Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Siempre fueron ellos

Siempre fueron ellos

Por José Miguel Ruiz Valls.- Desde que, en aquella época tan confusa que llamaron Renacimiento, se formaran las primeras empresas mercantiles multinacionales, con el objetivo de navegar y saquear el mundo entero; y se organizaran los primeros bancos internacionales, con el objetivo de financiar las costosas naves que requerían tales empresas, los navegantes-saqueadores siempre fueron acompañados, en sus correrías, por sacerdotes. ¿Cómo pudieron obtener tal privilegio de tantos reyes, de tantos países? Ellos dicen que fue debido a su “misión evangelizadora” pero ¿pudo haber otro interés más inconfesable? ¿Una misión secreta?

¿Cabe valorar como simple coincidencia el hecho de que la inmensa mayoría de esos sacerdotes fueran jesuitas? ¿O puede tener algo que ver el hecho de que los jesuitas son los clérigos con más formación académica, intelectual? ¿Es posible que fueran en calidad de “brazo inteligente” de la iglesia? ¡La inteligencia de la iglesia! ¡La CIA de la iglesia! ¿Quienes más idóneos para valorar la importancia cultural, científica, de todo lo que se iba saqueando? ¿Quién mejor que ellos podía discernir qué libros debían llevarse al Vaticano y qué libros debían quemar?

¿Somos conscientes de que todo lo que sabemos sobre la historia de nuestro mundo es lo que la iglesia nos ha permitido saber? ¿No sería plausible pensar que toda la historia ha sido “convenientemente” filtrada, censurada, manipulada por el clero?¿No fue la Inquisición un organismo internacional de censura y represión fundado por el clero?

¿Te has preguntado alguna vez por qué la Biblioteca Secreta del Vaticano es secreta? ¿No debería ser patrimonio de la humanidad? ¿No debería ser su acceso libre para cualquier historiador? Si descubres algún resto arqueológico en tu huerto tienes la obligación de ponerlo en conocimiento de las autoridades. La razón para tal imposición es que, ocultándolo, podrías causar un gran perjuicio a la humanidad pues ¿Y si no se pudiera completar el rompecabezas de la historia por faltar la pieza que tú escondes? ¿Y los sacerdotes tienen toda la historia del mundo guardada en sus archivos secretos y ninguna obligación de publicarla?

Hoy muchos católicos sienten que el papa ha traicionado los ideales cristianos al verle publicitar vacunas de empresas multinacionales, cuya peligrosidad no ha sido, además, descartada, Desconocen que esos ideales ya fueron traicionados hace casi dos mil años, cuando unos clérigos corruptos fundaron el catolicismo, asociándose con un adorador del sol, de nombre Constantino; y que fueron, definitivamente olvidados en esa época tan confusa que llamaron Renacimiento, en la que la Inquisición logró exterminar a las últimas “sectas” que insistían en practicar el ideal cristiano de pobreza –Hoy pocos saben lo que es la pobreza y muchos lo que es la miseria-. ¿Qué renació en el Renacimiento sino el culto al dios-sol y a su carne incorruptible -el oro-? ¡Qué resucitó sino el materialismo!

No todos los católicos conocen esta historia y es perfectamente entendible. ¡Cómo les van a confesar sus clérigos que, cuando formaron la iglesia, eligieron cuatro evangelios y quemaron los restantes! ¡Cómo les van a revelar que, si hacen fiesta el domingo no es porque Jesús nació ese día sino porque ya Constantino celebraba el nacimiento del sol cada domingo! –Sunday- ¿Cómo les van a contar que fueron ellos los que hicieron posible que aquellas naves navegaran y saquearan el mundo entero. -¿Qué hay en una biblioteca secreta sino conocimientos secretos?- ¿Cómo les van a explicar que han decidido modernizar la empresa, cambiando la creencia en espíritus invisibles por la creencia en virus invisibles? A ellos tanto les da lo que temas siempre que temas. Su negocio, en última instancia, es el miedo.

Y mientras ellos siguen recopilando la historia, censurando la historia, modelando la historia, los historiadores siguen intentando montar un rompecabezas en el que faltan casi todas las piezas, y se ven obligados a suplir la falta de datos con un poco de imaginación, y a escribir libros llenos de hipótesis, de suposiciones, de conjeturas; de historias que, sin duda, hacen llorar de risa al bibliotecario del Vaticano.

La pobreza, que Jesús alababa como virtud, es la disminución del interés por lo material; es el desapego, necesario, para que pueda aumentar el interés por lo espiritual; es la suelta de lastre, necesaria para poder elevarse. La miseria es lo que necesitan ellos para que nadie pueda escapar de su infierno.

 

También te puede interesar

Si quieres que tu situación cambie, cambia de actitud

Por Mónica Ramos Fernández.- ¿Por qué es importante tener una actitud positiva? Es cierto que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *