Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Saber ararse

Saber ararse

saber-ararsePor José Antonio Cordero.- Las zanahorias, patatas, batatas, remolachas, puerros y otras plantas, necesitan del arado y hacer un pequeño montículo que facilita al producto ahondar en la tierra, porque en tierra dura no sería posible, también conviene ararla cuando lleva tiempo sin cultivarse.

Saber arar es de gran importancia, porque oxigena la tierra y además entierra improductivas hierbas crecidas que luego sirven de nutriente. Al arar se hacen surcos con esta forma _/\_ que curiosamente es el símbolo de la unión de las palmas de las manos, en India es el saludo tradicional y se dice Namasté = saludo a Dios que veo en ti. La unión de las palmas significa la unión de las diferencias, cada palma es diferente, tiene diferentes cualidades y habilidades. Este saludo, como cualquier otro que sea entrañable, manifiesta el deseo de unidad entre dos personas, porque las diferencias que las distinguen, no son un obstáculo para que pueda suceder la gran unidad.

Caminar por la vida en soledad se puede hacer muy bien, y disfrutar de grandes etapas de realización. La vida del ermitaño evoluciona cuando realmente sabe ararse, cuando sabe profundizar en uno mismo, enterrar las cosas que no sirven y hacer florecer y fructificar el inmenso potencial que tenemos oculto.

En cada palma existe una fuerza, pero si las palmas se unen y toman las bridas de la vida, en esa unión se da una fuerza superior. Es como la unión de dos personas diferentes que libremente se unen, la fuerza de su unidad podría llegar a ser invencible, porque ‘el conjunto es superior a la suma de las partes’.

Acercarse a una persona con el propósito de extraer algo de ella, utilizarla, mendigar con emociones, pensar en recibir o pasar buenos ratos es usarla. Abusar y usar a las personas es una muestra de debilidad personal, el abuso es la tapadera de muchas carencias personales. Valerse de encantos para atraer a la otra palma resultará que la palma generosa estará caliente y la pedigüeña estará fría. La palma que da nunca pierde, y la que quiere recibir al final se deslizará por el tobogán de la miseria y la vida vacía.

Dar es el propósito de la unión, se disfruta dando, se evoluciona dando. La ley de la prosperidad está basada en el principio de ganar al dar.

El encuentro de dos sentimientos profundos es como la unión de dos grandes océanos. Unir dos gotitas de agua no sirven ni para refrescar la lengua, por eso es importante que cada mano posea el tesoro que brota del corazón sano y abierto. La mano que recurre solamente al bolsillo termina agotándose. Dar con la intención de recibir es una falsedad que termina en llanto.

Por eso las uniones deberían fundarse en un buen ‘arado’ personal, es decir, remover lo externo, y todo aquello que sea un jolgorio superficial transformarlo en sentimientos finos y puros. Saber arar tiene su arte, saber remover lo externo y llegar a lo interno tiene su arte. Cuando lo interno es desconocido, las emociones pasajeras creen ser sentimientos eternos, tal como en el espejismo se ve agua en el desierto. La palma fría no sabe discernir entre emociones pasajeras y sentimientos. Es muy fácil confundirse, es muy fácil engañar como auto-engañarse, es muy fácil ver cómo se pasa de palabras bonitas y ‘encantadoras’ a palabras malsonantes.

Las tierras mal cultivadas están envenenadas y dan pocos frutos. Pero no es tan difícil hacer que la tierra se renueve. Sembrar plantas específicas ayudan a limpiarla y en pocos años será extraordinaria. “NO hay mayor purificador que el Conocimiento”. Es muy difícil encontrar tierras que no sean cultivables, es muy difícil encontrar personas que no sean cultivables, todo se puede conseguir si se aprende a volcar lo superficial y sacar fuera lo profundo. Dos personas por muy diferentes que sean pueden unirse y disfrutar de sentimientos muy profundos. El fracaso de la unión sería disfrazarse con astucia para encontrar en la pareja aquello que debe encontrarse en uno mismo. Así llega el separarse por no saber ararse, por no saber cultivarse uno mismo.

Las buenas intenciones tienen mucho valor, no importa cómo esté de empobrecido el terreno, cualquier cosa se puede conseguir cuando la apertura es completa y la voluntad de crecimiento es visible, incluso la naturaleza ayudará, la ‘lluvia’ del cielo vendrá y sin pedirla. No más enfoques en pedir, es mejor dar, pero se da aquello que se tiene, no es posible dar lo que no se tiene. Incluso en momentos de precariedad la más sana intención de dar lo mejor de uno mismo tiene muchísimo valor, lo importante es seguir cultivándose.

Para una pura intención cualquier cosa es posible. En su pureza el Creador dice: “Escondido dentro de mí, creo una y otra vez”.

8 de Mayo de 2015

José Antonio Cordero.

Director

 

AGRICULTURA VEDICA MAHARISHI

____________ CITA CON LOS GRANDES ______________

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad. – (Platón)

(Nota del boletín: no dejemos que el intelecto cree cizaña en el camino del corazón)

«Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo.»

Whately, Richard:

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.” – Albert Einstein

__________________________________________________

SI DESEA RECIBIR INFORMACION Y LISTADO DE NUESTROS PRODUCTOS ECOLÓGICOS, escriba a : agriculturavedica@gmail.com

====================================================

También te puede interesar

Renovar la magia de sentirnos vivos

Por Romina Blanco.- ¿Te ha pasado que el brillo de los ojos de tu ser ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *