tiempos pasados fueron mejores.

Y es lógico, las cosas se comprenden más fácil cuando miramos hacia atrás, es ahí cuando entendemos qué fue lo que pasó y la lección que nos dejó, e incluso lo agradecemos. Pero no necesariamente significa que fue mejor.

Tampoco sirven los arrepentimientos, o pensar en cómo hubiera sido, porque no podía de otra manera. Fue preciso para convertirte en la persona que eres y vivir lo que estás viviendo.

Y tercer punto: Es muy fácil ver desde afuera y crearnos expectativas de que otros viven mejor, pero no es una realidad.

Empecé este artículo, porque muchas veces leo comentarios de personas que me dicen que les gustaría viajar y vivir en el extranjero como yo, que piensan que tengo una vida perfecta por estar soltera o por las fotos que cuelgo en Instagram.

También escucho comentarios de quienes quieren tener una pareja y estar “completos”, qué sienten que algo les falta, o que mañana cuando tengan pareja o hijos serán más felices.

Las dos cosas están muy lejos de la realidad. Ninguno de las dos circunstancias te hará más feliz o a “completar”.

Nosotros ya nacimos completos, nacimos con derecho a tener y lograr todo lo que soñamos y necesitamos, nacimos con amor para dar y para recibir, nadie tiene más o tiene menos.

Vivimos mirando lo que tienen los demás, queriendo cambiar la etapa actual para ser más felices cuando empiece una nueva, y entonces mañana querremos tener otra diferente.

No se trata de eso, la idea es aprender a disfrutar del día a día, así como hacen los alcohólicos al rehabilitarse, hoy NO beberé, mañana ya veremos. De igual manera es la vida: hoy seré feliz con lo que tengo, mañana ya veremos; y así todos los días. De repente dejas de ser un bebedor o un apegado emocional y te rehabilitas gracias a ese “un día a la vez”.

El amor es una de las cosas más lindas que nos puede pasar, tener una pareja es felicidad cuando es una persona que está vibrando en la misma sintonía que tú y te ayuda a crecer. Y estar solo también es muy lindo, cuando estás en paz y utilizas ese tiempo para conocerte y realizarte.

A la vez las dos circunstancias podrían ser dolorosas si tú no estás bien contigo mismo. Tienes la probabilidad de atraer una persona que te trae más sufrimiento que alegría, o estar sólo pero incómodo, y esto pasa porque tienes cosas que sanar de ti mismo.

Las dos situaciones son un espejo de tu realidad, son lecciones de vida que hay que experimentar, aprender y sanar.

La felicidad no te la da un estado civil, la felicidad o el sentirte mejor se encuentra adentro de ti. No se trata de tapar lo que no queremos ver, o de ignorar lo que nos duele fingiendo que nada pasa.

Si existen cosas que te incomodan al estar soltero, o de tu pareja al estar en una relación, es porque en ti hay heridas pendientes, ya sean de la infancia o de relaciones anteriores. Tarde o temprano saldrán aunque quieras ignorarlas. Se trata de enfrentar no de esconder.

Abre esas heridas, mira a profundidad y piensa que es lo que te causa dolor, deja que salga todo ese veneno que te come por dentro. Suelta, llora lo que tengas que llorar, grita, escríbelo en un papel, cuéntale a un amigo, déjalo salir.

Esa es la forma de conseguir tranquilidad, nadie puede dártela, sólo depende de ti.

Aprende a perdonar y a perdonarte, todos hicimos lo mejor que pudimos con el conocimiento que teníamos en ese momento.

No puede crecer nada bueno en un terreno que está lleno de basura, es necesario remover y limpiar la tierra primero, y si esto significa abrir capítulos de tu vida que no querías ni recordar, pues hay que hacerlo.  Y si esto significa cerrar relaciones que ya no te aportan, pues hay que hacerlo.

La incomodidad o dolor vienen cuando vivimos con miedo que es lo contrario al amor. Y entonces empezamos a vibrar en tristeza y angustia, y ahí nada puede crecer, ni amor propio, ni amor por otros.

Hablo desde mi propia experiencia, no me considero mejor que nadie, al contrario, he vivido muchas cosas dolorosas que me han enseñado respuestas y ahora las comparto. He sido feliz e infeliz en pareja y he sido feliz e infeliz soltera. Y tenían razón, sólo yo podía cambiarlo.

No busques en otros lo que no encuentras en ti. No pienses que la vida de alguien es mejor o peor que la tuya, cada quien tiene su propio camino, cada quien tiene diferentes niveles de conciencia y cada quien vino a experimentar diferentes lecciones de vida.

Somos únicos, ya nacimos con luz propia, si alguien se une a tu vida que sea para aumentar la llama y no para apagarla.

No es más feliz el soltero, no es más feliz el que está en una relación. Es más feliz quien sana heridas, quien aprende a amarse, y aprende a soltar.

Deja que la vida le sorprenda, confía en lo que está por venir.

Catalina Carvajal

www.catabela.com

 

También te puede interesar

¿A qué quieres jugar?

Por Mª Laura Martínez Ramírez.- ¿A qué quieres a jugar? Así, con esa frase, con ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *