Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Youtube
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Talleres
Talleres
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Terapias alternativas: Un puente a la Evolución Espiritual “Educación Somática”

Terapias alternativas: Un puente a la Evolución Espiritual “Educación Somática”

feldenkraisPor Marcela Filigura.- Me dirijo a las personas que desean evolucionar y a su vez desde ellos ayudar a la humanidad a encontrar su modo personal de ascender en la espiral evolutiva.

Dedicaré una serie de artículos a diferentes disciplinas corporales, que he experimentado e incluido en mí propio camino espiritual.
Como seres encarnados, el cuerpo físico y el movimiento de los demás cuerpos sutiles, a mi entender, se facilita con el trabajo corporal consciente.

Entre esas disciplinas se encuentra el Método Feldenckrais.
La Educación Somática es una disciplina que aborda al ser humano en un contexto de aprendizaje integral, a través del movimiento.
El Educador somático facilita la investigación de lo que está pasando a través del cuerpo en el aprendizaje del movimiento. Para ello se sirve de dos herramientas:

a) “Autoconciencia a través del movimiento” guiándolo verbalmente a través de diferentes propuestas o Lecciones de movimiento.
b) “Integración Funcional” a través del trabajo con las manos.

En la: a) “Autoconciencia a través del movimiento” se le propone al alumno un trabajo de observación e investigación.
Al proponer verbalmente al alumno una serie de movimientos lentos y conscientes de acuerdo a lo propuesto investigar por cada lección, el Educador Somático pone luz a la conciencia y facilita que la persona pueda observar en su cotidianeidad como se mueve.

Con el transcurrir del tiempo, los hábitos cotidianos tienden a mecanizarse, perdiendo la disponibilidad orgánica y natural del movimiento, a veces motivados por “restricciones” o anestesia sensorio-motora, rigidez, malas posturas, dolores crónicos o simplemente no practicar determinados movimientos por largo tiempo.

De ésta forma, al “darse cuenta”, el alumno amplía su repertorio sensorio-motor, pudiendo alcanzar movimientos que le resultan funcionales, orgánicos y naturales. Si observamos a los animales o a un bebé, podemos tomar conciencia de como ejecutan con naturalidad patrones globales de movimiento.

Por eso, cuando hablamos de lo “somático” nos referimos a un aprendizaje que se realiza a través del cuerpo. Es decir “sentir y entender el movimiento desde dentro”, basado en la experiencia.

Sabemos que la cualidad de aprendizaje es innata a los seres vivos y que nos permite seguir evolucionando, ya que no hay vida sin movimiento.

Al crear nuevos patrones de movimientos se crean conexiones neuronales más fiables que facilitan un “recableado” en el Sistema Nervioso.
De hecho los aspectos mentales, los patrones emocionales, las creencias culturales, familiares, sociales, están inscriptas en el cuerpo.
No hay ninguna instancia vital que no pase por el cuerpo.

Cuando estamos en estado de presencia plena, la paz y la armonía se refleja en nuestro cuerpo. Cuando abordamos la vía de la autoconciencia a través del movimiento orgánico y natural accedemos a la presencia plena y paz de espíritu.

Acerca de Moshé Feldenkrais:
Feldenkrais nació en la pequeña ciudad rusa de Slavuta en 1904, en Ucrania.
Cuando Moshé tenía sólo 14 años de edad, emigró al entonces territorio británico de Palestina. Junto con muchos otros rusos Judios, hizo este largo viaje a pie. Una vez en Palestina, vivió en Tel Aviv.

De joven, estudió, continuó su amor por el deporte, y se apoyó sobre todo como un trabajador y un topógrafo en la construcción, también encontró tiempo como tutor de estudiantes con problemas en la escuela. Desde la edad de 16 años, Moshe estuvo también muy involucrado con la Haganá, la autodefensa israelí, que originalmente estaba compuesta de 300 jóvenes que no sólo querían un Estado judío libre, sino también el retorno de la paz con los árabes y la libertad de la dominación británica en Palestina.

Siempre guiado por sus intereses intelectuales innatos, se matriculó en la escuela a la edad de 23 años, estudio matemáticas, y luego sirvió cinco años en el Departamento de Topografía del Estado.

Moshe había aprendido el jiu-jitsu de un joven alemán a su llegada a Palestina, y finalmente, llegó a escribir y publicar un libro de auto-defensa.

En 1928 se trasladó a París y tituló como ingeniero en mecánica y electricidad en la Ecole des Travaux Publiques de París. A continuación, se matriculó en la Sorbona, donde recibió un doctorado en Ciencias Físicas. Fue durante este tiempo, cuando fue invitado a trabajar con Frederic Joliot-Curie, director del Instituto Curie ( que en 1935 recibió el Premio Nobel de Química), como asistente principal de investigación en su laboratorio, haciendo la investigación pionera en física nuclear.

Feldenkrais tenía intereses diversos. Estudió, entre otras cosas, la neurofisiología, la etología (comportamiento animal), la psicología, la cibernética y el desarrollo del niño.

Era un atleta excelente, sobresaliendo en el fútbol y gimnasia, y se enamoró de la comprensión del proceso del aprendizaje humano.
Estaba muy interesado en las prácticas espirituales y psicológicas, tanto de Oriente y Occidente. En este período de la preguerra en París, coincidió con una visita del profesor Jigoro Kano, Moshe, siempre interesado en las artes marciales, logró asistir a la presentación, y Kano, que había visto libros de Moshé, le impresionó como un hombre no oriental podía saber tanto acerca de la defensa personal. Este fue un evento significativo en ela vida de Feldenkrais, porque él fue elegido por Kano para entrenarlo en el arte de Judo, en 1936, fue el primer europeo al que le concedían un cinturón negro. Moshé fue a abrir el primer Club de Judo de París, que está abierto en la actualidad.

En 1940, cuando los alemanes invadieron Francia, Feldenkrais escapó a Inglaterra.
Una vez en Inglaterra, fue contratado por el Almirantazgo británico y sirvió como oficial científico. También continuó la práctica y enseñanza del judo. A lo largo de esos años, se interesó cada vez más en el desarrollo humano.

Cuando aún era joven, Moshe se lesionó la rodilla izquierda jugando al fútbol. Cuando un accidente de autobús agravó su lesión, Moshe se encontró postrado en la cama. Los médicos dijeron que necesitaba cirugía o nunca volvería a caminar. El mejor cirujano de Inglaterra le dio pocas posibilidades de un resultado exitoso. Estudió todo lo que entonces se conocía acerca de la salud y la curación, las ideas occidentales y orientales y comenzó a experimentar con pequeños movimientos durante horas con la auto-observación vigilante, perfeccionando su conocimiento hasta que pudo sentir sutiles conexiones neuromusculares entre las diversas partes que se convertían en funcional de nuevo. La clave para la curación, encontró, es llegar a ser más conscientes de lo que se está haciendo, para conocer que el medio ambiente funcional activa la capacidad inherente del cuerpo para curarse a sí mismo.

Cuando Moshé recuperó gran parte de la función de la rodilla, amigos y colegas comenzaron a pedirle ayuda con similares dolencias. Feldenkrais desarrolló formas para facilitar la curación y el aprendizaje, no verbal, a través del tacto y el movimiento, que más tarde llamó Integración Funcional y también desarrolló formas de comunicar estas ideas verbalmente, lo que después sería llamado Autoconciencia a Través del Movimiento.

En 1950, Feldenkrais regresó a Tel Aviv para convertirse en el primer director del Departamento de Electrónica de la Fuerza de Defensa Israelí. Poco después, Feldenkrais fue invitado a trabajar con el primer ministro de Israel Primer David Ben-Gurión, que estuvo atormentado durante años con problemas de espalda y dificultad para respirar. Cuando la salud de Ben-Gurion mejoró de manera espectacular, Feldenkrais se convirtió en un tesoro nacional en Israel. Después de trabajar durante años en un relativo anonimato, Feldenkrais se hizo internacionalmente conocido y respetado en los finales de 1960 por su trabajo en el campo de la rehabilitación, en las artes marciales y su aplicación en el atletismo.

Empezó a dar cursos en Tel Aviv y Europa a través de los años 50 y 60, y, finalmente, dio cursos de capacitación en los Estados Unidos en 1971. Feldenkrais regresó a los Estados Unidos y durante los próximos 11 años dictó la formación de grandes grupos de personas.

En julio de 1984, después de una serie de enfermedades, Moshe murió tranquilamente a la edad de 80 en Tel-Aviv.
Su objetivo era ayudar a las personas a aprender a ser mejores en todo lo que quisieran alcanzar.
Si sabes lo que estas haciendo, puedes hacerlo diferente, Si sabes lo que estás haciendo, puedes hacer lo que quieras.

También te puede interesar

Amigo pensador, el pensar late en ti

Por José Antonio Hoyos Castañeda.- Uno no dice “estoy latiendo mi corazón”, en  primer lugar porque ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *