Home » Artículos » Todo me pasa a mí

Todo me pasa a mí

Por Rosa Francés.- ¿No hay días que añoras no ser un personaje de un cuento, donde como en todos los cuentos todo termina de forma dichosa; los malos a buen recaudo y los buenos muy, muy felices?
Es en esos instantes cuando sientes que todo se desmorona, pese a que actúas de forma coherente, que eres buena persona, que ayudas a los demás… y que la vida te devuelve todo lo contrario.
¿Cómo es posible esto? ¿Qué debemos de hacer para no sentirnos así? ¿Debemos de cambiar nuestra manera de ser y actuar?
Realmente pienso que no, que no debemos de cambiar nuestra actitud, pues no seriamos nosotr@s.
En esos momentos deberíamos de detenernos y hacernos un pequeño sondeo.

¿Cargamos con peso qué no nos corresponde?
Muchas veces nuestra propia empatía nos induce a cargar mochilas ajenas para librar a los demás de su carga y una cosa es ayudar con el peso y otra llevar un lastre.

¿Creemos qué todo nos pasa a nosotr@s?
¡Ja, ja, ja! Tranquil@ no eres el centro del mundo, todo nos pasa a tod@s, la gente de nuestro alrededor también pasa por lecciones de vida y a veces mucho más pesadas que las nuestras.

¿Tienes ganas de que todo termine de una vez?
Es realmente angustioso atravesar por esa situación y una vez en ella es difícil atender a consejos, así pues mejor escuchar/aprender/trabajar ahora antes de estar realmente mal. Todas las dificultades tienen un propósito, que pasa por hacernos más fuertes, por aprender valiosas lecciones de vida que no podríamos aprender de otra forma. Desde luego para apreciar esto necesitaremos de tiempo y distancia.

¿Estamos permanentemente preocupad@s?
El preocuparse por cosas que aún no han sucedido, que pensamos que van a suceder o que sucederán no nos lleva a ningún sitio, solo crean ansiedad y más obstáculos.

¿Qué podemos hacer para cambiar esto?
Aprendamos la palabra NO. Digamos no, sin sentirnos culpables: a lo que no nos apetece, a las cargas que no son nuestras, a cosas que comprometan tu integridad física/mental/emocional.
Enviemos energía a la situación: visualicemos la situación/problema/persona de forma positiva; pide ayuda al Universo/Dios/guías para que puedas verlo todo de otra forma, con los ojos del amor.
Por ventura cada día sale el sol de nuevo y todo vuelve a empezar de nuevo, recordándonos que nada es eterno y que…esto también pasará.

También te puede interesar

Para un día de enojo «Reciclarnos es una alternativa de amor»

Por Laura Dissa.- En el trabajo se pueden presentar situaciones que logran sacudirnos a todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter

Google Plus

YouTube

Google Plus

Follow Me on Pinterest