Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Técnica de la meditación de pie

Técnica de la meditación de pie

Por Ramiro Calle.- La meditación de pie es poco practicada, pero resulta muy eficaz. A veces la dirijo en mis clases de meditación y resulta de mucha utilidad para intensificar la atención pura a través del cuerpo y sus sensaciones. De pie, hay que encontrar una postura estable y evitar moverse. La inmovilidad es necesaria. Los brazos deben estar situados a lo largo del cuerpo y es mejor que las piernas estén un poco separadas, para distribuir el peso del cuerpo. Las plantas de los pies deben estar bien afincadas en el suelo. El tronco y la cabeza deben estar erguidos y la respiración tiene que ser regular y pausada. Se puede efectuar una sesión de quince minutos.

Voy dando a mis alumnos las siguientes instrucciones:
– Siente el cuerpo inmóvil y erguido. Toma consciencia del mismo. Siéntelo por partes y en bloque. Siente, pero no pienses, no interpretes, no divagues. Atento, pero sereno.
(Pausa de silencio unos segundos).
– Siente las plantas de los pies contra el suelo. Capta todas las sensaciones que puedas en las plantas de los pies. No te distraigas y si la mente escapa, tómala en cuanto te des des cuenta de ello y vuelve al ejercicio.
(Pausa de silencio unos segundos).
– Percibe la espina dorsal erguida. Siente la cabeza en línea recta con la espina dorsal. Siente y no pienses. Percibe con atención serena.
(Pausa de unos segundos).
– Siente los brazos y cómo cada vez se hacen más intensas las sensaciones en las palmas de las manos. No te distraigas. Capta.
(Pausa de unos segundos).
– Siente la boca del estómago. Mantén ahí la mente fija. No elucubres, no imagines, la mente recogida en la boca del estómago.
(Pausa de unos segundos)
– Observa la respiración, sigue su curso con mucha atención, libre de ideas y pensamientos, aquí y ahora.
(Pausa de unos segundos).
– De nuevo abre la mente a todo el cuerpo. Siente todo el cuerpo, bien erguido e inmóvil; capta todas las sensaciones que puedas. Atento y sereno, atento y sereno.
(Pausa de unos segundos).
Esta forma de meditación se puede alternar con la meditación sentada.

Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

 

También te puede interesar

Ellos están bien

Por Patricio Cabré.- La pregunta constante que nos hacemos al momento de un ser querido ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *